Sangre de hermanos

Lo planteado actualmente por algunos legisladores del Partido Colorado, el Partido Nacional y algún otro sector, es juntar fuerzas. No por desnaturalizar las divisas, sino por una necesidad circunstancial electoral. No es una novedad en la patria de Artigas. Históricamente es una ímproba tarea que no ha tenido los resultados buscados.
lea-pere-280x210

Cuando la patria vieja, en que Lavalleja y Rivera andaban por las cuchillas, después del nacimiento de las divisas, se llegó aun acuerdo de gobernar a los orientales, por un triunvirato el cual estaría integrado por Juan Antonio Lavalleja, Fructuoso Rivera y Venancio Flores.

No pudo llegar a concretare porque a Lavalleja que estaba en el Fuerte (Casa de Gobierno de la época, hoy plaza Zabala), le dio lo que podríamos llamar un derrame cerebral y murió.

Otro tanto le ocurrió a Fructuoso Rivera, el Pardejón, cuando venía del Brasil, donde estaba asilado o mejor dicho corrido y al llegar a Melo, se despidió de este mundo y para que el cuerpo no se descompusiera, lo trajeron a Montevideo en un barril de caña.
Flores quedó solo y sin triunvirato.

Otro intento de que no corriera más sangre de hermanos, con efecto totalmente inverso, puede atribuírsele al presidente Gabriel A. Pereira, el que fue electo como tal en marzo de 1856 en el que Oribe y Flores creyeron encontrar un instrumento dócil, aprovechándose además el prestigio de que gozaba el nuevo mandatario.

Leandro Gómez, por su vinculación con Oribe facilitó su propósito, que no un era otro que el sumarse a los sostenedores de Pereira, cuyo programa de concordia y de fusión satisfacía sus deseos de paz y de acuerdo nacional.

Sigue en pag. 2

2 comentarios en “Sangre de hermanos

  • el 10 mayo 2013 a las 10:02
    Permalink

    Es bueno tener memoria y escuchar cuando se dice que la historia vuelve a repetirse. Muy buen artículo y muy revelador.

  • el 10 mayo 2013 a las 11:12
    Permalink

    pa! disculpas q no se nada de plitica pero aca dice que leandro gomez transaba con los colorados? yo se de uno que no le va a gustaaaaaaaaar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *