La independencia de Catalunya y los inmigrantes

Por Iara Bermudez y Waldemar García

Catalunya está viviendo un proceso que ha comenzado hace algunos años con la finalidad de conseguir la independencia de España. Hace casi un año se celebró un multitudinario concierto (”el concierto por la libertad”) del que informamos desde estas páginas (El Reporte del 5 de julio de 2013, “La causa de Catalunya”) y que representó la presentación al mundo de la voluntad del pueblo catalán de ser independientes.

sumate-1_435x326Casi un año después, el gobierno catalán que preside el presidente Artur Mas ya ha fijado fecha para una consulta en la que los catalanes puedan expresar si quieren o no la independencia. Una consulta que deberá hacerse a espaldas del resto de España, ya que el parlamento español se ha negado a otorgarle al ejecutivo catalán la competencia para convocar un referéndum. A partir de ahora el parlamento catalán tiene la posibilidad de crear una ley que le permita convocar una consulta, no vinculante, para que la población pueda ejercer el democrático derecho al voto que los partidos de Madrid le niegan.

Fuera de España es difícil tener acceso a los medios catalanes, toda la información la recibimos de los medios de Madrid, una información en general deformada y que está bastante alejada de la realidad que se vive en el país. Hoy esa intolerancia que padece Catalunya por parte de los partidos y los medios del resto de España ha conseguido que, en poco tiempo, el porcentaje de personas que, en las encuestas, están a favor de que Catalunya sea un estado independiente haya subido del 13% en 2005 al 49% en 2013, según el Centro de Estudios de Opinión (CEO) que realiza sondeos periódicos. Esta cifra subiría hasta el 60% según publicó el diario La Vanguardia el pasado 18 de marzo citando cifras aportadas por el CEO.
El Reporte conversó con los presidentes de “Súmate” y “Sí, amb nosaltres” (Sí, con nosotros), el sábado pasado en ocasión de la celebración de Súmate, en un restaurante barcelonés, de haber llegado a 15.000 seguidores en Facebook. Súmate es una asociación que agrupa a personas de otras regiones de España que viven en Catalunya y Si amb nosaltres está formada por inmigrantes extranjeros que también residen en Catalunya.

Eduardo Reyes, presidente de Súmate, es andaluz de nacimiento, nació en Córdoba pero se siente tan catalán como el que más después de haber vivido casi toda su vida en Barcelona.
El Reporte.- Según las informaciones que nos llegan de los medios españoles en Catalunya solo se habla catalán y si no se habla catalán no se puede trabajar. Que si Catalunya obtiene la independencia expulsará a los Españoles, entonces parece raro que castellano-parlantes de otras regiones de España quieran la independencia de Catalunya.
Eduardo Reyes.- -Ese es uno de los puntos que nos ha hecho rebelarnos. Rebelarnos contra esa cantidad de farsas y de mentiras que los gobiernos de España han intentado proclamar a los 4 vientos. Son cosas que no son ciertas. Yo sé hablar catalán, pero hablo castellano porque es mi lengua materna.

Somos gente que hemos venido en busca de una vida más digna, un bienestar mejor, hemos trabajado para conseguirlo y vemos que se está tirando marcha atrás. Todas las noticias que llegan de España al exterior son falsas. En Catalunya no existe ni barrera, ni frontera, ni fractura. Nosotros no tenemos ningún problema con la gente que ha nacido aquí en Catalunya y son catalanes. Esas noticias que salen de Madrid son las que a ellos les interesan promocionar para hacer un discurso del miedo en el que diga que aquí se maltrata a la gente, o que se obliga a hablar catalán o que te van a cambiar el nombre o que van a levantar fronteras o que nos van a echar de la UE, o que vamos a salir al espacio exterior. Para saber la verdad hay que venir aquí a Catalunya y conocer a los catalanes. Que la gente catalana no es solamente la gente que habla catalán, sino que es la gente que vive aquí en Catalunya, sin importar el idioma que hable. Aquí las personas que vienen a trabajar no tiene ningún rechazo. Nosotros que vivimos aquí en Catalunya, que no hemos nacido aquí pero estamos integrados a esta sociedad vemos la falsedad que se hace contra las personas de aquí, los que catalanes y nos rebelamos. Todo eso que se escucha en el extranjero es totalmente falso.

En un tono parecido se expresa Ana Surra, uruguaya, presidenta de la asociación recientemente creada “Sí, amb nosaltres”.
-Nosotros hace años que vivimos aquí y no nos sentimos segregados. La sociedad catalana nunca nos marginó; ¿por qué? Porque para ellos si vienes trabajar ya está bien. Incluso hablando castellano. Tengo la suerte de estar en un país en que todo el mundo es bilingüe. Yo hablo castellano pero aprendí catalán para entenderlo y que ellos se puedan expresar en catalán cuando hablan conmigo; porque igual que yo me expreso mejor en castellano es lógico que un catalán se expresa mejor en catalán, por eso aprendí catalán. Pero nunca nadie me exigió que hablase catalán. Eso que dicen del problema de la lengua es una mentira, nunca hemos tenido problema con la lengua, ni nosotros ni los que lo dicen. Cuando se planteó el problema de la escuela en catalán o en castellano fueron ¡5 alumnos! en toda Catalunya los que lo plantearon ¡5 alumnos!

El Reporte.- ¿Quien tira del carro de la independencia, el poder político o la sociedad?
Eduardo Reyes.- Al gobierno español le interesa desprestigiar a los políticos catalanes, pero en este caso es la sociedad catalana la que se ha levantado y ha empujado a los políticos a tomar determinaciones que finalmente nos lleven a conseguir un estado del bienestar mejor que el que tenemos. La sociedad civil está harta de soportar recortes. De soportar recortes en sanidad, en educación, en servicios sociales. Nosotros no queremos que nuestros impuestos vayan a parar a obras que no van a ningún sitio, a obras que no revierten sus beneficios en la sociedad. Lo que queremos hacer es invertir en desarrollo, en investigación, en cultura. Invertir en cosas que contribuyan a que la sociedad vaya a mejor y no a peor como la están llevando. No hay que estudiar mucha historia, solo la historia reciente. Yo tengo 63 años, nací en una dictadura y estoy viendo que me voy a morir en otra dictadura. Tenemos un rey impuesto por un dictador, tenemos unos gobiernos que se suceden del rojo al azul, que son el PP y el PSOE, que siempre nos están contando lo mismo. El Sr. Rubalcaba (secretario gral. del PSOE y candidato a presidente en las anteriores elecciones legislativas) hace 30 años estaba a favor del derecho a decidir de los pueblos y ahora dice todo lo contrario. Hay contradicciones en los políticos españoles que ponen al descubierto que sus intereses son los intereses propios y no los del pueblo. Tenemos una crisis, que es cierto que es mundial, sin embargo en el País Vasco tienen un 50% menos de crisis que en Catalunya. ¿Por qué tiene que ser distinta la financiación o el concierto económico entre las distintas comunidades, ¿no somos todos iguales? (Las comunidades autónomas de Navarra y País Vasco, conservan la independencia en aspectos como el derecho tributario, fiscal o civil.)

El Reporte.- ¿Cómo se le explica a un extranjero que no conoce esta realidad, el porqué de este proceso?

Ana Surra.-Si vives en Catalunya y quieres salir tienes que pagar, todas la autopistas son de pago, en cambio en el resto de España son gratis. No nos dan becas, las becas van para otros lados y no para Catalunya. De los 5 euros que da la Unión Europea por habitante no entra nada acá. Entonces lo que queremos es mejor educación, mejores salarios, mejores pensiones, mejor sanidad. Además esto es una Nación y es justo que tenga su propio gobierno y no que los mande otro. Queremos que nuestros impuestos los gestione nuestro gobierno y no otro. Y yo como militante de izquierdas que fui siempre, estoy de acuerdo con el mejoramiento de la situación de las masas y que las masas se organicen. Aquí vendrá Mas; vendrá la derecha y no la revolución socialista, pero es un paso adelante, porque tendremos el gobierno acá y le podremos agarrar del pescuezo acá y le haremos las reivindicaciones acá y no en Madrid. Y otra cosa, cuando Catalunya sea independiente y parta de cero, entonces todos somos catalanes. Nosotros tuvimos los problemas de emigración que tuvimos porque hay convenios que nunca cumplieron los gobiernos de Madrid. Existe un convenio bilateral de libre circulación de personas que en Uruguay se cumple y en España no. Aquí, catalanes son los que viven y trabajan en Catalunya. La Catalunya que se está formando la formamos entre todos y tenemos que estar todos juntos.

El Reporte.- ¿Catalunya es insolidaria como dicen en el resto de España?
Eduardo Reyes.-Siguen siendo falsedades. Catalunya siempre ha sido muy solidaria y ha dado muestras de solidaridad siempre que ha sido necesario; siempre se ha destacado del resto de España en solidaridad, independientemente que Catalunya no dispone de sus recursos para ser más solidaria todavía. Si tuviéramos esos 16.500 millones de Euros, que se van cada año y no vuelven, podíamos destinar esos recursos a ser más solidarios con España. Pero para ayudar a la gente y no para invertir como lo hacen los gobiernos españoles en autopistas que no van a ningún sitio, en vías de alta velocidad que no se usan, aeropuertos de los que no despega ni aterriza ni un solo avión, en macro obras. Nosotros estamos luchando contra los gobiernos de España y no contra los españoles. Catalunya es solidaria y podría ser mucho más solidaria. Defendemos los derechos de una Catalunya independiente, porque es la única salida hacia un futuro mejor.

El Reporte.- Hemos oído y leído que si Catalunya se independiza, la sacarán de la UE, se irán las empresas, no habría recursos para pagar pensiones, ni para la sanidad, etc. etc. ¿Ud. Cree que es verdad?
Eduardo Reyes.- No, ese es el discurso del miedo que están empleando para decirle a los catalanes que no voten. Pero en realidad lo que están haciendo es impedir el derecho al voto. El voto es lo más democrático para saber si los catalanes quieren la independencia o no. O dicho de otra manera, cuantos catalanes quieren ser independientes y cuantos no. Lo que se debe hacer es poner las urnas para saber lo. En cuanto que nos van a echar de Europa, ese es el discurso del miedo; mire, Europa no va a echar a Catalunya porque Europa no es tonta. Europa quiere una Catalunya que sea solidaria y que sea fiable en cuanto al pago de la deuda que podamos asumir y no a España que está a punto de la quiebra. Catalunya en Europa sería un país aportador, por lo tanto a Europa le interesa que esté dentro y no fuera. La parte de la deuda que tiene España y que corresponde a Catalunya hoy no se puede pagar, pero una Catalunya independiente sí que podría hacer frente al pago de dicha deuda. A Europa le interesa más Catalunya que España.

El Reporte.- El PSC (Partido Socialista de Catalunya) siempre ha sido partidario de un estado federal, ¿puede ser esta una salida?
Eduardo Reyes.- El estado federal podía haber sido antes cuando la ciudadanía tenía al menos una pequeña esperanza en la política española. Ahora tanto la ciudadanía catalana como la del resto de España ya no crée en la política española ni en los políticos españoles, ya no creemos en nada. Por lo tanto lo que tenemos es que empezar a hacer un nuevo país en donde la ciudadanía sea lo principal y donde podamos decirle a los gobierno que cuidado, que nosotros ponemos los gobiernos pero también podemos quitarlos.
Ana Surra.- No. El federalismo ya no corre. A la gente no le interesa el federalismo. Nos dicen que el país va mejor pero el paro cada vez es mayor. Son cosas contradictorias, no puede ser que el país vaya para adelante y el paro aumente. Y no aumenta más el paro porque hay mucha gente que ha regresado a sus países, hay quienes ya no cobran el paro y esos no cuentan, tampoco los que no han conseguido todavía su primer trabajo. Y nosotros no podemos seguir ese camino. Además la gente ahora está motivada y hay que aprovechar este momento porque el proceso no se puede alargar por muchos años. Hay que hacerlo ahora. Además el PSC se ha roto. No ha sido una ruptura total, algunos se han marchado pero la mayoría sigue ahí pero no están de acuerdo con los dirigentes. Hay quienes representan a la gente de abajo que quiere la independencia y están ahí para luchar desde dentro por esta opción.

El Reporte.-¿Cómo surge la asociación Sí, Amb Nosaltres?
Yo tenía ganas de trabajar para la independencia, pero no quería entrar en ningún partido político. Surge la pregunta: ¿Dónde me incluyo para poder trabajar en algo para la independencia sin representar a ningún partido político? Entonces conocí a la gente de Súmate y fui a hablar con ellos. Tuvimos una reunión y me plantearon por qué no formaba una asociación con gente venida de fuera de España y que estuviera de acuerdo con la independencia de Catalunya. Llamé a una amiga alemana que es abogada y contacté con otras personas de diferentes nacionalidades nos reunimos varias veces y decidimos sacar la asociación adelante. Me pidieron que yo fuera la presidenta y acepté. Empezamos a trabajar sobre el manifiesto; yo lo redacté y los demás lo corrigieron. Cada uno tiene una misión. Tenemos una página web, una cuenta en facebook, una cuenta en twitter.
Nosotros vamos a llegar a un público que ellos no pueden llegar. Hay gran número de emigrantes que viven acá y que tienen los mismos problemas respecto a España que los de catalanes pero nosotros no tenemos el problema de romper los lazos con la nacionalidad española. Lo que pretendemos es organizar a la gente que tiene ese sentimiento. La gente encuentra acá un lugar apartidista donde luchar por la independencia que no lo encuentran en otro lado. Y el resto de la gente a la que tenemos que llegar son aquellas que dicen: “yo he venido a trabajar, yo no me meto en política, eso es cosa de los catalanes”. Pero no es problema de los catalanes exclusivamente, porque sus hijos van a la escuela y no tienen acceso a becas porque becas para Catalunya no hay; pagan unos impuestos que se van y no retornan, así que sí les interesa que esto funcione. Este es el trabajo que nosotros tenemos que hacer, primero organizar a los que están en la misma situación que nosotros, que están de acuerdo y no encuentran el sitio donde poder trabajar para la independencia y después convencer al resto de que a ellos les toca también.

El Reporte.- Después de la negativa que votó el congreso a la realización del referéndum sobre la independencia, el gobierno catalán prevé la aprobación de una ley de consultas populares que le permitiría hacer la consulta legalmente, pero que el estado español nunca va a reconocer. ¿Cómo ve ud. el final de este proceso?

Eduardo Reyes.- Lo que yo quisiera es que esto no termine en unas elecciones plebiscitarias anticipadas. Me gustaría que el gobierno español fuera razonable y negociara una buena salida de Catalunya. Una separación siendo amigos y socios. Creo que el sentido común se tiene que imponer, lo que en Catalunya no queremos son guerras ni desacuerdos. Lo que queremos es llegar a un buen acuerdo que favorezca a las dos partes.

Deja tu comentario