27 febrero 2024
CIENCIAPORTADAUNIVERSO

La NASA en camino a Apofis el “Dios del caos”

La nave encargada de recolectar muestras de Bennu ahora se encuentra en ruta hacia Apofis

El asteroide Apofis (Apophis) se aproximará a tan solo 38.000 kilómetros de la Tierra el 13 de abril de 2029, generando preocupaciones y la ciencia requiere estudios sobre todos sus movimiento.

La sonda OSIRIS-REx ha completado con éxito su tarea principal de obtener muestras de Bennu y se dirige hacia Apofis, rebautizada como OSIRIS-APEX para llevar a cabo su segunda misión de exploración.

La misión intermedia hacia Apofis

Lanzada en septiembre de 2018 a bordo de un cohete Atlas V, OSIRIS-REx llegó a Bennu a finales del mismo año. Después de orbitar el asteroide durante 505 días, utilizó su brazo robótico para recoger polvo y rocas de su superficie. Aunque las muestras prometían ser revolucionarias, la NASA aún no ha logrado abrir el contenedor correspondiente.

En abril de 2022, la NASA amplió la misión de OSIRIS-REx, renombrándola OSIRIS-APEX, y la sonda se dirige ahora hacia Apofis, un asteroide seleccionado debido a su accesibilidad con el combustible restante. Apofis causó inquietud en 2004 debido a la posibilidad inicial de impactar contra la Tierra en 2029. Aunque esta amenaza ha sido descartada, el asteroide será visible a simple vista cuando pase cerca de nuestro planeta.

La misión Apofis culminará los estudios en 2030 mientras el asteroide rondará la Tierra un año antes

La exploración de Apofis por parte de OSIRIS-APEX está programada para durar 18 meses, durante los cuales la sonda realizará maniobras similares a las ejecutadas en Bennu. Se espera que esta misión proporcione valiosa información sobre la composición y características del asteroide. Sin embargo, la recolección de datos en Apofis deberá esperar hasta septiembre de 2030.

Mientras tanto, los científicos de la misión OSIRIS-REx enfrentan el desafío de abrir el contenedor de muestras de Bennu, complicado por dos tornillos atascados. Se han fabricado herramientas especializadas para evitar contaminar las muestras, y la esperanza es acceder a ellas a principios de 2024. Estas muestras son consideradas una cápsula del tiempo que ofrece información sobre los primeros momentos del sistema solar, ya que Bennu se formó hace aproximadamente 4.500 millones de años.

A pesar de que Bennu también figura entre los asteroides con potencial de impacto con la Tierra, la probabilidad de colisión es muy baja, estimada en 1 entre 2.700 para el 24 de septiembre de 2182, una fecha que se proyecta más allá de nuestra esperanza de vida actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *