La amistad y similares

Las palabras amigo y fraterno no quieren decir lo mismo, aunque la mayoría de las veces, una cosa suele llevar a la otra, es valor sabido, pero no siempre es así. Las fraternidades pueden ser de muy diversas naturalezas, son un grupo de instituciones, congregaciones, organizaciones, y hasta agrupaciones estudiantiles, clubes, etc.

amistad1_435x326

Vemos en films que son muy comunes las fraternidades en las universidades estadounidenses y algunas tienen gran parecido y otras absolutamente nada que ver.
El hecho que tengan un prefijo “frater” (hermano) e inclusive ceremonias de afiliación muy especiales no quieren decir nada y muchas veces terminan bastante mal, alcohol, drogas, mujeres, etc.

Claro que son productos de la propia sociedad, tenemos la confesión de más de un presidente de EE.UU. de haber consumido drogas, inclusive dentro de esas fraternidades,
Pero por el mero hecho de ser ingresado a la fraternidad estoy obligado a un montón de cosas con mis “cófrades”, pero eso no los hacen necesariamente mis amigos, aunque con el trato puedan llegar a serlo.

La fraternidad está sujeta a un montón de reglas, elementos comunes, que la amistad no las tiene y la amistad no tiene reglas tangibles, pero se maneja mucho con la parte consuetudinaria, que es distinta en cada barrio, pueblo, departamento o país, y esas reglas no escritas emanan naturalmente de los individuos.
La amistad puede estar dada por un montón de cosas comunes entre dos o más personas, que puede ir en su origen desde la parte infantil, la estudiantil, la laboral, el domicilio, afinidades deportivas o políticas entre muchas otras.

También la amistad por algún hecho aciago se puede romper y es como una varilla de cristal que cuando se rompe la varilla original, podrá volver a ser una varilla remendada pero nunca más volverá a ser la varilla original, la primera o primitiva.
Los amigos son producto de una selección natural de las partes o múltiples circunstancias, pero sobre todas las cosas está el factor subjetivo, siento afinidad, se siente una afinidad recíproca.

Es muchísimo más fácil que nosotros los hombres nos hagamos amigos de los esposos de la amigas de nuestra cónyuge, que ella se haga amiga de las esposas de nuestros amigos.
Eso es tal cual como una relación de suegra y nuera.
Nosotros los hombres cuando tenemos un problema con otro hombre lo encaramos de frente y lo hablamos, lo discutimos o podemos terminar mal, pero la mujer, al igual que la paloma, el símbolo de la paz, como no tiene herramientas como el perro que muerde, o el felino que tiene garras, picotea, picotea, y sigue picoteando a la otra paloma, hasta que la otra termina muriendo desangrada, como puede terminar una relación femenina, con un desgaste total.
No piensen que soy un etólogo aunque algún curso hice en una época con el estupendo Dr. Tálice y del Premio Nobel Konrad Lorenz tomé el ejemplo, transcripto de la paloma.
El Dr. Lorenz establece que el símbolo de la paz en la paloma, está mal puesto, lo mismo que el de lo implacable en el lobo, puesto que el lobo cuando se ve en inferioridad de condiciones en la pelea, se rinde y el otro lo orina como los perros marcan su territorio y de ahí en más nunca habrá peleas entre el lobo triunfador y el derrotado.

Marx decía que el hombre era el lobo del hombre mismo en el manifiesto del 48.
A las trompadas se puede solucionar un problema, pero con la insidia, con el lleva y trae, el problema es como si le echaran un leudante, crece y va a peor, es apagar un fuego con baldes de nafta.
El tema íntimo tratado hasta aquí con el famoso invento de las redes el bendito Facebook, se acaba de entreverar totalmente la madeja, desaparece la intimidad y la privacidad es simbólica, porque nunca sabemos cuándo termina.

Amigo, amigo íntimo, conocido y otros etcéteras similares.
El “me gusta” a contrapelo.
Los dedos de una mano sobran para señalar lo que en realidad es un amigo, y sobran muchos más para el concepto de amigo íntimo.
Se señala como amigo íntimo, a una persona cuya cara vemos, cuando está, pero nadie nos asegura que esa cara pertenezca a la persona que dice pertenecer, cuando además el nombre puede ser perfectamente inventado, y todos los demás elementos de juicio también.
Un Fernando González o un Gonzalo Fernández, sin pretender inmiscuir a nadie, son un ejemplo de como sin falsificar demasiado las cosas tenemos dos personas distintas, sin perjuicio de que en la vida real conozco a dos con cada uno de esos nombres, que nada tienen que ver con los que aparecen en el FB, pero además, mi nombre y apellido no son comunes, pero hay tres además de mi persona, todos fuera de este país, por suerte, y con mi nombre que admite la versión femenina, hay cuatro, dos en Italia, una en Argentina y otra en Chile y lo que es peor o mejor es que una de las italianas y las latinoamericanas son parientes lejanos, pero tenemos el mismo origen familiar.

Además del Facebook tenemos el habla popular, y en especial, en el ámbito del interior de la república tenemos el término hermano, que se usa un poco más libre que acá.
Pero con los hermanos de sangre, tenemos aquello que son como las enfermedades, no las elegimos vienen solas.
Por el contrario los amigos, calificados como hermanos, son elegidos, son un grado mayor de amistad.

Claro que es un problema de educación y de lugar.
En el habla del boliche, el hermano es mucho más light que un amigo.
Ese hermano de boliche, es otro feligrés de la misma capilla, denominada “boliche”, cuyo conocimiento puede abarcar desde la primera copa, hasta la última.

Entre habitués a estos menesteres, copa va, copa viene, en el mostrador de mármol o de algunos metales más económicos, después de unas cuantas vueltas suelen ser como carne y uña, claro está que por una cuestión de vuelta más o vuelta menos, se puede borrar de un plumazo esa distinción fraterna, lo mismo si el presunto hermano se pone lento en mandar vueltas y el otro feligrés está medio sediento, de hermano se pasa a garronero, vividor, cafisho, fotógrafo de avión , trolley bus <también porque toma de arriba> claro que en Montevideo, no hay más trolleybuses desde el gobierno departamental de Vázquez (1992).

Los otros vehículos que tomaban de arriba eran los tranvías pero desparecieron muchísimo antes (1958 o 1960), antes o después si se tiene en cuenta el viejo tranvía con pito de ferrocarril que iba hasta la barra del Santa Lucía.
Claro que hay hermanos de sangre que no se pueden ver ni en fotografía y hermanos de boliche que son mucho más que si fueran siameses, todo el día pegados entre sí y al mostrador.
La palabra amigo viene del latín, “amicus”, que deriva de “amore”, amor, es una relación afectiva entre dos personas o más.

La amistad debe ser cultivada como una planta, regada, abonada, sobre buena tierra, todo ello mediante hechos cotidianos, claro está que cuando la planta prendió bien, es de por vida, pero por efecto de algún ácido potente puede terminar esa planta, téngase por ácido una mujer entre dos varones o un varón entre dos mujeres y de ahí viene aquello de “tiran más que una yunta de bueyes”.
Hay amistades que nacen por generación espontánea, como podría ser una amor a primera vista, pero se da también entre personas del mismo sexo, aunque no sea una relación homosexual.
A una persona le cae bien otra de entrada y la relación es recíproca y ahí queda instalada la amistad.

Claro que la amistad es una relación mutua, no hay amistad unilateral, eso podrá ser admiración hacia otra persona, pero amistad de un lado solo no hay.
Otras amistades llevan mucho tiempo consolidarse, pero una vez consolidadas y dado el mucho conocimiento suelen ser las más duraderas.
Claro que de la amistad podemos tener ejemplos en la Biblia, en los usos y costumbres familiares, en el medio en que se vive, dependen de las étnicas, las religiones, centros educacionales, universidades, fraternidades, e infinidad de otros elementos.
Hay amistad desde la infancia, que no siempre continua en otros momentos de la vida, claro que de perdurar es casi tanto o más que pertenecer a la familia.

En lo que me es personal, en una sola relación se dan varios de estos factores, mi madre se crió con otra chiquilina, de la misma edad, vecinos de puerta por medio, ambas hijas de gallegos, nivel económico bajo, fueron a la misma escuela pública, estudiaron la misma carrera magisterio, se recibieron el mismo año y fueron compañeras de clase todos los años del instituto normal, concursaron juntas y ejercieron toda su carrera hasta la jubilación en la misma escuela, la otra no pudo tener hijos, los dos maridos hinchas de Rampla, en política uno era comunista y mi viejo de Batlle y Frugoni, ellos no eran amigos íntimos, la otra no pudo tener hijos, pero me tomó como cachorro de su propia cría y en verano me llevaba de mañana y de tarde a la playa.

Si me metía en algún lío salía a defenderme como una leona.
El amigo es aquel que a pesar de conocernos bien, con nuestros pros y nuestros contras, nos quiere a pesar de ello.
Aristóteles iba bastante más lejos en este tema, definía la amistad, como una sola alma habitando dos cuerpos.
Albert Camus, periodista francés nacido en Argelia, dijo:
No camines delante de mí, puede que no te siga.
No camines detrás de mí, puede que no sea un guía.
Solo camina a mi lado y sé mi amigo.
Ralf Aldo Emerson: Entendía que la única forma de tener un amigo era ser uno mismo.
A Abraham Lincoln, una vez le reprocharon por tratar bien a los enemigos y contestó: que con la única forma de destruir a un enemigo era hacerlo amigo.
Y cuando el sujeto se encuentra solo, absolutamente solo, cuando todo el mundo se retira, el verdadero amigo es el que queda con uno.
Cuando se es dichoso, necesita de un amigo para compartir la felicidad y cuando uno vive un momento de dolor necesita de un amigo para que la desdicha se comparta, porque la alegría compartida se multiplica y la desgracia compartida se divide.

Dos amigos son mejore que uno, porque son mejor recompensados por su trabajo.
Si caen, uno levantará a su compañero: pero que desgracia para aquel que no tiene otro que le ayude a levantarse.

Deja tu comentario