Seres a contrapelo

donald-282-1_435x506

Por Niquita Nipone
Nosotros los orientales somos los primeros en abrir el paraguas antes de que llueva y evitar el ridículo de la mojadura antes que los demás. Cuántas veces el tipo se tropieza y se cae en la calle y se levanta en un santiamén mirando para los costados con cada de enojado por si alguno comete la imprudencia de reírse de nosotros.

Mi récord en tal sentido fue llevando a una dama de brazo caerme y reincorporarme tan rápidamente que mi acompañante no advirtió mi caída ni prácticamente nada el tirón del brazo, fue el plena plaza Cagancha.

He visto con mis propios ojos a los niños chicos, pero bien chicos manejarse a las mil maravillas en una escalera mecánica y la madre al lado enredársele la madeja con el taco o el escalón o algún movimiento inadecuado para ella y terminar cayéndose ella y dándole un coscorrón al chiquilín para que todos pensaran que ella se cayó por culpa del infante.
En materia de presidentes tuvimos a Nardone el cual se le atribuía cualquier cosa, es especial disparates y una ignorancia de la cual el propio Nardone adolecía.
Su historia verdadera la sé por transmisión familiar directa y fue comunista en sus orígenes, pasando por otras corrientes filosóficas no imaginables por el común de la gente y terminó siendo más anticomunista que Mac Carthy.

Llegando a ser la “comadreja colorada” que decía don Luis Alberto de Herrera que se le había colado al partido, después de aquello.
Al ex Presidente Mujica, desde cómo te digo una cosa te digo la otra con un lenguaje trabucado y muchas veces con un vocabulario muy grueso para tal investidura, pero juntado con el tema del Premio Nobel, resultó para mucha gente el en mundo el presidente más humilde y económico y les vendimos tan bien la píldora que hasta los porteños se la creyeron y prefieren a Mujica, que a la Cristina Fernández.

Los yankys después de haber tenido un racismo atroz terminaron con un presidente negro de origen islamita, si mal no recuerdo y ahora se viene el tal chaparrón con el candidato Donald Trump que se peina como los viejos mozos de Morini con un empréstito de pelo que traen desde la nuca para adelante y hace una melange de cabellas digna de mejor encomio.
El tupé de Donald Trump ‘for president’.

Minutos después de que Donald Trump proclamase su intención de presentarse a las presidenciales de 2016 por el Partido Republicano, las redes sociales se han llenado de montajes, vines y tuits expresando su opinión al respecto. El magnate no ha causado furor precisamente con su anuncio, está claro que lo que más le preocupa al estadounidense de a pié es su tupé.

Donald Trump descalifica a los inmigrantes mexicanos en su discurso de precandidatura para la presidencia.
El polémico magnate estadounidense Donald Trump anunció este martes que «oficialmente» competirá para llegar a la Casa Blanca en los comicios presidenciales del año próximo por el Partido Republicano. Y en su discurso, de corte nacionalista, ha arremetido contra los inmigrantes Mexicanos.

«Cuando México envía su gente, no envían a los mejores. Envían gente que tienen muchos problemas.» Según Trump, los inmigrantes mexicanos «traen drogas, crimen, son violadores y, supongo que algunos, son buenas personas».

El ya candidato republicano ha sostenido que México se está «burlando» de los estados Unidos y ha sostenido que «nos están ganando económicamente». En su alocución, no solo se ha referido a la inmigración proveniente de México, sino que ha añadido que «nos están enviando no a la mejor gente y llegan de más allá de México». Ha especificado que vienen de toda América Latina «y probablemente dl Medio Oriente».
Igualmente, Trump ha manifestado su intención de levantar un gran muro en la frontera sur de Estados Unidos y que pagará México.
No es la primera vez que el magnate ha atacado a los inmigrantes mexicanos. En otras ocasiones los ha acusado de traer «enfermedades mortales».
Trump, de 69 años, ya analizó hace cinco años la posibilidad de buscar la candidatura presidencial del Partido Republicano para los comicios de 2012, pero posteriormente se echó para atrás.

«Estoy anunciado oficialmente que estoy compitiendo para ser presidente de Estados Unidos, para hacer nuestro país más grande de nuevo», afirmó Trump en un discurso que pronunció durante un acto en Nueva York.
Este martes, sin embargo, confirmó su intención de competir para llegar a la Casa Blanca en un discurso de marcado tono nacionalista que pronunció en la torre que lleva su nombre, en el centro de Manhattan.
«Vamos a hacer este país grande de nuevo»
Y es que el millonario combinó en su mitin una propuesta de política económica basada en la creación de empleo -recordó que a lo largo de su carrera ha sido el jefe de decenas de millares de personas- con un agresivo discurso de política exterior, un tema en el que parte con ventaja por ser un «gran negociador».
«La gente no puede tener trabajo porque China tiene nuestros trabajos, y México tiene nuestros trabajos», aseveró. «Nuestro país tiene un serio problema, ya no tenemos victorias. ¿Cuándo fue la última vez que alguien nos vio ganar a China en un tratado comercial? Nos asesinan. Yo gano a China todo el rato».
«Nuestro país necesita un gran y verdadero líder», afirmó Trump. «Necesitamos a alguien que haga grande a este país de nuevo, y lo podemos hacer», insistió.
En su discurso ofreció también la respuesta a por qué él es el mejor posicionado para poder liderar al Partido Republicano hasta la Casa Blanca: «Toda mi vida he sido una persona exitosa. Y alguien que solo es modestamente exitoso no puede liderar el partido republicano. Estoy oficialmente concurriendo por la presidencia de Estados Unidos y vamos a hacer este país grande de nuevo».

Contra la ley sanitaria de Obama
Entre otras ideas que piensa llevar a la carrera presidencial, Trump aseguró que «nadie será más duro contra el Estado Islámico» como él, que reafirmará su relación con Israel y que protegerá el derecho de los estadounidenses a tener armas propias.
Donald Trump descalifica a los inmigrantes mexicanos en su discurso de precandidatura para la presidencia.
En lo interno, mostró su fuerte oposición a «la gran mentira» de la política sanitaria del presidente Barack Obama y consideró que su experiencia en el sector inmobiliario le permitirá construir nuevas infraestructuras para que EEUU no parezca una nación «tercermundista».
Con su anuncio, ya son doce los políticos que expresan su intención de aspirar a la candidatura presidencial del Partido Republicano para los comicios de noviembre de 2016.
Por qué no debería extrañarte que Donald Trump sea candidato a la presidencia estadounidense
¿Quién mejor que alguien que tiene experiencia en gestión de empresas para dirigir el país que representa a todas las grandes empresas?
• Te contamos el gran secreto del Club Bilderberg
• Por qué mola ser republicano (del Partido Republicano)

Tuitea, protagoniza un reality, lucha y es de Nueva York. Donald Trump anuncia que se lanza a la carrera presidencial, aunque aun no le creen. Ah, sí, también es multimillonario, que se nos olvidaba.
Tanto va el cántaro a la fuente, dicen, que termina por romperse. O tanto decir que viene el lobo y al final, pues sí, viene. Al caso de Donald Trump debería aplicársele el mismo rasero, porque lleva ya dos décadas insinuando, más sucinta o más abiertamente -porque desde hace una década a este hombre ya no le queda nada de tímido- que va a optar a la presidencia de los EE UU. La vez que más cerca había estado fue en las anteriores elecciones, cuando anunció que competiría en las primarias republicanas, aunque meses después él mismo se borró de la supuesta carrera. Ahora, hoy, ha proclamado que esta vez sí que viene el lobo, que se presentará, que competirá con al menos una decena más de aspirantes a la candidatura republicana.
Si lo hago no es por entretenimiento, es porque el país tiene serios problemas”
Aunque, claro, muchos comentaristas ni siquiera así se lo creen. “Se está dando autobombo, es pura imagen”, resolvían en la CNN tras conocerse el anuncio. “Si lo hago no es por entretenimiento, es porque el país tiene serios problemas”, había dicho él durante su anuncio, consciente de los recelos que genera su personaje.
Pero Trump, sí, ahí donde se le ve, tiene mucho a su favor. O podría tenerlo. O al menos su curriculum arroja unas cuantas claves que hacen que su eventual elección no fuera descabellada. Y eso solo por si alguien no tiene suficiente con que lleva 20 años «amenazando» con contender. Porque hoy ya sí, con 69 cumplidos, era ahora o nunca.

1. ES MILLONARIO
Vale, en otros países (quizá no en Italia) probablemente se desconfiaría o sería improbable tal condición, pero ser millonario es la meta por excelencia del individualismo capitalista. ¿Por qué no escoger entonces a alguien que ya lo sea para que represente al pueblo? Trump tiene una fortuna personal estimada por la revista Forbes en más de 4.000 millones de dólares. Pero esa cifra podría dispararse en las próximas horas hasta los 9.000, como ya han adelantado algunos medios. Si quiere competir Trump debe revelar cuál es su verdadera fortuna. Y la valoración de Forbes estaría muy por debajo de la realidad.
2. ES EMPRESARIO
¿Quién mejor que alguien que tiene experiencia en gestión de empresas para dirigir el país que representa a todas las grandes empresas? Pues eso. Trump tiene un imperio inmobiliario, cadenas hoteleras, restaurantes, empresas de cosméticos, líneas de ropa… Él mismo lo ha dicho en su anuncio: solo una tienda de Gucci de las que posee vale más que toda la fortuna de Mitt Romney, el anterior aspirante republicano en 2012.
3. NO NECESITA RECAUDAR FONDOS
La presidencial es, básicamente, una carrera no de fondo, sino de fondos. De ver quién consigue recaudar más dinero para poder hacer más promoción durante más tiempo. Donald Trump ha sido donante para otros candidatos durante muchos años. Sobre todo para los republicanos, pero también ha financiado a candidatos demócratas. Ahora se financiará a sí mismo. Con la fortuna que posee, no necesitará acudir a aburridas cenas de 10.000 dólares el cubierto.
4. SU ESPOSA SERÍA UNA ESTILOSA PRIMERA DAMA
Michelle Obama habrá sido, cuando acabe el mandarto de su marido a finales del próximo año, tanto para los detractores como los defensores del presidente saliente, una de sus mejores armas. Ha tenido un protagonismo propio (no hay más que ver la gira europea que actualmente está realizando en solitario) y su popularidad ha estado siempre por encima de la de su marido. Donald Trump está divorciado, pero hace 10 años se volvió a casar, esta vez con la exmodelo eslovaca Melania Knauss (hoy Melania Trump). De acuerdo, su perfil político estará lejos del de Michelle Obama, pero podrá competir, sin duda, en ese otro terreno de la popularidad asociada a la imagen.
5. SABE CÓMO FUNCIONAN LOS MEDIOS
Desde hace 11 años Trump es el protagonista del reality televisivo ‘The Apprentice’, en el que un puñado de aspirantes a directivos de empresa compiten por un puesto en su imperio. Él examina, dirige y despide como protagonista indiscutido. De hecho muchos norteamericanos se piensan que Trump es sobre todo un personaje televisivo (tampoco eso está mal, Reagan era actor). Pero, además, es un tuitero notable. Su cuenta es @realDonaldTrump y sí, tuitea él. Sí, ha lanzado la campaña con su propio hashtag #makeamericagreatagain. Y sí, estáis viendo bien, tiene casi 3 millones de seguidores. Trump es en sí una marca ya. Otra cosa es lo que esa marca suponga y valga. Cuando la analiza Forbes, la valora en 200 millones de dólares. Pero el empresario cree que vale más, mucho más, más de 3.000, e incluso llama desde su avión privado a los de Forbes para quejarse. Aquí lo cuentan.
6. ES DE NUEVA YORK
Lo cual siempre suena muy bien y gusta mucho. Pero es que además, desde finales del siglo XIX, con Theodore Roosevelt, no ha habido un presidente de los Estados Unidos nacido en Nueva York (la ciudad, no el estado). Trump nació en Queens, pero pocos pueden decir, como él, que poseen uno de los rascacielos de Manhattan. El suyo está en la Quinta Avenida, tiene 58 plantas y se llama, porque no se rompió mucho la cabeza al bautizarlo, Trump Tower. Y ahí es donde hoy ha hecho su anuncio.
7. ES RARO, SÍ, PERO TAMBIÉN SUS CONTRINCANTES
Ya van por la decena los nombres de políticos republicanos que han anunciado que competirán por el puesto. Aquí podéis verlos, por si os habéis perdido al hacer la cuenta. De entre todos ellos los que más suenan son Rand Paul, Ted Cruz, Jeb Bush y Marco Rubio. Los dos primeros son considerados del ala más dura y radical de los republicanos. Bush tiene a su favor (y en contra) que es otro Bush. A Rubio, senador por Florida, le critican porque aún es muy joven (44 años). Es decir, Trump despierta muchos recelos, muchísimos, pero también sus competidores.
8. ES AFICIONADO AL PRESSING CATCH
Tanto le gusta que incluso ha luchado en directo. Mirad, mirad. ¿Y esto para qué sirve?, diréis. Bueno, a Obama el Congreso no se lo ha puesto demasiado fácil durante los últimos años. Si hubiera tenido la técnica de lucha de Donald Trump quizá le hubiera ido mejor.
9. ESTÁ RESENTIDO
No es el más noble de los sentimientos, pero desde que en 2011 Obama se burlara de él en la tradicional cena de corresponsales de la Casa Blanca, Trump debe de haber andado rumiando la idea de que era el momento de presentarse de una vez por todas y así pronunciar él mismo el discurso en la famosa velada que se celebra cada año en Washington. Que Esperanza Aguirre l

Un comentario en “Seres a contrapelo

  • el 3 julio 2015 a las 15:24
    Permalink

    Es un infeliz que no le da valor a las personas solo le interesa ganar dinero.

Deja tu comentario