Predice tiempo de vida

Una que pronostica el tiempo de vida ya comienza a funcionar en el área de la medicina y se vuelve una herramienta muy importante para los pacientes. La Inteligencia Artificial otra vez incide en el campo de la medicina en las predicciones de expectativas de vida con los pacientes.

Una inquietante aunque útil habilidad cibernética, la de pronosticar cuánto tiempo de vida le queda a un paciente examinando simplemente imágenes de sus órganos, está un paso más cerca de convertirse en realidad gracias a una nueva investigación. Aunque resulte turbador predecir cuándo se morirá una persona, conocer el pronóstico puede ser la primera ayuda para cambiarlo. Por tanto, esta línea de investigación y desarrollo podría tener muchas utilidades en el diagnóstico temprano de enfermedades graves, y propiciar intervenciones médicas que de otro modo solo se plantearían más adelante, cuando las posibilidades de éxito hubieran mermado bastante.

El equipo internacional del Dr. Luke Oakden-Rayner, de la Universidad de Adelaida en Australia, utilizó inteligencia artificial para analizar imágenes médicas del pecho de 48 pacientes. Este análisis informático consiguió predecir qué pacientes morirían en el plazo de cinco años con una precisión del 69%, comparable con las predicciones “manuales” hechas por los expertos sanitarios humanos.

Es el primer estudio de su clase en el que se utilizan imágenes médicas e inteligencia artificial. En él se ha investigado el uso del “aprendizaje profundo”, una técnica que para la habilidad aquí ensayada permite que sistemas informáticos puedan aprender cómo entender y analizar imágenes médicas.

La computación ha hecho grandes aportaciones a la medicina. En la imagen, parte de una supercomputadora de la CSIRO (Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation) en Australia. (Foto: CSIRO)

Aunque solo se usó una pequeña muestra de pacientes para este estudio, los resultados de las pruebas sugieren que los sistemas informáticos suficientemente potentes son capaces de aprender a reconocer las complejas apariencias visuales de las enfermedades, algo que de todos modos requiere también un amplio adiestramiento en el caso de los expertos humanos.

La próxima etapa de esta línea de investigación consistirá en poner a prueba con decenas de miles de imágenes de pacientes a esta clase de análisis informáticos guiados por inteligencia artificial.

Deja tu comentario