Los caranchos

Por COMOUSTÉ
Me disponía a empezar el día juntando información, como lo hago a diario, desde mi iPhone, lo que puede interesar a los lectores, lo paso a la PC grande para leerlo en profundidad y ver que se puede rescatar y páfate… los caranchos cortaron la energía eléctrica.

Creo que se les ocurrió a los de UTE echarle la culpa a esa águila de peluquería, copetona, por ese dicho de nuestros padres cuando éramos chicos, para disimular y que nosotros no repitiéramos en sustitución del lugar del vigía del palo mayor de una embarcación que dio lugar a la mala palabra, porque cuando un marinero se portaba mal lo mandaban “al carajo” en la foto siguiente, ese canastito que luce arriba de uno de los palos.

Pero como dicha palabra tomó la acepción española miembro viril, los mayores ante la presencia de niños dicen “…al carancho..” y así le pasaron el paquete al águila fachera con el apagón.
En mi casa por efecto del “carancho” nuevo nombre del apagón, me sentí, como desnudo y armado con un cepillo de dientes para encarar el día.

El ruidito del agua que cae en el pecera desde el filtro no lo sentía y me faltaba algo y es lógico por falta de energía la bomba, aireador, no sube el agua al filtro y por lo tanto no cae.
Quise agarrar el teléfono para averiguar si era solamente en casa y el teléfono inalámbrico, sin electricidad tampoco trabaja.
El único que funciona es el de la cocina, y ahí me tuve que ir descalzo y en calzoncillos en pleno invierno con un frío de calarse (onomatopéyicamente puede interpretarse más gráficamente) y llamé a una vecina y ella tampoco tenía, porque los teléfonos de línea trabajan con otro amperaje y casi siempre se salvan de los apagones.

El celular y la computadora al no tener wi fi no funcionaban, porque la fibra óptica se conecta a una toma de corriente.
En definitiva, excepto la cocina que funciona a super gas, el resto de la casa toda funciona a energía eléctrica, ah… me olvida y la estufa de leña, que lo hace a leña como el nombre lo dice, claro que a esta altura del año y con las lluvias permanentes que hubo, no hay piñas y la estufa a leña no se prende con kerosene.

El perro si andaba en la vuelta porque es a tracción a sangre, bah… a corazones de pollo, que es lo que lo mantiene activo.

El perro no puede, ni debe, alimentarse a soja, es carnívoro por excelencia, es descendiente, depende de la raza, del lobo o del chacal, y como los carniceros no pueden compactar en forma idónea las achuras o restos cárnicos, excepto una especie de mortadela, que requiere cámara, los veterinarios venden, digo, recetan las pastillas de ración perruna que tienen un elevadísimo porcentaje de soja, alguna vitamina y gusto agregados.
A un primo mío le vendían la ración para un pastor alemán y yo cada vez que lo veía lo notaba, al pichicho, más caído, hasta que cambió de veterinario y por ende de ración, el perro empezó a caminar mejor y pensar que yo le echaba las culpas a la vejez perruna, era por una ración de porquería.

carancho-4_435x450El perro es uno de los bichos que va a ser de los últimos en extinguirse, porque se avivó y se aquerenció con el patrón (el hombre), el dueño labura y le trae la comida a la casa y el can no tiene que salir a cazar y con mover la cola, traer la pelota o ladrar en tiempo y forma, está colocado, salvo que el dueño no sea fanático, como un querido amigo, que tiene un par de pointers, (puentes como les dicen en el interior) y los lleva a cazar y los pobres perros en cualquier momento les va a pegar un chumbazo, porque se están poniendo viejos los perros y él y los reflejos ya no son los mismos.
Mi amigo, cuando hablamos lo de los corazones de pollo, entró y le encantó la idea, porque quiere a los animales enteros y naturales como deben ser.

Volviendo al perro huésped, para que no ande con cosas raras, lo primero que le hacen es castrarlo.

Ya no come proteína animal, no caza, le amputaron el sexo, le pusieron la mantita y duerme adentro, falta que le compren un botón con una bocina que ladre.
Hasta hay algunos que le ladran al televisor.
Antes uno paseaba el perro y caminaba, lo que dicen los médicos que es bueno para el sedentarismo, y no echar panza, pero tengo un veterinario que viene con un camión tres veces por semana y se lleva al perro con 20 perros más al campo donde lo tienen como seis o siete horas, vuelve más movido de lo que fue, y no para por un par de horas hasta que se le va la excitación.

El veterinario loco de la vida, martes, jueves y sábados, 20 perros y lunes, miércoles y vienes otros 20 perros, hace una torta de plata y los suelta en una chacra y los perros vuelven locos de la vida.

El mío volvió machucado la otra vuelta, porque una señora perra andaba en celo o por entrar en celo, él la pretendió y volvió mordido y sin disfrutar del tan apetecido sexo y yo me salvé de una pensión alimenticia para los cachorros.
Bueno acaba de volver el perro de su paseo, le tengo que dar de comer, y como volvió la luz entraremos a darle a la computadora, felices y contentos, echando panza para que el médico nos rezongue la próxima vez que vayamos, pero eso va a ser cuando me sienta mal.

Ah lo del carancho tiene tanto que ver, como los pajarracos esos con el apagón, fue un tongo que nos metieron y a mí me sirvió y si quieren más caranchos acá les entrego.

Y que todo sea para bien…

2 comentarios sobre “Los caranchos

  • el 12 agosto 2016 a las 10:09
    Permalink

    Que los caranchos dejen sin luz a la mita de un pasis solo pasa en el uruguay,,, arriba los que luchan…jejejejeje

  • el 12 agosto 2016 a las 12:17
    Permalink

    Los veterinarios son florde vivos se arreglan con el laboratorio que hace los alimentos y te los recomienda como si fueran los mejores hay raciones muy baratas que venden en los super yo no las recomiendo ni regaladas porque no hay perro que te las coma.

Deja tu comentario