La cosa, parece que no era tan así

Lo que transcribo a continuación no es de mi autoría y me llegó como nos llegan todas esas cosas por internet, y me removió todo lo que yo pensaba sobre el silencio.

lacosa-260-1_605x250

Por mis estudios de filosofía oriental, tanto hindú como china, tenía al silencio como una forma de sabiduría.

Lo opuesto al silencio como una vulgaridad, doméstica o indiscreta de charla de café.

Pero hablando con otro querido amigo me hizo saber que hubo un escritor llamado Martin Niemöller que fue autor del siguiente poema:

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío.

Cuando finalmente vinieron a por mí, no había nadie más que pudiera protestar.»

Busqué la biografía de Martin Niemöller (14 de enero de 1892 – 6 de marzo de 1984) y dice que fue un pastor luterano alemán.

SIGUE EN PAG. 2

Un comentario en «La cosa, parece que no era tan así»

  • el 30 enero 2015 a las 10:36
    Enlace permanente

    Guau ese dicho es mas viejo…pero es muy cierto, dice mi abuelo que lo lo decian aca en la epoca de la dictadura cuando los milicos se llevaban a la gente y los vecinos no hacian nada de nada
    Y que para calmarse las culpas estaba el otro dicho que las viejas decian, SI SE LO LLEVARON MIJITA ALGO MALO HABRANHECHO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.