Romance con Inteligencia Artificial

Estamos a minutos de convertir en realidad, la historia de la película Her. En la actualidad, se puede mantener un hilo temático con un interlocutor virtual. Y debido a la gran información que maneja, se recomienda como interesante ese tipo de conversación con las entidades robóticas.
ava-268-16-605x500
Convencer a las personas para establecer una relación romántica con una computadora puede ser más fácil de lo que parece. En el festival South by Southwest de este año en Austin, Texas, una conversación en la red social Tinder convenció a varios usuarios de que estaban interactuando con una bonita mujer de 25 años deseosa de iniciar una relación amorosa. Lamentablemente, se trataba de la cuenta de Ava, el personaje de la inminente película Ex Machina, que trata sobre las implicancias del romance en la era de la inteligencia artificial.

En varias formas, Ava representa una versión simplificada del “juego de la imitación” de Alan Turing. Ella intenta convencer a un humano de que su interlocutor también lo es (o que al menos es lo suficientemente humano como para convencer a los usuarios de Tinder de ver el trailer de una película). En un intercambio coloquial captado por la revista AdWeek, Ava utilizaba una típica táctica de robots de chat, es decir, poner incómodo al humano haciendo preguntas inesperadas propias de una computadora: ¿has estado enamorado?, ¿qué te hace humano?

Amor artificial
Existe evidencia que muestra que mantener una relación con un robot es más fácil de lo que aparenta. El sitio web Invisible Boyfriend y su similar Invisible Girlfriend iniciaron su camino como una forma inteligente de usar la tecnología para cubrir la falta de una pareja romántica.

Resultó ser que la experiencia era tan adictiva que la gente empezó a enamorarse de sus parejas robóticas, incluso sabiendo que era algo inventado desde un principio.

En una era en la que los adolescentes dependen mucho de los mensajes virtuales para iniciar, mantener y terminar relaciones, quizás no sorprenda que experiencias como la de Invisible Boyfriend o Ava tengan éxito. Si se piensa en los típicos romances adolescentes que transcurren mediados por máquinas en estos días, es esencialmente una experiencia de chat robótico impulsado por una computadora verdaderamente poderosa: el cerebro humano.

No llama la atención que el experto en inteligencia artificial Ray Kurzweil haya sugerido que un romance humano-robot en la vida real será posible en un plazo de 15 años. En su análisis de la película de 2013 Her, en la que el protagonista interpretado por Joaquin Phoenix desarrolla una relación con un sistema operativo llamado Samantha, Kurzweil dijo que esperaba avances similares para 2029.

Las cosas podrían despegar cuando las nuevas tecnologías le den a las computadoras la habilidad de interactuar con los humanos de formas que vayan más allá de mantener conversaciones inteligentes. Una computadora impulsada por inteligencia artificial que aprenda a analizar tus expresiones faciales o a mirarte a los ojos y sentir los cambios de humor podría, en teoría simular tipos de respuestas emocionales que típicamente se asocian con una relación humana. Discutiendo la trama de Her, Kurzweil dice que esta pareja romántica podría no tener ni siquiera un cuerpo físico, mientras haya una “presencia visual virtual”.

La próxima frontera, entonces, sería la creación de experiencias románticas a través de dispositivos de realidad virtual como el Oculus Rift. Ya hubo intentos de adaptar el mundo del romance a este aparato, con experiencias que permiten modificar la apariencia de la pareja y las actividades que uno desee realizar con la misma en un dormitorio virtual. Es como tener a tu propio Christian Grey en una realidad virtual en la que todo es posible.

Un comentario en “Romance con Inteligencia Artificial

  • el 27 marzo 2015 a las 10:49
    Permalink

    Cuales seran las cosas que les pueda interesar charlar a los hombres??? jejejejeeje….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *