“Nos recibimos de estúpidos”

Amberes y Amsterdam, son los centros mundiales del diamante

Si bien podríamos haber escrito sobre la renuncia del Papa Benedicto o Plunagate, son casos que si bien son insólitos han sido trabajados hasta el cansancio por la prensa nacional, e inclusive se están editando suplementos con la vida del Papa o haber vuelto a la verdad era primicia publicada en diciembre del año pasado de la hermosa hermana gemela que se casó estos días con su violador y el homicida de su melliza, preferimos entrar en otros casos menos trillados.

Pero nuestra historia es tan fascinante como larga, se limitará a la primera ciudad, pero es demasiado maravillosa como para que usted la ignore.

Por ello, tenemos que darle una idea de esta brillante historia, para que se lleguen a dar cuenta por qué pasó lo que pasó…

Probablemente nunca sepamos cuándo, ni como se descubrió el primer diamante, pero sabemos que, desde la antigüedad hasta el siglo XVIII, todos los diamantes del mundo procedían de la India. Desde la época del Imperio romano hasta la llegada de los primeros europeos a la India, en los albores del siglo XVI, florecieron las relaciones comerciales entre Europa y Asia Oriental.

Una de las principales rutas del comercio de diamantes pasaba por Venecia.

La ciudad se convirtió en la república mercantil más importante del mundo occidental.

Sigue en pag. 2

2 comentarios en «“Nos recibimos de estúpidos”»

  • el 22 febrero 2013 a las 09:11
    Enlace permanente

    Los que les roban a un ladronea tienen 100 ansioso de perdona dicen, preuntewn a fujimori,color de MELO, los menemos y losK…hay mas…

  • el 22 febrero 2013 a las 17:58
    Enlace permanente

    Al papa dejalo jejeje! lo de los aviones ya abrieron otra lata pa meter la mano, aca hicimos desaparecer uno a unas pocas millas de la costa!
    pero a mi me interesan los diamantes que queres que te diga! interesada yo? a mi me dan diamantes y ago desaparecer un elefante…jajajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.