Historias de refugiados de Serbia

Por Lorenzo Olivera

A lo largo de las vías del tren. Esto es una mera ficción, claro que a veces la ficción se parece demasiado a la realidad.
Nosotros en un tiempo no muy lejano vimos y creímos en ciertos Robin Hood’s que con unos libros se convirtieron en meros Ali Baba’s.

La coima no deja recibo y no paga impuestos.
A lo largo de las vías del tren hay un edificio abandonado donde un grupo de refugiados de Afganistán ha buscado refugio en su viaje a Europa occidental.
Hablé con muchos refugiados afganos en la tarde en que esta fotografía fue tomada.
Una historia se destacó tanto como típica y convincente.
El caballero quiso permanecer anónimo, lógicamente.
Trabajé para las fuerzas occidentales en Afganistán como conductor. Me alegró tener la oportunidad, el dinero era bueno y estaba feliz de trabajar con la gente occidental.
Solía conducir camiones y suministros a diferentes bases a través de Afganistán.
Cuando las fuerzas occidentales se retiraron de Afganistán, me encontré desempleado.
Después de seis meses encontré un trabajo en una tienda del mercado local.
El Talibán vino a mí y dijo: “Sabemos que trabajaste con el oeste. Eres un espía occidental.
Tienes tres opciones.

Danos 20.000 € y te dejaremos solo, únete a nosotros en Jihad o te mataremos.
Sabía que tenía que irme.
Pagué a un contrabandista 7000 euros para que me llevara de Kabul a Berlín.
Fui con un grupo de 20 personas.

Juntos nos pasaron de un grupo de contrabandistas a otro de desierto a selva y de montañas a caminos.
Pasamos por Pakistán, Irán, Turquía, Bulgaria y luego en Serbia. Algunos del grupo no tuvieron suerte y los contrabandistas los llevaron de Bulgaria a Macedonia, añadiendo más gastos a su viaje.
Terminé pegado en Turquía por 6 meses y 3 meses en Bulgaria. Turquía estaba bien, podíamos trabajar y la gente estaba bien con los refugiados.
Bulgaria fue la peor.
Nunca había imaginado que la gente pudiera ser tan cruel.
Nos golpearon tan mal cuando nos pillaron cruzando la frontera y luego nos encerraron en un campamento cerrado durante 3 meses. En cuanto me trasladaron a un campo abierto salí y caminé durante 2 días para llegar a Serbia.
Utilicé el GPS en mi teléfono para saber la dirección y caminé por la noche, durmiendo en el día.
Tuve que esconderme de los civiles y la policía en caso de que fuera capturado y robado o enviado de vuelta a un campamento.

Así que he llegado tan lejos.
Ok Bulgaria era espantoso y eran horribles, pero estoy aquí en Serbia y la gente serbia es tan amable conmigo.
Cuando pienso en los talibanes diciendo “Debes unirte a la Jihad y matar a los no musulmanes” me hace reír aún más ahora.
En Afganistán era amigo de la gente occidental.
No es que trabajáramos juntos, éramos amigos.
Pasé muchas tardes con chicos británicos y estadounidenses relajándose, bebiendo té y hablando.
La propagación del odio por los talibanes se basa sólo en la mala educación y el mal conocimiento del Islam.
Cualquiera que esté educado y entienda el Islam sabe que se trata de paz.
La idea de desagradar a los no musulmanes es estúpida.
Mira mi situación.
En Serbia el pueblo y los voluntarios no son musulmanes.
Vine aquí y estos no musulmanes que no me conocen y no me deben nada me han dado comida, agua, ropa y me han mostrado amor. Estoy agradecido a Serbia ya todo el pueblo serbio, voluntarios y trabajadores humanitarios que me hablaron como un ser humano y me ayudaron.
Quiero ir a Francia o a Alemania.
Quiero trabajar por unos años, pagar impuestos, enviar dinero a mi familia y luego regresar a Afganistán tan pronto como sea posible. Amo a mi país y quiero un Afganistán democrático sin talibán.

El mundo es así, totalmente cambiante y cada vez más velozmente una cosa se transforma de blanca a negra en instantes.
Esto de ahora no es ficción.

Ayer en un puesto de flores una señora joven y buena moza, elegantemente vestida pronunció la Y como I, y le pregunté poniendo el repollo al servicio de la información y tú de dónde eres?
Me contestó con este cantito tan lindo “shilena”, le recomendé que no comprara determinada tierra que comprara otra, porque como eres de otro lado transforman a los extranjeros en tenazas para quitar los clavos. Muy simpática y nos despedimos.
Hoy en otro súper, me atendió una empleada que también pronunció la Y como I y le dije tú eres chilena y me dijo no. Soy Guatemalteca.
Pensé más de 13 kmts para servir comida en un súper.
Ya no entiendo más nada.

Pero que el mundo cada vez es más pequeño, lo es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Este sitio es seguro. Por favor desconecta el bloqueo de publicidad.

Ayudemos a quienes colaboran!!!. Muchas gracias.