Pirámides de Bosnia, ¿Autenticas?

Por Nico Medes
“The New EraTimes” informa que el análisis independiente de cinco institutos separados de materiales, confirman que las pirámides bosnias contienen material de construcción artificial, hormigón de alta calidad, eliminando así todos los reclamos escépticos sobre la autenticidad de las pirámides de Bosnia.

pira-276-1-435x510Informes científicos concluyen la evidencia de que las pirámides de Bosnia fueron construidas utilizando un cemento geopolímero – material artificial. Desde que fue descubierto en 2005 por el Dr. Sam Semir Osmanagich., director del centro de Antropología y Arqueología en la Universidad Americana en Bosnia y Herzegovina, el complejo de la pirámide de Bosnia ha sido ignorado por los arqueólogos hasta que la evidencia científica reciente ha hecho imposible negar la autenticidad de este descubrimiento que puede cambiar la historia de la humanidad.
El controvertido espacio de la Pirámide del Sol de Bosnia, cuenta con un equipo de más de 200 científicos interdisciplinarios de todo el mundo haciendo análisis científicos, no sólo sobre la naturaleza y la edad de los materiales de construcción, sino también determinar cómo la energía de la pirámide fue utilizada por los antiguos científicos para usos beneficiosos para la humanidad, que van desde el transporte geotérmico, climatología y los avances en la fisiología humana y de la salud.

Los resultados emitidos por la Universidad de Turín, Italia de la Politécnica de análisis de laboratorio de química y difractometría, hechos a través muestras de bloques de piedra de arenisca y del conglomerado tomados al pie de la pirámide del Sol de Bosnia, demuestra que son de un material inerte con un enlace, similar al que se encuentra en los ”cementos” romanos.
Estos resultados fueron confirmados por análisis de las muestras en la Universidad de Zenica, Bosnia y Herzegovina.
En una prueba independiente separada, profesor Joseph Davidovits, científico francés de renombre, miembro de la Asociación Internacional de egiptólogos, realiza esta afirmación. “Realicé un análisis de microscopio electrónico de la muestra y propongo la química de geo polímero que se usaba para hacer este hormigón antiguo,” escribió Prof Davidovits.

Además añade, que la muestra está compuesta por “una base de calcio/potasio geo polímero cemento y aunque él no da una fecha concreta a la muestra, puede discernir que no es un hormigón moderno, sino más bien como la técnica utilizada por los egipcios hace 3.500 años.” En su libro, las pirámides: Un Enigma Resuelto”, Davidovits presenta el conocimiento actual de la construcción de la pirámide y que es apoyada por estudios científicos, históricos y lingüísticos que prueban que las pirámides egipcias se construyeron usando un aglomerado de piedra (piedra caliza formada en bloques de este hormigón).
Durante la investigación de la tecnología de la pirámide, se ha ido sospechando durante mucho tiempo que la energía piramidal implica una ciencia y maquinarias más avanzadas de lo que actualmente tenemos hoy en día.

Christopher Dunn, autor de “The Giza Power Plant”, publicado en 1996, explica que las pirámides eran antiguas máquinas de energía, actualmente una teoría popular entre los investigadores. Las pirámides de Bosnia tienen los mismos elementos descritos que en las pirámides de Giza, que definen la estructura de un sistema de generador de antiguos poderes.
Chris Dunn declaró después de visitar Bosnia en 2011, “mientras estaba en Visoko, expertos de diversas disciplinas se emocionaron al ver el resultado de sus estudios en la colina pirámide. Que oportunamente, estos son claros signos de la antigüedad y finalmente se acabará por descubrir esta ingeniería de precisión.
“Ahora en 2013, el Parque Arqueológico de Bosnia, se está excavando más y nuevas pruebas científicas y ha seguido demostrando la ingeniería de precisión antigua y que de hecho es la que fue utilizada para construir las pirámides de Bosnia.
Una evidencia adicional es la del hormigón que se utilizó en la construcción de las pirámides y que se muestra por el trabajo del profesor Michel Barsoum, profesor distinguido en el “Departamento de Ciencia de Materiales e Ingeniería” en la Universidad de Drexel y el profesor Gilles Hug, de la “Agencia de investigaciones Nacional Aeroespacial Francesa” que han encontrado evidencias científicas de que partes de las grandes pirámides de Giza se construyeron usando una forma temprana del hormigón.
Esto echa por tierra un viejo mito, de que las pirámides fueron construidas usando sólo corta bloques de piedra caliza y demuestra la teoría que esta clase de hormigón y la nanotecnología ya fue utilizada por los antiguos.

Desde que fue descubierto en 2005 por el Dr. Sam Semir Osmanagich, director del Centro de Antropología y Arqueología en la Universidad Americana en Bosnia y Herzegovina, el complejo de la pirámide de Bosnia ha sido bloqueado por los arqueólogos y científicos, hasta este reciente hallazgo, evidencia científica que hace imposible negar la autenticidad de este de descubrimiento que está cambiando la historia.

Un equipo de científicos interdisciplinarios, ha estado realizando estudios sobre el enigma de la energía cósmica en el sitio arqueológico de Bosnia, y en una búsqueda incesante para descubrir la sabiduría de la antigua cultura que dejó todo esto atrás,” dice el Dr. SamOsmanagich. “Hay hechos sobre el fenómeno físico que puede verificarse científicamente, pero quedan muchas preguntas inexplicables por contestar, usando nuestra historia actual”.
Estos son hechos que han sido verificados por pruebas científicas de la analítica:
La pirámide del sol se encuentra a más de 722 pies (220 m) de altura, un tercio más alto que la gran pirámide de Giza.
La Datación por radio carbono demuestra que la pirámide tiene por lo menos 24.800 años.

pira-276-2-435x510El Análisis de materiales demuestra, que la estructura es de hormigón creado por el hombre.
Hay un bloque de cerámica de 8.000 kg dentro del laberinto subterráneo cerca de la pirámide.
Un rayo de energía de naturaleza electromagnética y con un radio de 4,5 metros y una frecuencia de 28 kHz, se ha detectado saliendo desde la parte superior de la Pirámide del Sol.
Un rayo de ultrasonidos con un radio de 10 metros y la frecuencia de 28-33 kHz se ha detectado y medido en la parte superior de la pirámide del Sol.
Las pirámides están alineadas con los puntos cardinales de la tierra y orientadas al norte estelar.
“Aunque se han descubierto decenas de miles de pirámides en todo el planeta, ninguna tiene la calidad de construcción y la antigüedad como la de Bosnia,” dice Osmanagich. “Las pirámide de Bosnia es la pirámide original, la más antigua y más grande jamás construida.
Tiene una orientación norte exacta de cero grados y es potencialmente la clave para liberar información sobre la tecnología antigua, que puede liberar al mundo de su dependencia de combustibles fósiles y que ofrece la posibilidad de encontrar asombrosos avances médicos en la comunidad científica”.

En el efecto se han comenzado a hacer exámenes médicos sobre el aura humana en las pirámides de Bosnia y las primeras pruebas muestran que la fisiología humana y estados emocionales son muy elevados en la pirámide.
Esto es debido a la reducción de iones negativos que se encuentran en nuestra atmósfera.

La otra cara del pasado

Un espacio de estudio y reflexión sobre las visiones alternativas del pasado de la Humanidad
La controversia de las pirámides de Bosnia.
No cabe duda de que uno de los temas estrella de la arqueología alternativa de los últimos años ha sido el supuesto descubrimiento de un conjunto de grandes pirámides en las cercanías de Visoko (una localidad próxima a Sarajevo, la capital de Bosnia), o al menos eso es lo que ha defendido a capa y espada su valedor, el empresario y arqueólogo amateur bosnio-americano Semir “Sam” Osmanagic. Lo cierto es que a partir del mismo momento del descubrimiento, que tuvo lugar en 2005, se desató una gran polémica entre los creyentes en este conjunto piramidal y los partidarios de la ciencia oficial, que sólo ven formaciones naturales donde Osmanagic cree haber identificado estructuras artificiales.
Por supuesto, nada sería de esto realmente impactante si no fuera porque, para la arqueología ortodoxa, en Europa nunca se construyeron pirámides, a excepción de algunas estructuras escalonadas de tamaño reducido, que raramente son consideradas como auténticas pirámides. Por consiguiente la aparición en el corazón del continente de una pirámide más grande que la de Keops, de una antigüedad más que considerable, supondría un hecho bastante incómodo e inexplicable, de muy difícil encaje en los axiomas de la arqueología convencional.

Lo que es patente es que Osmanagic ha recibido durísimas críticas (en Internet se pueden hallar varias páginas web que se sitúan en esta línea) y que incluso ha sufrido más de un rechazo o desplante por parte de investigadores alternativos, lo cual no siempre ha sido bien encajado por el propio Osmanagic. Es más, muy recientemente ha tenido que convocar en Bosnia a algunos autores alternativos de cierto renombre (Dona, Tellinger, LaViolette…) para mostrar que no está solo y que se mantiene firme en su lucha contra el mundo académico. Con todo, es indudable que el crédito se le va acabando y que el impacto que causó en 2005 ha ido disminuyendo año tras año, a pesar de sus políticas de comunicación y promoción.
Entretanto, la comunidad arqueológica internacional ya se ha pronunciado con contundencia y ha emitido una declaración oficial (a través de la Asociación Europea de Arqueólogos) en la que critica especialmente el inexplicable respaldo de las autoridades locales a la empresa de Osmanagic.

La declaración es la siguiente:
“Nosotros, los arqueólogos profesionales abajo firmantes de todas las partes de Europa, deseamos protestar enérgicamente por el continuo apoyo de las autoridades bosnias hacia el llamado proyecto de la Pirámide llevado a cabo en los montes de Visoko y cercanías. Esta empresa es un cruel fraude hacia un público no informado y no tiene cabida en el mundo de la ciencia genuina. Es un desperdicio de recursos escasos que estarían mucho mejor empleados en la protección del auténtico patrimonio arqueológico, y que está distrayendo la atención de los acuciantes problemas que están afectando diariamente a los arqueólogos profesionales de Bosnia-Herzegovina.”

Sin embargo, aun con estos precedentes, no quisiera caer en el prejuicio de cerrar las puertas anticipadamente a este enorme desafío a la arqueología ortodoxa. Por consiguiente, en este artículo trataré de ofrecer el beneficio de la duda a esta extraña empresa medio arqueológica, medio espiritual iniciada por el empresario bosnio. Vamos pues a analizar la controversia desde los datos conocidos hasta el momento, tratando de formular al final algunas conclusiones razonables al respecto.
¿Quién es Sam Osmanagic?

Semir «Sam» Osmanagic
Osmanagic es un empresario, escritor e investigador independiente nacido en Bosnia que salió del país justo antes del inicio de la guerra que asoló la antigua Yugoslavia. Actualmente reside en los EE UU, en la ciudad de Houston, donde ha hecho fortuna como empresario del ramo del metal. Su formación es diversa: posee estudios de economía, política y sociología, realizados en la Universidad de Sarajevo.

Asimismo, ha viajado por los cinco continentes y tiene un cierto conocimiento de la llamada arqueología alternativa, aunque desde luego él ha explotado la vertiente más sensacionalista de esta disciplina. En este ámbito ha escrito varios libros y artículos, casi todos ellos centrados en la cuestión de las pirámides, y también ha realizado varios documentales.
En octubre de 2005 [2] proclamó a los cuatros vientos que una colina llamada Visočica, próxima a Visoko (Bosnia), era en realidad una antiquísima pirámide recubierta de tierra y vegetación, que él mismo bautizó como “Pirámide del Sol”. Más tarde declaró que había identificado otras estructuras piramidales en el mismo valle, lo que venía a conformar un gran conjunto arqueológico. A raíz de este hecho, se incrementó exponencialmente su presencia en los medios y empezó a dictar conferencias por todo el mundo, generalmente despotricando contra la historia y la arqueología académicas.

Su iniciativa e implicación personal en sus pirámides le han llevado a crear una “Fundación del Parque Arqueológico de la Pirámide bosnia del Sol”, que no tiene fines lucrativos (según recalca él mismo) sino puramente científicos, promoviendo excavaciones e investigaciones geo arqueológicas, y preservando el legado cultural de la zona. Además, gracias a sus contactos e influencias, ha obtenido el apoyo de las altas esferas políticas para su Parque Arqueológico.
En cuanto a su actitud y enfoque en este tema, ya desde su irrupción en el mundo de la arqueología alternativa ha venido cultivando una imagen personal de investigador “en busca de la verdad” con algún tinte egocéntrico, y con ciertos aires de teatralidad, empezando por el simple detalle de llevar siempre su sombrero de estilo explorador (a lo “Indiana Jones”). Por supuesto, estas no son más que observaciones superficiales que pueden pecar de injustas por no conocer personalmente al protagonista de la historia, pero lo que aparenta “desde fuera” es que estas pirámides constituyen para él una especie de obsesión o desafío en el cual él está profundamente implicado, tal vez algo parecido –salvando las distancias– a lo que sucedió con Heinrich Schliemann y Troya hace 150 años, lo que de alguna manera podría contaminar el mantenimiento de una visión plenamente científica e imparcial.

Sea como fuere, los críticos no ven en Osmanagic más que a un embaucador pseudocientífico con ganas de hacer negocio y de auto promocionarse a partir de su enclave arqueológico ficticio, independientemente de que crea con honestidad (o no) en su propia aventura.

Las tesis de Osmanagic

[A fin de evitar confusiones, cabe dejar claro que todos los datos que se aportarán en este apartado y los tres siguientes han sido extraídos de la web oficial de las pirámides de Bosnia, o sea, de la Fundación creada por el propio Osmanagic.]
Según Sam Osmanagic, la Pirámide del Sol forma parte de un conjunto arqueológico (el “valle de las pirámides bosnias”) que precedería en varios milenios a las pirámides de Egipto y que formaría parte de una civilización desaparecida que sitúa en una época anterior a la última era glacial. Este conjunto estaría compuesto de las siguientes estructuras: la Pirámide del Sol, la Pirámide de la Luna, la Pirámide del Dragón, la Pirámide del Amor, el templo de la Madre Tierra, un túmulo en Vratnica y la estructura “Dolovi” (también en Vratnica).

«Pirámide del Sol»
Sin duda, el principal bastión de Osmanagic es la Pirámide del Sol, una colina de unos 220 metros de altura (lo que a ojos del investigador bosnio la convierte en la pirámide más alta del mundo), con cuatro lados inclinados a unos 45º y orientados a los cuatro puntos cardinales, siendo las carenas –o aristas– bastante rectilíneas, lo que ofrece un marcado aspecto de pirámide, excepto el lado sur, que es más irregular en comparación con los otros (para explicar esta anomalía, Osmanagic afirma que este lado estaría dañado o deteriorado).
Según Osmanagic, debajo de la capa de tierra y vegetación [4] se ha hallado en diversas zonas un inconfundible revestimiento bien de arenisca, bien de cemento –en forma de losas, placas o baldosas– de origen muy antiguo y de una calidad incluso superior a los estándares actuales. Además, debajo de la pirámide existirían al menos dos complejas redes de túneles (llamadas “Ravne” y “KTK”) que a su vez estarían conectadas con diversos túneles correspondientes a las otras estructuras.

«Pirámide de la Luna»
En cuanto a sus otros hallazgos, hasta el momento han recibido bastante menos atención por parte del equipo de Osmanagic. La Pirámide de la Luna (la colina Plješevica), de unos 190 metros de altura, ha sido objeto de excavaciones más bien preliminares y también parece presentar tres lados propiamente piramidales, con una especie de “plataforma de acceso” en el lado este, así como restos del revestimiento o pavimento antes citado. Asimismo, los dos túmulos en Vratnica han sido sondeados, con la aparición una vez más de las supuestas losas de revestimiento.
A continuación vamos a repasar someramente el alcance de los trabajos llevados a cabo en Visoko desde 2006 hasta 2014 y los resultados obtenidos, en términos de hallazgos de estructuras y artefactos, dataciones y otras observaciones de tipo multidisciplinar.
CONTINUARA EN EL PROXIMO NÚMERO

Un comentario en “Pirámides de Bosnia, ¿Autenticas?

  • el 22 mayo 2015 a las 10:22
    Permalink

    Queeeeeeeeeeeeeee….contrucciones de 24 mil años de antiguedad y las hacian de hormigon armado!!!!!????? de esda epoca no se sabe nada del hombre pero creo que todavia viviamos en cabernas nos alimentabamos de la caza y la pesca no se si habia fuego y no sabiamos ni leer ni escribir porque sino habria algo escrito de esa epoca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *