Fórmula E: sin pilotos

Llegan las carreras de coches sin pilotos, y sin control remoto: los automóviles autónomos.

Este tipo de vehículo, que pone al límite la prueba de lo que es capaz la Inteligencia Artificial, logrará realizar todas las proezas de un piloto profesional de Fórmula 1.

El coche autónomo Roborace parece ser el siguiente paso en las competiciones de coches. Sí, lo has leído bien; conducción autónoma y velocidad. Y además no va a ser algo que quede en un segundo plano: formarán parte del gran circo de la Fórmula E (así ven la Fórmula E del futuro en Pininfarina), que hará un hueco a este tipo de coches. De hecho, en principio la competición de coches autónomos empezará el año que viene.

El Roborace está diseñado por Daniel Simon. Seguro que por este nombre no te viene nada a la cabeza, pero este sujeto ha diseñado los vehículos de Tron: Legacy, además de haber colaborado con marcas como Bentley o Bugatti, además de Audi.

La parte buena de hacer coches autónomos para competir como este Roborace es que no necesitas hacer hueco al piloto, por lo que te puedes centrar en hacerlo bonito.

“Mi objetivo era crear un vehículo que se aprovechara de las posibilidades de no tener conductor para hacer algo que además fuera bonito”, decía Simon hace unos meses cuando presentó su primera propuesta. Desde entonces, ingenieros especialistas en competición y en aerodinámica han estado trabajando codo con codo con él para lograr un producto más que capaz.

Uno de los aspectos más importantes del Roborace es el downforce. Este coche autónomo huye de alerones al estilo de la Fórmula 1 y en este momento incluso se están desarrollando elementos de aerodinámica activa que estén más integradas que las soluciones existentes hoy en día. Además, tampoco falta la aerodinámica convencional, con spoilers integrados y un mini alerón tipo Gurney en el spoiler posterior.

¿En qué consiste la competición de coches autónomos? Básicamente, en lo mismo que las carreras normales: habrá dos coches por equipo, y todos ellos serán iguales, salvo por el software. Y es que se supone que ahí se encontrará la diferencia: en la inteligencia artificial.

La versión actual de Roborace cuenta con un completo sistema que incluye sensores ultrasónicos en los splitter delanteros, radar frontal, cámaras delanteras con inteligencia artificial, sensores láser que miden distancia por delante, detrás y a los lados (en la primera foto de la galería los encontrarás como LIDAR), una torreta con cámara 360 de TV y, baterías refigeradas, ruedas, etc.

Un comentario en «Fórmula E: sin pilotos»

  • el 12 agosto 2016 a las 11:49
    Enlace permanente

    Ya chocaron unos cuantos de esos que andan solos sin gente al volante. No me imagino corriendo a 350 kmts por hora sin nadie al volante y manejandose solos….que peligro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.