Las armas y el hombre

El hombre desde que es hombre vivió en guerra contra otros hombres o animales irracionales, extinguiendo algunas especies y no por peleador sino por sobrevivir.

Su razonamiento era matar para sobrevivir primero y luego para comer.
Por ser el bicho con menos armas naturales, uñas en vez de garras, dientes débiles en vez de fuertes fauces y un cuerpo débil en lugar de fornido y correr lo más rápido que pudiera para salvarse de ser presa.

El que utilizó primero un palo o una piedra o pernoctó en una caverna o ató un tiento a fibras vegetales a una piedra adecuada a la punta de un palo, armó una porra más adecuada e inició la industria armamentista.

Aunque hoy en Australia hay aborígenes viven en la edad de piedra en otros lugares de la isla cuasi continente en que otros viven en la edad más moderna.

En las guerras de la historia se tiraban cadáveres descompuestos con catapultas para contaminar al enemigo, ahí tenemos la guerra bacteriológica en el 431 a. C. en la Guerra del Peloponeso entre Esparta y Atenas.

Si hablamos de la guerra biológica, seguro que todo el mundo piensa en virus y microorganismos desarrollados en avanzados laboratorios, en sofisticadas armas de espías… Sin embargo, la guerra biológica no es algo tan moderno como comúnmente se piensa. De hecho, ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes. La idea de imitar a la naturaleza en el uso de plagas, epidemias y enfermedades ha estado en la mente del hombre antes incluso del gran desarrollo de la microbiología y biotecnología que se ha dado en los últimos siglos.

Antes de nada, es necesario dejar claro un par de conceptos: Un arma biológica es cualquier organismo patógeno que se usa como arma de guerra (por ejemplo, bacterias y virus), algo que no se debe confundir con arma química (guardan parecidas, pero las armas químicas son organismos no vivientes, como por ejemplo toxinas). Las armas biológicas son consideradas armas de destrucción masiva.

Como íbamos diciendo, la historia de la guerra biológica se remonta siglos y siglos atrás. Aunque las técnicas más primitivas eran muy rudimentarias, no por ello eran poco efectivas. El primer caso documentado de uso de un arma biológica lo encontramos entre los años 1500-1200 a.C, cuando los hititas recogieron a víctimas y fallecidos por la peste y los llevaron a las tierras enemigas para que se extendiera la enfermedad. Esta técnica, la de transportar enfermos a tierras enemigas, era una manera ideal de atacar al mismo tiempo a soldados y a la población civil.

También era popular el envenenamiento de pozos y reservas de agua.
Cuenta la historia o la leyenda que era costumbre en las patriadas nuestras, llegar al aljibe sacar agua, echarles en un recipiente a los perros para que tomaran agua y esperar. Si no morían era porque el agua no estaba envenenada, porque era una práctica bastante común.
Volviendo a otras tierras, por ejemplo, en el año 590 a.C, durante las Guerras Sagradas de Grecia, los atenienses envenenaron pozos con la planta venenosa eléboro. También se sabe que los romanos y los sirios solían tirar animales en proceso de putrefacción para transmitir bacterias y microorganismos al agua.

Una técnica más enfocada a atacar a un individuo en concreto y no a una población en general era la que solían usar los pueblos escitas ya en el siglo VI a.C. Sumergían las puntas de sus flechas en algún tipo de sustancia patógena (veneno de serpiente, heces…) para que infectaran la herida del enemigo al que alcanzaban, potenciando así mucho más el poder de las flechas.

Pero sin ir tan lejos en la historia podemos venir a nuestro siglo pasado.

Durante, antes y después de la Segunda Guerra Mundial se dieron estas situaciones, por parte de algunas empresas de renombre y países aparentemente civilizados.

Actuación como parte del conglomerado IG Farben durante la Segunda Guerra Mundial: Debido a la severidad de los crímenes de guerra cometidos por IG Farben durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados consideraron que la empresa estaba demasiado corrompida como para permitirle seguir existiendo, y durante los Juicios de Núremberg ordenaron desmembrar el consorcio. Los Aliados Occidentales en 1951, dividieron la empresa en sus empresas originales constituyentes.

Las cuatro más grandes, BASF, Bayer, Hoechst y Agfa, compraron rápidamente a las más pequeñas. De los 24 directivos de IG Farben acusados en el denominado Juicio a la IG Farben (1947-1948) ante un tribunal militar norteamericano en los subsecuentes Juicios de Núremberg, 13 fueron sentenciados a entre uno y ocho años de prisión. Algunos de aquellos acusados en el juicio se convirtieron en líderes de las compañías de posguerra que se formaron al separarse IG Farben, incluyendo aquellos que fueron sentenciados en Núremberg. Las empresas sucesoras de IG Farben heredaron el total de las propiedades de IG Farben, pero no así las responsabilidades penales.

En 1981, el nematicida experimental Nemacur 10 provoca una intoxicación generalizada por órgano-fosforados, produciendo el mal llamado Síndrome del aceite tóxico.15

Los efectos del Gaucho (insecticida) sobre la población de abejas han involucrado a Bayer AG en una controversia con apicultores franceses y de Nueva Escocia. Sin embargo, un artículo del NYT descarta que la muerte de abejas sea provocada por pesticidas.16

El periodista austríaco Klaus Werner, en su libro «Schwarzbuch Markenfirmen» («Libro Negro de las empresas de marca»), afirma que HC Starck, filial de Bayer, financió la Segunda Guerra del Congo por el comercio ilegal del mineral coltán.17 Bayer alega que desde 2001 ya no comercia con el coltán congoleño.

La cerivastatina de Bayer contra el colesterol, tiene efectos secundarios mortales. La Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU recibió informes de 31 muertes.18 Bayer admitió que el medicamento quizás ha matado a 52 personas en todo el mundo, con otras 1100 personas potencialmente afectadas. Aunque Bayer retiró voluntariamente el medicamento, el número de muertes relacionadas con Baycol se ha elevado a casi 100.19.

En el año 2000, la agencia Centros para el Control y la Prevención de EE.UU. mostró que el uso de fluoroquinolonas en las aves de corral aceleró el desarrollo de las bacterias resistentes a este antibiótico. Entonces, la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) propuso prohibir este uso, propuesta que topó con las objeciones legales de Bayer.20 La fluoroquinolona fue aprobada para su uso en el mercado estadounidense en 1995 y Bayer siguió vendiendo su antibiótico fluoroquinolona Baytril a granjas de aves hasta que la FDA la prohibió a mediados de 2005.21

En 2001, Bayer fue llevado a los tribunales después de que 24 niños de una aldea en Perú muriesen envenenados cuando tomaban un sustituto de la leche en polvo que había sido contaminado con metil paratión.22 Después de una investigación, un Subcomité del Congreso del Perú ha encontrado evidencia de la responsabilidad penal de Bayer y del Ministerio de Agricultura del Perú en la intoxicación.

En 2006, la industria mundial del arroz perdió 1200 millones de dólares, cuando una variedad transgénica de Bayer contaminó el suministro global de arroz.23

En 2006, Bayer fue criticada por la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU por no revelar la existencia de un estudio retrospectivo de 67 000 pacientes, 30 000 de los cuales recibieron Trasylol y el resto otros antifibrinolíticos. El estudio concluyó que Trasylol conllevaba mayores riesgos. La Administración de Alimentos y Fármacos retiró el Trasylol del mercado en noviembre de 2007.24

En 2009, el Center for Science in the Public Interest demandó a Bayer por «afirmar falsamente que el selenio en las multivitaminas One A Day podría reducir el riesgo de cáncer de próstata en los hombres».25

En 2013, murieron 4 mujeres en Francia de trombosis por consumir Diane-35.26

En enero de 2014 salta a los medios de información la afirmación del consejero delegado de la empresa Marijn Dekkers en una discusión con las autoridades indias sobre el fármaco anticanceroso denominado «Nexavar» en la cual afirmó: No creamos medicamentos para indios, sino para los que pueden pagarlo.27

En febrero de 2017, Bayer mostró interés en la compra de la empresa multinacional estadounidense Monsanto.28

El slogan “si es Bayer es bueno” tiende a ser un tanto riesgoso.
En 1969 el laboratorio Hoffman – La Roche el 10de julio de 1976 tuvo un escape de gas que produjo una nube venenosa en Seveso que en ese año 1976 le costó una indemnización de 40:000.000 de Francos Suizos que dicen que llegó a 100:000.000 de FS y el tema era por fabricar el TCF (triclorofenol) producto utilizado para la fabricación de herbicidas y cosméticos.

La empresa fue a Seveso (Italia) a trabajar porque en 1953 BASF había cerrado su factoría en la entonces República Federal Alemana y en 1963 clausuró.

Achicando el panorama vemos lo siguiente:

LAS 5 ARMAS MÁS LETALES

Durante la Primera Guerra Mundial, el mundo fue testigo de la primera utilización de armas químicas en un frente de batalla. Ese fue el surgimiento de la guerra química y a partir de ese momento, la ciencia y la técnica se han encargado de perfeccionar cada vez más este oscuro arte.

1 Gas VX.

Si viste la película La Roca, protagonizada por Sean Connery y Nicolas Cage, quizás recordarás que se enfrentaban contra unos marines renegados que planeaban bombardear los alrededores de la prisión de Alcatraz con el agente nervioso VX.

El Gas VX es el agente químico más mortífero dentro del arsenal de los Estados unidos, pero originalmente fue desarrollado por científicos británicos en 1955, mientras intentaban crear un pesticida.

VX pertenece a compuestos organofosforados, que afectan la transmisión de impulsos nerviosos dentro del sistema nervioso. Los síntomas se manifiestan en el cuerpo son fuertes convulsiones, seguidas de una parálisis total del cuerpo.

Hay tres cuestiones que la convierten en un arma tan devastadora: Potencia: 0,9mg debilitan a la víctima y tan solo 10mg alcanzan para matarla.

Rapidez: Una exposición de 2 a 10 minutos bastan para matar.
Persistencia: En condiciones climáticas normales, el gas puede persistir en la zona durante días. Esta cantidad aumenta considerablemente si se dispara en climas fríos.
Dificil detección: el gas es incoloro e inodoro, además su gran viscosidad le permite adherirse fácilmente a distintas superficies.

2 Novichok-5

Este gas fue desarrollado en la Unión Soviética durante los años 70. El agente nervioso A-232 Novichok-5 (cuya traducción literal es «recién llegado») se libera a la atmósfera en forma de un polvo ultrafino capaz de superar a las máscaras antigas.
El Novichok es considerado como el agente químico más potente jamás creado, y se calcula que su toxicidad es entre 5 y 8 veces más potente que la del VX.

3 Sarín.

El gas Sarín es un agente nervioso volátil, pero altamente tóxico. Se calcula que una gota del tamaño de la punta de un alfiler es capaz de matar a un hombre adulto. Es un líquido inodoro e incoloro difícilmente detectable, pero se evapora rápidamente cuando entra en contacto con el calor.
Sus efectos son similares a otros agentes nerviosos como el VX, y los síntomas que produce son dolores de cabeza, salivación y secreción de lágrimas, seguido por parálisis gradual de los músculos y , dependiendo de la cantidad inhalada, puede llegar a ser mortal.

Lamentablemente, se ha llegado a utilizar en varias ocasiones. Quizás la mas conocida ocurrió en 1995, durante un ataque terrorista perpetrado en el metro de Tokio. También fue utilizado en la guera Iran-Irak, donde este último país lanzó el gas en la localidad de Halabja, causando cinco mil muertes.

4 Fosgeno.

A las 5 de la tarde del 22 de abril de 1915, en plena Primera Guerra Mundial, soldados alemanes lanzaron 5.730 bolsas cargadas con fosgeno mezclado con gas cloro en la ciudad de Ypres. Sería la primera vez que se utilizaba este arma en el conflicto, pero no seria la última ni la peor. Este compuesto representó el 80% de las muertes por armas químicas durante la Gran Guerra.

El fosgeno es un agente asfixiante que ataca el tejido pulmonar. Los síntomas incluyen tos, ahogo, molestia en el pecho, náuseas y vómitos, que se producen minutos luego de la exposición. Aspirar altos niveles de esta sustancia produce la muerte por un fallo pulmonar.

5 Gas mostaza.

Se utilizó por primera vez en 1917, y desde allí en muchos campos de batalla durante la Primera Guerra Mundial. El gas recibe su nombre del fuerte olor a mostaza podrida que deja en el ambiente.
Pertenece al grupo de los agentes vesicantes y afecta especialmente a los ojos, las vías respiratorias y la piel. Es muy peligroso por su
acción retardada, al principio solo irritará estas zonas, pero a la larga produce la muerte celular.

Cuando la piel entra en contacto con este gas, primero se enrojece y luego se quema, apareciendo enormes ampollas que se transforman luego en dolorosas úlceras. los ojos se hinchan y enrojecen, dejando ciegas las personas que han estado expuestas a altas concentraciones. Lo peor de todo es que raramente resulta mortal (se calcula que solo el 5% de los expuestos al gas fallecieron), pero deja a sus víctimas gravemente lisiadas.

Y, hablando de venenos, no nos podemos olvidar de dos animales que fueron usados con muchísima frecuencia: Las serpientes y los escorpiones. En más de una ocasión, los romanos se encontraron con enemigos que usaban vasijas llenas de serpientes o escorpiones, las cuales eran lanzadas contra ellos para provocar no sólo bajas, sino también el miedo y la desconcentración.

Un comentario en “Las armas y el hombre

  • el 29 septiembre 2017 a las 11:46
    Permalink

    Como les escribi a tu compañero recien las gerras son para ganarlas para quedarse con todo lo que tenga de valor el otro y punto y no creo que existan otros propositos. Nadie invierte en fabricar armas y pagar ejercitos para objetivos que no sean redituables y si encuentran alguna guerra en la historia que parezca que no haya sido por interes material, de seguro que si buscan bien en el fondo verán que hay alguien que se lleva el botin que justificó matar gente. Y mas aun en esa region de la tierra que describe este post donde los hititas les tiraban los cadaveres con enfermedades a sus enemigos, son los alrededores de la tierra santa que de santa … yo no creo que ningun santo le ordene a un humano matar a otro humano para robarle un cacho mas de tierra o explotar lo que tengas en esas tierras, pero hay gente que piensa que para cumplir lo que te mandan los santos hay que matar a otros humanos.
    Claro que eso le viene rebien a la gente en el mundo que fabrica armas, para existir las armas, tienen que existir las guerras…y los santos segun ha registrado la historia, mientras hayan bombas que tirar, no se les discute ni saben de clemencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *