Platillo volador de la NASA

Con esta nave tripulada, la agencia piensa llegar a Marte. Nuevamente nos sorprende la innovación que se está realizando en todos los terrenos.

platillo-3_435x659

Lo primero que hay que destacar es que la NASA quiera que la gente sepa cuáles son sus proyectos a mediano y corto plazo en la carrera espacial.

Como ya vimos en nuestra anterior publicación, la agencia espacial estadounidense está trabajando en uno de sus laboratorios para hacer realidad los viajes a la velocidad de la luz. La nave denominada IXS Enterprise, donde trabajan los ingenieros Harold White y Mark Rademaker quedaría pronta para el 2020. Ver más

Mientras tanto la semana pasada, la agencia espacial NASA lanzó a la atmósfera un vehículo que le permite probar tecnologías con las que algún día espera llevar personas al planeta rojo.

En un ensayo que concluyó con éxito cuando la enorme nave con forma de disco cayó en el lugar esperado en el Océano Pacífico, el Desacelerador Supersónico de Baja Densidad (LDSD, en sus siglas en inglés), más conocido como “platillo volador” incluso dentro de la NASA, fue lanzado hacia la atmósfera la mañana del sábado desde la isla hawaiana de Kauai, adherido a un globo gigantesco.

Pese a que el paracaídas de la nave no se desplegó del todo al concluir la misión, la NASA fue capaz de recuperar el “platillo” a la hora prevista de la misma tarde, cuando el disco se desprendió del globo y cayó al océano.

La misión, valorada en 150 millones de dólares, busca generar una alternativa a las tecnologías desarrolladas hace décadas que la agencia espacial estadounidense sigue usando para sus vuelos de exploración a Marte, con el fin de poder enviar algún día humanos al planeta rojo.

El vuelo levantó el LDSD a unos 36.000 metros de altura, donde el globo de helio se desprendió del platillo justo cuando un cohete adherido a la nave se prendía, lo que impulsó el gigantesco disco hasta los 54.000 metros de altura al cuádruple de la velocidad del sonido.

Eso permitió probar la reacción del vehículo a la atmósfera propia de Marte, que es similar a la de los 54.000 metros de altura.

Una vez completado el ascenso, el disco desplegó una especie de paracaídas para ralentizar su descenso a la Tierra y tres horas más tarde cayó en el Océano Pacífico.

La NASA planea hacer próximamente más vuelos para seguir probando la resistencia del aparato, pero hoy declaró la misión un éxito.

“Queremos probar esta tecnología aquí, porque es más barato, para estar seguros de que va a funcionar antes de enviarla a Marte”, señaló a principios de este mes el responsable del proyecto, Mark Adler.

Un comentario en «Platillo volador de la NASA»

  • el 4 julio 2014 a las 12:01
    Enlace permanente

    Vamos a ir a marte con un plato volador???? enserio es esto es joda? parace del mundo del reves…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.