Toda tu vida, otra vida

No soy sociólogo, aunque estudié dicha materia, pero por lo que he visto y he leído como consecuencia de las guerras o guerrillas todos son víctimas, los civiles, los soldados, los guerrilleros y a los únicos que les va bien a es a los fabricantes de armas, uniformes y demás pertrechos y a los intermediarios.
john2_280x210

Pero las cosas que ocurren, que son muy difíciles de imaginar, a pesar de que algunos compañeros y compañeras de estudios murieron por lo que ellos creían y otros se estropearon la vida, con años de cárcel y sin ubicación en el mundo real, unos acá y otros en un ostracismo que ahora es voluntario, pero al principio no lo fue, sino que fue un trasplante, con las raíces para arriba, a tierras desconocidas con otros idiomas y otras costumbres y añorando la esquinita del barrio.

Uno de ellos, brillante estudiante y gran bohemio, también hincha de Rampla y de Cardona, terminó emigrando a España, trabajando como mozo en las islas Baleares y luego como organizador de corridas de toros.
Hoy vive en una casa para viejos con una pensión del gobierno español, que le da para vivir y tomarse algunos caliboratos cuando sale.

Me pregunta por los boliches de Montevideo y cuando le digo que se puede venir desde la Plaza Independencia hasta el Cordón, pasando por muy pocos ares, no lo puede creer, cuando él se fue había dos, tres o cuatro en cada esquina y tiene flor de calentura con Rampla en la “B” y extraña la caña con yuyos que se tomaba en la sede con vista a la bahía.

Sigue en pag. 2

Un comentario en «Toda tu vida, otra vida»

  • el 10 mayo 2013 a las 09:52
    Enlace permanente

    raro muy raro, perdió la memoria ese soldado? no tenia a nadie que lo esperara de regreso a su pais. Muy raro este asunto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.