Héroes de la Humanidad 6

Chiune Sugihara, (1 de enero de 1900 – 31 de julio de 1986) era un diplomático japonés que ayudó a millares de judíos a dejar la Unión Soviética mientras servía como cónsul del Imperio japonés en Lituania.

Nació en Yaotsu, un área rural en la prefectura de Gifu de la región de Chūbu en Japón.

Su padre, Yoshimizu Sugihara, era de clase media, y su madre, Yatsu Sugihara, era de la clase samurái. Sugihara era el segundo hijo entre cinco muchachos y una muchacha.

En 1912, se graduó con honores superiores en la escuela de Furuwatari y entró en Nagoya Daigo Chugaku (ahora High School de Zuiryo), una escuela secundaria menor y mayor mixta.

Su padre quería que él siguiera sus pasos como médico, pero él reprobó deliberadamente el examen de la entrada escribiendo solamente su nombre en los papeles del examen.

Finalmente, Sugihara entró a la universidad de Waseda en 1918 y sacó su título en literatura inglesa.

En 1919 aprobó el examen de aptitud del Ministerio de Asuntos Exteriores, después de lo cual el ministerio japonés lo reclutó y asignó a Harbin, China, donde también estudió ruso y alemán y, más adelante, se convirtió en experto en asuntos rusos.

Manchuria

Cuando Sugihara sirvió en la oficina de asuntos exteriores de Manchukuo, participó en las negociaciones con la Unión Soviética sobre el ferrocarril norteño de Manchuria.

Dejó su puesto como diputado y Ministro de Asuntos Exteriores en Manchuria por el maltrato dado por los japoneses a los chinos locales.

En Harbin se convirtió al cristianismo ortodoxo y se casó con una mujer rusa blanca llamada Klaudia.

Se divorciaron en 1935, antes de que él volviera a Japón, en donde se casó con Yukiko Kikuchi, que se convirtió en Yukiko Sugihara (Sugihara Yukiko), de cuya unión nacieron cuatro hijos.

Tras cuatro años después de la muerte de su tercer hijo, Haruki, tuvieron su cuarto hijo.

Chiune Sugihara también sirvió en el departamento de información del ministerio de asuntos extranjeros y como traductor para la legación japonesa en Helsinki, Finlandia.

Lituania

En 1939 se convirtió en vicecónsul del consulado japonés en Kaunas, Lituania.
Su otro deber era divulgar sobre los movimientos de las tropas soviéticas y alemanas.

Según el Dr. Ewa Palasz-Rutkowska, Sugihara cooperó con la inteligencia polaca, como parte de la más grande cooperación japonés-polaca de la historia.

Después de la toma de posesión de la Unión Soviética en Lituania en 1940, muchos refugiados judíos de Polonia (así como judíos lituanos) intentaron adquirir visados de salida.

Sin los visados, era peligroso viajar e imposible encontrar países que quisieran expedirlos.

Los centenares de refugiados fueron al consulado japonés en Kaunas, intentando conseguir un visado a Japón.

El cónsul holandés Jan Zwartendijk había provisto a algunos de ellos un tercer destino oficial a Curaçao y a la Guayana holandesa (la actual Surinam).

El gobierno japonés siguió una política oficialmente neutral hacia los judíos, pero exigió que los visados fueran expedidos solamente a los que hubieran cumplido con los procedimientos apropiados de inmigración y tuviesen abundantes fondos.

La mayoría de los refugiados no satisfacían estos criterios.

Sugihara entró tres veces en contacto con el ministerio japonés de asuntos exteriores para recibir instrucciones, y todas las veces el ministerio respondió que cualquiera que concediera un visado debía tener visado para un tercer destino para salir de Japón, sin excepciones.

Entre el 31 de julio y el 28 de agosto de 1940, Sugihara comenzó a conceder visados por su propia iniciativa, después de consultar con su esposa.

Muchas veces él no hizo caso de los requisitos y arregló a judíos con un visado de diez días al tránsito a través de Japón, en la violación directa de sus órdenes.
Dado su puesto y la cultura del servicio extranjero japonés, esto era una acción extraordinaria sin precedentes.

Sugihara habló con los funcionarios soviéticos, que permitieron que los judíos viajasen a través del país por el ferrocarril transiberiano pagando el precio estándar del billete multiplicado por cinco.

Sugihara continuó escribiendo a mano los visados (pasando según entre 18 y 20 horas al día en ellos, produciendo un valor normal de un mes de visados cada día) hasta el 4 de septiembre, cuando tuvo que dejar su puesto antes de que el consulado fuera cerrado.

Para entonces había concedido millares de visados a los judíos; muchos de ellos padres de familia que podrían llevarse a sus familias con ellos.

Según testigos, él hacía visados mientras estaba en tránsito en hotel y después de subir al tren, lanzaba visados en la muchedumbre de refugiados desesperados fuera de la ventana de tren, incluso mientras que el tren se sacó. El número total está en conflicto, extendiéndose desde 2.139 a 10.000; estaba muy probablemente en la escala más baja, aunque los visados de la familia, permitieron que varias personas viajen en un visado, también fueron publicadas, lo que explicaría una cifra mucho más elevada.

La inteligencia polaca produjo algunos visados falsos.

Un grupo de 30 del “Jakub Goldberg” llegó un día a Tsuruga y fue devuelto a Najodka, en Rusia.

Muchos refugiados utilizaron sus visas para viajar a través de la Unión Soviética a Vladivostok y entonces en barco a Kobe, Japón, donde había una comunidad judía rusa.

De 1.000 salió a otros destinos tales como los Estados Unidos y el mandato británico de Palestina.

El número restante de los sobrevivientes de Sugihara/Zwartendijk permanecía en Japón hasta que fueron deportados a Shanghái sostenidos por Japón, donde había ya una comunidad judía grande.

La mayoría de los cerca de 20.000 judíos sobrevivieron el Holocausto en el gueto de Shanghái hasta la entrega japonesa en 1945.

A pesar de la presión alemana para que el gobierno japonés entregue o mate a los refugiados judíos, el gobierno protegió al grupo.

En el plan de Fugu (un libro acerca del diagrama de Fugu de los años 30), el Rabino Marvin Tokayer ofreció una hipótesis: estaba en la gratitud para un préstamo $196 millones que un banquero judío de Nueva York, Jacob Schiff, había dado a Japón; los fondos les ayudaron a la victoria en la guerra Russo-Japonesa de 1905.

Una hipótesis más amplia, que también motivó el proyecto de los años 30, implicó la ventaja del valor económico atribuido a los judíos, que era deseable al imperio japonés.

Finalmente, los líderes judíos precisaron que “los amarillos” eran excluidos del ideal nazi, y afirmado que eso incluía a los japoneses, los judíos entraron a Asia también.

Dimisión

En 1941 Sugihara sirvió como cónsul general en Praga, Checoslovaquia, en Königsberg y en la legación de Bucarest, Rumania.

Cuando las tropas rusas entraron en Rumania, las tropas soviéticas encarcelaron a Sugihara y a su familia en un campo de prisioneros de guerra durante 18 meses.

Los liberaron en 1946 y volvieron a Japón a través de la Unión Soviética vía el ferrocarril y el puerto Transporte-Siberianos de Nakhodka.

En 1947 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón le pidió que renunciara a su cargo diplomático.

Algunas fuentes, incluyendo su esposa Yukiko Sugihara, han dicho que el Ministerio dijo que Sugihara fue despedido debido al incidente en Lituania. Cuando le preguntaron por qué arriesgó su carrera para salvar a la gente, él dijo un viejo refrán samurái, “El buen cazador no puede matar a un pájaro cuando este vuela a él en busca de refugio”.

El Ministerio publicó un documento el 24 de marzo de 2006 en el que se afirma que no había evidencia de una acción disciplinaria impuesta a Sugihara. El Ministerio dijo que Sugihara era uno de muchos diplomáticos que dimitieron voluntariamente, pero que eran “difícil de confirmar” los detalles de su dimisión individual.

El Ministerio elogió la conducta de Sugihara en el informe, calificando su decisión de “valiente y humanitaria”.

Últimos años

Sugihara se trasladó a Fujisawa en la prefectura de Kanagawa.
Él comenzó a trabajar para una compañía de exportación como director general del intercambio militar del puesto de EEUU.

Utilizando sus conocimientos de la lengua rusa, Sugihara se decidió a trabajar y vivir una existencia discreta en la Unión Soviética por 16 años, mientras que su familia permanecía en Japón.

En 1968, Jehoshua Nishri, el líder económico de la embajada israelí en Tokio y uno de los beneficiarios de Sugihara finalmente le localizó y entraron en contacto con él.

Nishri había sido un adolescente en 1940.

Al año siguiente visitó Israel y fue saludado por el gobierno israelí.

Los beneficiarios de Sugihara comenzaron a presionar para la inclusión en el monumento de Yad Vashem.

En 1985 Chiune Sugihara fue concedido el honor del Justo entre las Naciones por el gobierno de Israel.

Sugihara estaba demasiado enfermo para viajar a Israel así que su esposa e hijo aceptaron el honor en su favor.

Les dieron a Sugihara y a sus descendientes ciudadanía israelí perpetua.
En el año 45, después de la invasión soviética de Lituania, le preguntaron por qué él lo hizo.

Sugihara tuvo gusto de dar dos razones: una, estos refugiados eran seres humanos, y la otra, estos necesitaron simplemente ayuda.

Sugihara murió el año siguiente, de julio el 31 de 1986.

A pesar de la publicidad dada en Israel y otras naciones, él seguía siendo un desconocido virtual en su país de origen.

Solamente cuando una gran delegación judía alrededor del mundo, incluyendo el embajador israelí en Japón, se presentó en su entierro hizo a sus vecinos descubrir lo que él había hecho.

Siempre en él se recordará la frase que pronunciaba cuando le preguntaban por qué lo hizo.

“Voy a tener que desobedecer a mi Gobierno.

Pero si no lo hago yo estaría desobedeciendo a Dios. “

Alias

Sugihara también es conocido como Sempo Sugiwara y Chiune Sempo Sugihara.

Sugiwara Sempo (utilizando el orden japonés, con el nombre de familia primero) era un seudónimo que él adoptó cuando trabajó en la Unión Soviética, a partir de 1960 y hasta 1975, para evitar que los soviéticos lo identificaran como el diplomático que obtuvo una negociación muy buena para Japón cuando compró el ferrocarril norteño de Manchuria, en 1932. Sempo no es otro nombre, sino otra manera de leer los caracteres chinos para Chiune.
De forma semejante, sugiwara es una pronunciación alternativa de su nombre de familia.

Sempo no era su segundo nombre, pues esto no se usa en los nombres japoneses.

Legado y honores

La calle Sugihara en Kaunas y Vilna, Lituania y el asteroide 25893 Sugihara se nombran en su honor.

El monumento de Chiune Sugihara en la ciudad de Yaotsu (su lugar de nacimiento) fue construido por la gente de la ciudad en su honor.

Su esposa Yukiko Sugihara es Miembro Honorario de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg.

Lista parcial de personas salvadas por Sugihara

Líderes y estudiantes del Mir Yeshiva, el único yeshivá europeo en sobrevivir al holocausto.

Kiichiro Higuchi, 20 de agosto de 1888 – 11 de octubre de 1970) fue un teniente general en el Ejército Imperial Japonés en la Segunda Guerra Mundial.

Higuchi nació en lo que ahora es parte de Minamiawaji, ciudad en la isla de Awaji, Prefectura de Hyogo.

Fue el mayor de nueve hermanos.

Cuando tenía once años de edad, sus padres se divorciaron y fue criado por su madre.

Se graduó de la 21ª clase de la Academia del Ejército Imperial japonés, y la 30ª clase de la Escuela Superior Personal del Ejército.

Como oficial subalterno, fue enviado como agregado militar a Polonia. Debido a su dominio de la lengua rusa, Higuchi fue posteriormente enviado a Manchuria con el Ejército de Kwantun.

Higuchi era un estrecho confidente del General Kanji Ishiwara y de Korechika Anami.

De 1933-1935 fue comandante de la Administración Conjunta 41º Regimiento de Infantería, y de 1935-1937 actuó como jefe del personal de la 3ª División de la Administración Conjunta.

Fue enviado a Alemania como parte de una delegación militar en 1937.
Como uno de los principales generales y comandante de la División Especial de Harbin en 1938, alojó muchos refugiados judíos que habían huido de la Alemania nazi para cruzar la frontera de la Unión Soviética a Manchukuo. Uno de sus subordinados fue el encargado de alimentar a los refugiados, ayudarlos en Harbin y Shanghái, y proporcionarles los visados de salida.

Regresando a Japón a finales de 1938, Higuchi sirvió brevemente en el Estado Mayor antes de ser designado comandante de la 9ª División de Administración Conjunta.

En 1942, fue ascendido a teniente general y asignado a Sapporo, la base de la Quinta Zona del Ejército.

Participó en la invasión de las islas Aleutianas, incluidas las desastrosas campañas sobre la isla de Attu y la isla de Kiska.

Después, como comandante del Ejército del Distrito del Norte, organizó las defensas del norte de Japón contra la invasión de las fuerzas aliadas, fortaleciendo la isla de Shumshu, en el norte de las Islas Kuriles, y Karafuto.

Después de la rendición de Japón, Stalin exigió que Higuchi fuera extraditado a la Unión Soviética para ser juzgado por un tribunal militar por crímenes de guerra.

Tras recibir la petición, el Congreso Judío Mundial formó rápidamente un grupo de presión dirigida al Comandante Supremo de las Potencias Aliadas, el General Douglas MacArthur, para evitar la extradición y juicio de Higuchi. Higuchi, junto con Yasue, habían sido invitados a la ceremonia de independencia del Estado de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *