El perro y la salud

A parte de ser el mejor amigo del hombre, los perros se han ganado un lugar privilegiado en la familia gracias al apoyo y a los múltiples beneficios que generan en las personas, sobre todo en aquellas que sufren de déficit de atención, enfermedades como autismo y depresión o tienen ciertas discapacidades u limitaciones.

1. Sensación de bienestar
Los perros no exigen nada, siempre están detrás de nosotros queriendo jugar, aún en esos días en que somos más distantes de lo habitual. Ellos aman y ese mismo amor y cercanía se siente cuando se está al lado de uno de ellos. De ahí que los utilicen tanto en las terapias con niños y adultos. Sólo su presencia hará que no se sientas solo, pero sí muy, muy amado.
2. Vitalidad y recordación
Los perros son ideales para acompañar a alguien que está teniendo un deterioro mental o físico, pues su sola presencia ayuda a sentirse alerta, ya que estaremos siguiendo los movimiento de nuestro perro, lo que a largo plazo será clave en el control de nuestra propia atención.

3. Facilitan las relaciones sociales
Hablar de nuestros perros y compartir experiencias con otras personas que tengan los mismos intereses que nosotros nos ayudará a tener una vida mucho más fluída y sociable porque la posibilidad de interactuar es mayor. Ejemplo de ello es cuando vemos un anciano en el parque con su mascota, es probable que siempre alguien se acerque a saludar al perro y a hablar con él.
4. Compañía
Cuando estamos solos, tener un perro en casa es una gran compañía porque se siente como si fuera otro miembro de la familia y no se siente la propia soledad. Por eso si conocemos a alguien que esté pasando por una depresión, lo mejor será un perro que lo pueda acompañar. Los perros aminoran la sensación de abandono, disminuyen la ansiedad, genera empatía y te mantienen activos.

5. Generar vitalidad y compromiso
Cuando se tiene una mascota, se aprende a tener responsabilidad y por ende es imposible quedarse quieto sin nada que hacer. Siempre habrá que sacar al perro a pasear, darle la comida a las horas que corresponde, cuidarlo, bañarlo y hasta jugar con él, por lo que siempre se estará ocupado con cosas en mente y no con una mente en blanco en donde es más fácil dejar entrar a la tristeza y la depresión.
6. Regula la tensión arterial
Los perros también son beneficiosos para las personas que sufren de dolencias cardíacas. Se dice que el sólo hecho de interactuar y acariciar a tu mascota te ayudará a regular la tensión arterial y aumenta hasta un año la tasa de vida.
7. Comida para el perro.
Tenga presente la comida del perro y no confundirlo con un tarro de basura, dándole todo lo que sobra sin tener en cuenta el estado de conservación.
Es prácticamente omnívoro, pero hay cosas mortales para el perro como ser el chocolate, que tiene un estimulante que el perro no elimina y puede producirle un ataque cardíaco.

Estos Poderosos Sabuesos Pueden Ayudar a Detectar El Cáncer
Gracias a sus más de 220 millones de células olfativas, la nariz de los caninos es 4 veces más poderosa que la de los seres humanos. Por esta razón, los perros han sido de gran ayuda en misiones de rescate, detección de drogas y explosivos, y, ahora también en la detección del cáncer.
McBaine es un simpático perro que participó en una investigación llevada a cabo en la Universidad de Pensilvania. Los investigadores afirman que el, y otros perros como él, tienen una precisión del 90% a la hora de identificar la esencia del cáncer de ovarios encontrada en muestras de tejidos. Estos descubrimientos abren nuevas puertas sobre una enfermedad que, al no tener un estudio efectivo para la detección temprana, termina con la vida de miles de personas en todo el mundo. Estudios recientes demostraron que los perros con habilidades olfativas también pueden detectar el cáncer de próstata a partir de muestras de orina, con un 98% de precisión.

A pesar de estos descubrimientos, aún existe cierto escepticismo sobre la fiabilidad de este método a gran escala. Es por eso que las investigaciones en la actualidad están focalizadas en encontrar la forma de copiar la habilidad canina de oler las enfermedades, ya sea mediante una máquina o un estudio químico. Cuando decimos que los perros “huelen el cáncer”, nos referimos al olor de los químicos emitidos por el tumor y denominados Compuestos Orgánicos Volátiles (COV).
Los científicos, los médicos y los especialistas tienen la esperanza de poder crear una especie de “nariz electrónica” que pueda reproducir esta habilidad. Se prefiere este método debido a que manejarse con perros dentro de una clínica u hospital no es para nada práctico. Además, el entrenamiento de los caninos lleva mucho tiempo, y su efectividad varía de acuerdo a la raza, o al perro mismo.

Aunque los perros nunca sean utilizados como detectores de cáncer, sin duda su habilidad es impresionante. Esta es otra de las razones por la que los llaman “los mejores amigos del hombre”.

Deja tu comentario