Los asexuales sus vidas sin

Por Lorenzo Olivera
Cuando Javier León (42 años) escuchó esa palabra en boca de una amiga, todo cobró sentido en ese puzle indescifrable que hasta ese momento era su sexualidad.

“Eres asexual”.
Esas siete letras explicaban su falta de interés por el sexo, por qué perdió la virginidad tan tarde o la razón por la que no había tenido relaciones durante dos años con su última pareja.
No era un homosexual reprimido o un ‘rarito’, como muchas veces le habían dicho sus compañeros de clase cuando era adolescente.
Desde entonces es un hombre feliz.
León forma parte de la comunidad asexual, que identifica a aquellos que simplemente no experimentan deseo sexual.
La asexualidad no tiene nada que ver con un trauma del pasado ni con el celibato voluntario.
El perfil puede corresponder a personas que no se masturban con asiduidad, nunca han buscado la palabra ‘sexo’ en Google o no tienen prisa por acostarse con su novio o novia.
“Tardé mucho tiempo en tener pareja y relaciones por mi forma de ser.
Cuando lo hice, fue por presión social.

Yo no tenía la necesidad”, comenta Javier.
En una sociedad tan hipersexualizada como la actual, donde hasta el anuncio de un coche utiliza la retórica erótica para animar a los consumidores, estas personas tienen que soportar comentarios impertinentes, preguntas incómodas -“¿Cuándo te vas a conseguir una novia?”- o la marginación social.
¿La cuarta orientación sexual?
Personajes como Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle, o Sheldon Cooper, de la televisiva serie The Big Bang Theory, para quien el sexo es un mero trámite social, podrían ser ejemplos de personas asexuales en la cultura.
Después de la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad, algunos expertos apuntan a esta condición como la cuarta orientación sexual, aunque no hay consenso sobre ello.
Y es que las personas con un bajo deseo sexual siempre han existido, aunque hasta el siglo xxi no hayan tenido una palabra para definirse. He descubierto la asexualidad después de estar varios años casado con una mujer sexualmente activa
Los estudios publicados aún son escasos y se limitan a constatar que la asexualidad existe.
Tampoco hay estudios a nivel mundial, sino que se limitan a la población estadounidense y británica en la mayoría de los casos. Dentro de sus escritos sobre sexualidad, el doctor Alfred Kinsey ya advirtió de un grado ‘x’ de individuos estadounidenses que no sentían atracción sexual dentro de su Escala Kinsey, que formuló en 1948 y que medía hasta seis grados de comportamientos en el que 0 era heterosexualidad completa y 6 homosexualidad total.
En 2004, Anthony Bogaert, doctor de la universidad canadiense de Brock, publicó el estudio Asexuality: prevalence and associated factors in a national probability sample en el Journal of Sex Research, donde confirmó que el 1% de los británicos pertenecen al colectivo asexual. Bogaert utilizó datos de la primera Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de Vida británica, realizada entre 1990 y 1991 por un equipo multidisciplinar de investigadores universitarios y publicada en 1994.

En ella se preguntó a 18.876 personas en el Reino Unido sobre sus hábitos sexuales.
Un 1,05% contestó que no sentía atracción sexual hacia ninguna persona.
Amor sin sexo “He descubierto la asexualidad después de estar varios años casado con una mujer sexualmente activa, y es ahora cuando empiezo a responderme a mí mismo algunas de esas dudas interiores que no encajaban”, confiesa Salva, un barcelonés de 46 años, que a los 30 empezó a preocuparse: “No deseaba quedarme soltero toda la vida”.
Cómo comprender a la gente asexual
La asexualidad en el mundo de la reproducción biológica significa que un solo organismo puede producir descendencia idéntica a sí mismo. Sin embargo, en términos de la sexualidad humana, simplemente significa que una persona no siente atracción sexual. Lo importante que debes recordar al tratar de comprender la asexualidad es que las personas que se identifican como tales no son intrínsecamente diferentes de ti, aparte del hecho de que experimentan la atracción sexual de una forma diferente (o, más precisamente, no la experimentan).

Comprender la asexualidad
Aprende lo que significa ser asexual. La asexualidad es una orientación sexual que significa que una persona no siente atracción sexual hacia personas de cualquier género. Sin embargo, una persona que se identifica como asexual de todas formas puede optar por tener relaciones sexuales, puede amar, puede estar involucrada con una pareja romántica o casarse y puede involucrarse en relaciones normales. La asexualidad no describe lo que una persona elige hacer sino cómo se siente. Las personas asexuales tienen necesidades emocionales, sienten atracción hacia otros e incluso pueden sentir excitación sexual; simplemente no sienten atracción sexual.
Muchas personas asexuales de todas formas se identifican también como lesbianas, homosexuales, heterosexuales, bisexuales o pansexuales (que se sienten atraídas a personas de cualquier género u orientación sexual).
La asexualidad no es lo mismo que tener una baja libido, lo cual puede ser ocasionado por problemas médicos, ni es lo mismo que reprimir los deseos sexuales.[
Comprende la extensión de la asexualidad. Como con cualquier orientación sexual, la etiqueta de asexual es una generalización que no explica ni representa a todos los que se identifican de esa forma. Todos los seres humanos son únicos e individuales y la orientación sexual existe en un rango de necesidades, deseos, intereses y atracciones. Piensa en la asexualidad como un término amplio que describe a personas que se identifican como asexuales, gris-asexuales y demisexuales.

Gris-asexual quiere decir que una persona experimenta atracción sexual pero ya sea no con mucha frecuencia o solo en un alcance mínimo.
Demisexual describe a una persona que solo siente atracción sexual hacia personas con quienes haya formado un estrecho vínculo emocional.

Diferencia la asexualidad de la abstinencia y el celibato. La abstinencia es la decisión deliberada de abstenerse de la actividad sexual, mientras que el celibato es la decisión deliberada de abstenerse de la actividad sexual y el matrimonio (o relaciones parecidas al matrimonio). Estas decisiones pueden tomarse por razones religiosas, morales, filosóficas o de otro tipo. La asexualidad es una falta de atracción sexual pero no necesariamente una falta de apetito sexual. Esto significa que las personas asexuales pueden ser:
Abstinentes o célibes
Sexualmente activas a través de la masturbación
Sexualmente activas con una pareja
Aprende lo que no es la asexualidad. La asexualidad es una orientación sexual que es diferente de la heterosexualidad, la homosexualidad, la bisexualidad, la pansexualidad y otras orientaciones. Sin embargo, la asexualidad tampoco tiene nada que ver con el sexo biológico, la identidad de género o la expresión del género, y ser asexual no significa que seas arromántico, que quiere decir que una persona no siente atracción romántica hacia otras.

Salir con una persona asexual
Reconoce que hay diferentes tipos de relaciones. Tal como hay amistades, relaciones entre madre e hija, relaciones entre padre e hijo e innumerables otros tipos de relaciones no sensuales, también hay muchos tipos de relaciones románticas aparte de las relaciones románticas sexuales. Salir con una persona asexual puede abrirte los ojos a nuevos tipos de relaciones, los cuales pueden incluir:
Relaciones románticas no sexuales, las cuales a menudo involucran el afecto físico, los abrazos y el compromiso
Relaciones arrománticas no sexuales, las cuales involucran un compromiso profundo del uno al otro. Si bien estas relaciones pueden incluir el afecto físico, no hay un elemento sexual ni romántico.
Comunícate abiertamente. Independientemente de las circunstancias, salir con alguien siempre se trata de conocer mejor a esa persona, y salir con alguien que se identifica como asexual no es muy diferente. La clave para cualquier relación es la comunicación libre y abierta. Es importante discutir los límites personales en una etapa temprana de cualquier relación de forma que ambas partes sepan lo que es aceptable, lo que no es aceptable y lo que se espera o no de cada uno. Si no estás seguro de algo, ¡siempre es mejor simplemente preguntar!

Es importante no ofenderte si alguien con quien salgas sale del armario como asexual. No es una excusa ni un intento de salirse de la relación. Esa persona solo está tratando de ser honesta y abierta.
Comprende que una persona asexual puede tener intimidad. Las personas asexuales a menudo participan en relaciones románticas, pero si la persona está dispuesta o no a participar de la intimidad física o sexual depende de cada una. Sin embargo, salir con alguien no necesariamente requiere una interacción física o sexual, y dos personas pueden desarrollar una relación romántica o emocional muy estrecha con o sin un elemento sexual. La intimidad es mucho más que solo tocarse físicamente o la actividad sexual.
Es posible que una pareja asexual esté o no dispuesta a participar en la actividad sexual, así que es importante comunicarse de forma que ambas partes estén en la misma sintonía. Sentir placer sexual es diferente a sentir atracción sexual, y algunas personas asexuales pueden disfrutar del sexo.
Por el contrario, algunas personas asexuales no están para nada interesadas en el sexo y no estarán dispuestas a explorar una relación sexual.

No esperes que una persona asexual cambie. La asexualidad no es una opción o preferencia así como la heterosexualidad y la homosexualidad tampoco lo son. La asexualidad no es un problema o un trastorno y no es ocasionada por el abuso o la violencia. Las personas que se identifican como asexuales no necesitan curarse ni van a cambiar con base en la persona con quien tengan una relación.
Algunas personas asexuales no están interesadas en relaciones románticas y es posible que solo estén dispuestas a tener amistades estrechas o relaciones arrománticas no sexuales.
La bandera asexual consiste de cuatro rayas iguales horizontales. En orden de arriba a abajo, los colores son negro, gris, blanco y morado.

«As» es un término que a menudo se usa para referirse a las personas asexuales, por lo que los ases de espadas, corazones, diamantes y tréboles a veces se usan como símbolos de la asexualidad.
Recuerda que salir del armario no es una decisión que muchas personas toman a la ligera y, si alguien te confiesa que es asexual, significa que esa persona está colocando una gran cantidad de confianza en ti. Es importante darte cuenta de que no cambia nada más aparte de que ahora sabes algo que no sabías antes.

Un comentario en “Los asexuales sus vidas sin

  • el 26 febrero 2016 a las 13:14
    Permalink

    Salio una encuesta hace mucho en internet con una sola pregunta , decia mas o menos esto-si tu barco naufraga en una isla desierta y pudieras elegir una sola opción que te acompañe, cual de las tres sería
    1 una bella pareja
    2 un telefono movil con conexion a internet
    3 una computadora con conexion a internet
    cuales de las opciones fue votada menos?
    jajajajajajaja…..

Deja tu comentario