Mujica en USA

El Presidente de la República don José Mujica cumplió una visita protoclar a los EEUU de Norteamérica, donde fue recibido con las formas de estilo y las personalidades e instituciones de rigor, y en primer término por el Presidente Barack Obama.

Los problemas a tratar entre ambos presidente y sus secretarios, asesores y demás, van desde lo pequeño a lo más grande, claro que entre ellos el tema político es lo principal.

Menuda tarea deben de haber tenido los traductores en directo para manejar la terminología tan peculiar de nuestro presidente.

Cuando tomaba nota del encuentro por televisión, que fueron 14 minutos para la fotografía y algunas palabras de estilo, me daba la impresión de un Obama prescindente, cosa no común de una persona que ocupa tal investidura y me molestaba hasta que la cámara giró u poco y lo que ocupaba la atención de Obama era su traductora.

Apenas se cerró la puerta y no quedaron periodistas, empezó la reunión privada.

Según contaron participantes de ese encuentro al principio se trataron los temas comerciales no muy novedosos.

Como ser el ingreso de la carne ovina con hueso, un asunto del arroz y un acuerdo aduanero y una propuesta de Uruguay para empezar a venderle una carne “natural”.

Pese a que no hay nada concreto resuelto, en la cancillería evalúan que fue un buen resultado que se marcara una hoja de ruta, sobre todo porque venían de dos aprobaciones grandes en los últimos meses: los cítricos y la carne sin hueso.

Mujica en una conferencia de prensa posterior dejó claro eso.

Una de las primeras preocupaciones, respondiendo a esta invitación de los Estados Unidos, es tratar de contribuir a mejorar la relación económica.
“Las relaciones comerciales hoy son un verdadero acertijo.

Tenemos que luchar lugar por lugar, rincón por rincón”, aseguró.
Puso como ejemplo de eso, los 18 años que costó ingresar los cítricos en EEUU.

Aseguró que “es justo decir” que eso de la carne con hueso es difícil y “va a llevar tiempo concretarlo”, pero que al encontrar “voluntad política”, los departamentos comerciales “tienen la orientación de construir alternativas”.

Pero cuando terminó la charla sobre los asuntos comerciales llegó lo más jugoso de la reunión, porque comenzaron a hablar de los temas políticos y polémicos.

Mujica le pidió ayuda en el litigio con Philip Morris.

Para eso empezó hablando de él.

Le reconoció a Obama que fuma.

Le dijo que en su momento era adicto pero que ahora lo hace de manera “social” y menos frecuente.

Obama le contó que él también fumó mucho tiempo atrás, según relataron a participantes de la reunión.

Obama se comprometió a dar un apoyo a Uruguay enfocado desde el punto de vista sanitario.

Además, según contó un jerarca uruguayo que estuvo en la reunión, dijo que consultaría a sus asesores sobre los asuntos legales del conflicto.

En lo que me es personal un amigo trabajó en la Philips Morris International y cuando tuvo un problema para que ingresara su familia a EE.UU. y el embajador estaba pesado con el tema, un vocero de la compañía lo llamó o le mandó una carta diciendo que la empresa pagaba los impuestos a EE.UU y tenía derecho a que su empleado y la familia ingresaran al país como cualquier ciudadano americano, cosa que se cumplió por el D.E. de inmediato.

“No sé si se va a entrar en el tema del litigio en sí, pero sí habrá un apoyo a que se pueda regular el consumo de algo que ha sido determinado que causa daño”, agregó el informante de EEUU.

Según Mujica “Obama apoyó perfectamente, a Uruguay en el tema del tabaco, y dijo que los gobiernos tienen la obligación de orientar a la opinión pública”. Según Mujica, EEUU va a hacer “algún anuncio público”

En el arranque del encuentro y con la prensa presente, Mujica fue muy duro en su planteo.

“Tenemos que luchar con intereses muy fuertes.

Los gobiernos no tienen que participar en pleitos privados.

Pero acá hay una batalla por la vida. En esta batalla por la vida nadie tiene que hacerse el distraído”, dijo el presidente uruguayo.

En la reunión privada el momento más álgido fue cuando Obama quiso hablar de la democracia en América Latina y tiró arriba de la mesa el tema de Venezuela.

Mujica le respondió que no solo hay problemas en América Latina, y al pasar le dijo que por ejemplo tiene un problema para solucionar en Ucrania.

Obama pretende que Mujica –por ese rol que le adjudica de líder regional- asuma un protagonismo en una solución pacífica para los problemas sociales y políticos que tiene el gobierno de Nicolás Maduro.

Mujica se mostró dispuesto a ayudar pero le aseguró que el camino no es el de derrocar al gobierno, sino que las soluciones tienen que venir por la vía democrática.

De todas formas, al igual que lo ha planteado el canciller Luis Almagro en reuniones de la Unasur, Mujica dijo que el asunto de los Derechos Humanos debe abordarse en Venezuela.

En la conferencia de prensa posterior el presidente uruguayo se mostró más dispuesto a mediar que en el pasado.

“Hay una pequeña parte de la oposición de Venezuela que quiere que el gobierno caiga ya.

Eso no lo piensa la mayoría de la oposición”, dijo.

“Hay que luchar para que esto no se desmadre.

Necesitamos una Venezuela que funcione”, agregó.

Según Mujica, el presidente norteamericano “quiere que la OEA y las instituciones ayuden a una salida democrática con Venezuela”.

Claro que en estos momentos más o menos el Congreso se habría pronunciado por unanimidad para tomar seriamente el tema venezolano incluso con sanciones económicas.

Almagro aseguró que se habló en la reunión de cómo generar más confianza entre EEUU y los países latinoamericanos.

Sobre eso Mujica dijo que Venezuela y EEUU deberían poner embajadores y sentarse a negociar.

“Son mayores de edad”, aseguró.

Cuando en la reunión privada hablaron de Guantánamo, Mujica también pasó algunos mensajes.

El que tocó el tema fue Obama, para agradecerle la ayuda que le está dando para cerrar la cárcel en la que Estados Unidos tiene fuera de su territorio a prisioneros que presuntamente fueron terroristas.

Cuando Obama le aseguró que quiere cerrar esa cárcel antes de irse, Mujica lanzó algunas críticas a esa prisión.

Si bien adentro de la reunión no fue tan duro como afuera (donde trató a la cárcel como una “vergüenza”), criticó la actitud “ilegal” a su juicio de tener retenidasa personas sin condena.

Allí Obama le hizo un pedido como respuesta.

“Por favor, vaya a hablar con los republicanos a ver si los convence”, le dijo el presidente norteamericano, según contaron participantes de la reunión.
“Yo no soy un rey que pueda decidirlo por mí solo”, le aseguró el presidente Obama a Mujica.

Luego Mujica lo relató al pasar: “Me hizo una broma el señor presidente. ‘Estoy de acuerdo con usted pero vaya a hablar con otra gente que piensa distinto’, me dijo”.

El tramo final y más corto de la reunión fue extremadamente privado.
Sólo quedaron en el Salón Oval por Uruguay Mujica, Almagro y Bonomi. Nadie de la delegación uruguaya quiso comentar qué se habló allí.

Solamente Mujica deslizó algunas cosas.

Cuando le preguntaron si en esa reunión privada hablaron sobre el pedido de Uruguay para que Estados Unidos libere a dos presos cubanos respondió: “Hubo unas cuantas cosas, pero si son privadas no las voy a comentar”, aseguró.

Luego agregó que “este gobierno (de Obama) es el más maduro” para mejorar la relación con Cuba.

“Hasta allí es lo que le puedo decir”, aseguró.

También Mujica le pidió al presidente de EEUU que mejore su relación con Brasil.

Sobre el tema fue muy parco y no quiso dar detalles.

Le preguntaron qué contestó Obama a ese pedido, y respondió de forma enigmática: “Los hombres hablan con palabras pero también hablan con los ojos”.

El presidente dijo que Uruguay tendrá la planta de celulosa más grande del mundo y que estará ubicada en “Cerro Largo o por ahí”.

También hizo una defensa de Brasil y afirmó que “o multiplicamos la productividad o vamos a matar de hambre a los viejos del futuro”.

El presidente José Mujica disertó ante la directiva de la Cámara Estadounidense de Comercio, el principal “lobby” empresarial estadounidense en su sede de Washington.

Allí anunció que Uruguay va a tener la planta de celulosa más grande del mundo y que la misma estará ubicada “en Cerro Largo o por ahí”.

En ese sentido dijo: “No sé quién va a ganar las elecciones, pero la inversión va a saltar sea quien sea” a varios miles de millones de dólares.

De todas formas Mujica aclaró que no todas las inversiones fueron aceptadas: “Cuando recién llegamos al gobierno nos ofrecieron generación de energía muy barata generada en el sur de Brasil en base a carbón y decidimos no generar energía a carbón”, dijo despertando los primeros aplausos del público.

De todas formas planteó los problemas existentes en el país para el crecimiento.

El primero fue la falta de infraestructura.

En ese sentido dijo que Uruguay trabaja en construir un puerto de aguas profundas con el apoyo de Brasil aunque afirmó que ese país tiene una traba que es “la gente que trabaja en los puertos que lo ven como una competencia”.

“Lo del perro del hortelano se da en todos lados”, afirmó Mujica aunque remarcó que para Uruguay es “como fundar otra capital en la boca del océano” y a Brasil “también le conviene”.

Luego sostuvo que hay “carencia de gente preparada por que se van” y y remarcó la necesidad de contar con trabajadores formados, algo que ya había planteado ayer en el encuentro con el presidente Barack Obama.

“Tenemos que llevarle conocimiento y oportunidades a todos los muchachos pobres del interior del país (…)

Hoy no se concibe manejar una máquina moderna sin conocer el lenguaje digital”, afirmó el mandatario que dijo que en este sentido “no hay que priorizar 18 y Eduardo Acevedo”, donde está instalada la Universidad de la República.

Mujica dedicó un espacio a hablar sobre el perfil de los uruguayos y dijo que “no somos muy trabajadores, somos más o menos, no nos matamos mucho por el trabajo por tradición, por cultura, por lo que fuera”, aunque destacó que “no somos corruptos”.

“Uruguay no tiene dirigentes sindicales de esos que se compran y se venden”, afirmó Mujica que planteó que a nivel oficial “somos amigos de los empresarios, pero no les vendemos el alma ni les compramos el bolsillo”.

Ante los empresarios atentos Mujica planteó que “somos un país de gigantescas garantías” y esa es una cualidad del gobierno y de la oposición, remarcó el presidente.

En este sentido dijo que “vale la pena apostar al Uruguay”.

También habló de la necesidad de integrar a los países y en ese sentido dijo que el camino no es firmar Tratados de Libre Comercio “a troche y moche” como se ha venido haciendo porque, ironizó, “hay que poner semáforos” para entender el comercio.

Mujica dijo que “o multiplicamos la productividad o vamos a matar de hambre a los viejos del futuro” y dijo que una alternativa es “alentar la inmigración”. “Los pobres de América tienen que venir”, afirmó al tiempo que dijo que “tal vez tengamos que dar ventajas para que el sistema económico ayude a multiplicar la fuerza de trabajo joven en Uruguay”.
En este sentido dijo que Uruguay es un buen país para vivir y si bien admitió que “no es que no tengamos problemas de seguridad” afirmó que “comparados con América Latina son inocentes”.

Antes de finalizar hizo una nueva defensa de Brasil tras la conversación que tuvo al respecto ayer con Obama.

Mujica dijo que “Brasil es una potencia emergente y el que no se dé cuenta que se despierte”.

“No le den pelota a los análisis económicos; tontos y torpes somos nosotros si no sabemos ubicarnos respecto a ese país continental”, remató.

Antes de hablar Mujica hizo una exposición el presidente de la cámara, Thomas Donahue.

Mientras respondía preguntas del auditorio de la American University, el mandatario comenzó a enredarse con los cables y el micrófono, hecho que provocó risas entre los presentes.

El presidente de la República, José Mujica, tuvo inconvenientes técnicos mientras disertaba en la American University.

De a poco, fue enredándose con el cable del micrófono de la solapa y el que utilizaba para escuchar el audio doblado al español.

Cuando llevaba más de una hora, tuvieron que asistir al presidente para ayudarlo a escuchar una pregunta sobre el tema en cuestión.

Sin comerla ni beberla Mujica tuvo su propio blooper en tierras norteamericanas.

2 comentarios en «Mujica en USA»

  • el 16 mayo 2014 a las 10:18
    Enlace permanente

    Grande el Pepe el mismo dice que este es el mundo de al revés, un negro es el presidente de uno de los paises mas racistas del mundo y un guerrillero mal ablao, es el presidente de uno de los paises mas copetudos de america del sur.
    El mundo del revés…TA

  • el 16 mayo 2014 a las 11:15
    Enlace permanente

    Antes me daba verguenza que vieran al Pepe por ahi y digan que es uruguayo pero hoy veo que todos le chupan las medias como si fuera un genio y…ya no me da tanta verguenza. Todo empezó cuando le dijo a un periodista de canal 12 -no sea nabo Neber- y el otro le dijo…¿Perdón escuché mal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.