Hitler tenía micropene

Algunos medios británicos se han hecho eco de que el mayor monstruo de la historia tenía un pene minúsculo.

Basándose en un libro publicado el año pasado, los titulares de los últimos días apuntan a que el líder nazi, Adolf Hitler, tenía micropene debido a una enfermedad rara.

“Se cree que Hitler sufría dos tipos de anormalidad genital: un testículo no descendido (criptorquidia) y una enfermedad rara llamada hipospadias, por la cual el orificio de la uretra está en la parte inferior del pene o, en algunos casos, del perineo”, señalan los historiadores Emma Craigie y Jonathan Mayo en el libro Hitler’s Last Day: Minute By Minute.

Esta condición está asociada a la malformación del “micropene”.

Si bien Craigie explicó a la edición estadounidense de The Huffington Post que no puede tener “una perspectiva definitiva” sobre el desarrollo genital de Hitler, citó otras investigaciones.

“Varias fuentes, entre ellas Angela Lambert en su biografía de Eva Braun, sugieren que Hitler podría haber sufrido hipospadias”, afirma Craigie. “Al parecer se sometía a inyecciones de testosterona bovina para prepararse ante el sexo, mientras que ella tomaba medicación para suprimir sus períodos cuando estaba con él”.

Las especulaciones sobre las partes íntimas de Hitler resurgieron en diciembre tras la publicación de un informe que confirmaba que tenía criptorquidia (o ausencia de uno de los testículos en el escroto por su descenso incompleto). Un profesor de la Universidad Erlangen-Nuremberg asegura haber leído unos informes médicos perdidos de 1923 en los que se mencionaba la condición de “criptorquidia en el lado derecho”.

Decir en el año 2015 ‘eres lo más parecido a Hitler’ es, probablemente, uno de los mayores insultos que se pueden proferir. Si existió un demonio en el siglo XX ese fue Adolf Hitler. De él se han escrito miles y miles de libros y aún se intenta encontrar explicación al porqué de su vesania.

Él y el régimen que instauró, el nazismo, masacró a millones de personas y muy pocos reivindican ya su legado. Hoy se cumple el 70 aniversario de su muerte por suicidio en su búnker. Cercado, derrotado y humillado, optó por pegarse un tiro en la sien.
Para conocer en mayor profundidad el perfil del dictador nazi no hay nada más recomendable que adentrarse en algunas de sus biografías (la de Ian Kershaw es, tal vez, una de las mejores). Pero hay muchas más facetas de este tiraNo que tal vez desconocidas. Estas son algunas.

adolf-316-1_435x450

Fue un alemán de pacotilla

Pese a ser dictador de Alemania, de convertirse en el defensor más despiadado de la expansión del país y de llenársele la boca con la palabra ‘Alemania, Alemania, Alemania’, Hitler nació fuera de Alemania, paradojalmente Braunau am Inn, Austria, el 20 de abril de 1889. Sólo el 25 de febrero de 1932 consiguió la ciudadanía alemana.

• Se quedó temporalmente ciego

Hitler resultó herido en dos ocasiones durante la Primera Guerra Mundial. La primera, en 1916, a consecuencia de las esquirlas de una granada. El 13 de octubre de 1918 fue víctima de un ataque de gas que le dejó temporalmente ciego.
• Hubiera hecho buenas migas con Celia Cruz

Pese a estar preocupado ante la idea de engordar, Hitler abusaba del consumo de azúcar hasta límites insospechados. Según relata el escritor Thomas Fuchs en su libro A concise biography of Adolf Hitler, el dictador alemán se echaba hasta siete cucharadas de azúcar en el té. Su amigo Ernst Hanfstaengl aseguró que en alguna ocasión le vio incluso echando azúcar al vino tinto.

• Era un maniático antitabaco…

Los pitillos estaban absolutamente prohibidos en su presencia. Pese a que de joven fue fumador, cambió drásticamente hasta el punto de que llevarse un cigarrillo a la boca lo consideraba “un acto decadente” y el tabaco la plasmación de “la ira del Hombre Rojo —los indígenas americanos— contra el Hombre Blanco por haberle llevado el aguardiente”. Eliminó los paquetes de tabaco de las ‘cestas de Navidad’ que se enviaban a los soldados y fueron sustituidos por caramelos. Incluso sopesó la posibilidad de que, en el futuro, todos los cigarrillos fabricados en Alemania carecieran de nicotina.

Vaya, que en realidad nunca se hubiera puesto así:

… Y un pedorro

Hitler era vegetariano. Desde joven tuvo problemas de digestión, espasmos periódicos y “excesivas ventosidades y sudores incontrolables”, según contó Neil Kressel en su libro Mass Hate. Al reducir el consumo de carne se dio cuenta de que no sudaba tanto y no manchaba tanto su ropa interior. También estaba convencido de que al comer verduras sus flatulencias no olían tan mal, un problema que, en su caso, era apestosamente habitual.

• Su bigote, trending

El corte cuadrado, a cepillo, que ha quedado como el gran símbolo de su persona no siempre fue así. A principios de los años 20 Hitler gastaba un gran mostacho, típico de la época. En unos papeles pertenecientes a un soldado que luchó junto a Hitler durante la Primera Guerra Mundial, Alexander Frey, cuenta cómo le instó a que se recortara su bigotazo para poder colocarse bien la máscara antigás.

Ya con el su bigote característico, el secretario de prensa nazi, Dr. Sedgwick, intentó convencer a Hitler en 1923 para que tomara una de estos dos medidas: o afeitarse del todo o dejarse crecer el bigote. Sencillamente porque no estaba de moda. Hitler le respondió: “No te preocupes por mi bigote. Si no está a la moda ahora, lo estará luego porque yo lo uso”.

• Desnudo, ni en pintura

Hitler nunca permitió que alguien lo viese desnudo. Ese alguien también incluía a los médicos (aunque queremos creer que no Eva Braun). Aun así, dejó algunas imágenes en el que se le podía ver un poco más de piel de lo habitual.
• Le intentaron matar muchas veces

El 20 de julio de 1944, un año antes del final de la II Guerra Mundial, el conde de Stauffenberg colocó un maletín con una bomba activada bajo la mesa donde Hitler tenía previsto reunirse con su Estado Mayor en su cuartel general de Prusia Oriental, en Ketrzyns (actual Polonia). Fue la conocida como ‘Operación Valkiria’.

Cuatro de las 24 personas que se encontraban en la sala cuando explotó el maletín murieron, pero Hitler sólo sufrió heridas leves por una cuestión de pura suerte: uno de los asistentes empujó con el pie el maletín letal antes de la detonación.
Nunca se ha sabido el número exacto de intentos de matar a Hitler (sería imposible) pero sí existe un consenso generalizado en que no hubo menos de 42 tentativas. Ninguna, obviamente, prosperó.

• Y sólo un disparo suyo (y un poco de cianuro) acabaron con su vida

El suicidio de Hitler estuvo milimétricamente planeado. Con el aliento de los tropas rusas en el cogote, sabiéndose derrotado, el 30 de abril de 1945 Hitler se despidió de la cúpula militar y del partido nazi que se encontraba a su lado en su búnker de la Cancillería. Agradeció el trabajo a sus personal de servicio y se encerró en su habitación junto a su mujer, Eva Braun, con la que se había casado el día anterior.

Heinz Linge, jefe de personal del ‘führer’, contó cómo al poco tiempo se escuchó un disparo. Esperaron 15 minutos y después abrieron la puerta. Hitler se había pegado un tiro en la cabeza y se había tomado una cápsula de cianuro. El veneno fue suficiente para acabar con la vida de Braun, que ya había intentado quitarse la vida hasta en dos veces para llamar la atención de su amado.

Linge siguió las instrucciones precisas del dictador. Junto a otros oficiales recogieron los cadáveres y los echaron en una zanja provocada por la caída de un obús junto a la entrada del búnker.
Y los incineraron.

5 comentarios en «Hitler tenía micropene»

  • el 26 febrero 2016 a las 11:39
    Enlace permanente

    Que fue el anticristo, que estuvo en argentina, que nunca murio en la guerra, que era extraterrestre, que fue empujado para hacer lo que hizo, que hay poderosos que nunca serian tan poderosos si no hubiera existido hitler………se dicen tantas cosas sobre hitler que una mas no cambia nada.

  • el 26 febrero 2016 a las 12:06
    Enlace permanente

    Si con un solo huevo hizo todo lo que hizo -ni quiero pensar en que mundo viviriamos- si Hitler hubiera nacido con los 2-

  • el 26 febrero 2016 a las 15:49
    Enlace permanente

    bueno creo y no esta en discusion que fue un monstruo pero ya que mencionan al principio
    a Stalin, este lo supero con creces basta en ahondar un poco en la historia de la siempre sufrida Rusia para destapar la crueldad y tirania de su regimen dictatorial,-

    Lo del pene chico de Hitler y el no descenso de uno de los testiculos no importa, un defecto de la naturaleza y nada mas, hay tantos hombres que sufren de eso, pero lo que fue el como persona, sin duda la encarnacion Satanas

  • el 19 noviembre 2019 a las 21:48
    Enlace permanente

    Creo que el del micropene es el judío sin prepucio que escribió este “artículo”.
    Hazte jabón, kike.

  • el 19 noviembre 2019 a las 21:51
    Enlace permanente

    Perla Nuñez, nunca falta la vieja piruja de peluquería que no tiene puta idea de lo que está hablando. Claramente te tragaste el anzuelo, el cebo y el sedal de la máquina de propaganda judía.

    Pst, adivina quiénes son los dueños del 96% de los medios de comunicación mundiales 😉 saludos, doña, mejor vaya a mirar la novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *