Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Google sabe quien eres

28. junio 2012 | Por | Categoria: Portada

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

En la investigación Google usó gatos. Las máquinas ingresaban en Internet solas y hacían reconocimiento facial. ¿Cuantas PC se necesitaron?

Se necesitaron 16 mil computadoras para reconocer a un gato.

Las palabras inteligencia artificial generalmente suelen ser asociadas con ciencia ficción y tienden a formar parte de una narrativa en la que los carros voladores existen y las máquinas han tomado el control de parte de las molestas funciones de la vida diaria.

Más allá de la espectacularidad del término, la inteligencia artificial ya es parte de la vida diaria, aunque aún no llega en forma de amigables (o peligrosos) androides. En cambio, está presente en los miles de servidores que permiten que cuando un usuario teclee algo en Google, el buscador le ofrezca una respuesta y, desde hace un tiempo, ‘adivine’ cuál va a ser la búsqueda incluso antes de que la persona termine de escribir.
Inteligencia artificial y aprendizaje de máquinas son dos de los términos que pueden ser utilizados para clasificar uno de los últimos experimentos de científicos de Stanford y Google. Milagro puede ser otro.

Con una red de mil máquinas (con una capacidad de 16 mil procesadores, o sea cerca de mil millones de conexiones), los investigadores diseñaron un algoritmo de reconocimiento facial al que le dieron una vasta cantidad de datos, 10 millones de imágenes sin clasificar, sacadas al azar de YouTube.

El resultado: la máquina logró identificar qué era un gato sin que hubiera parámetro alguno que le permitiera identificar cómo lucía o debía lucir un felino. En palabras sencillas, el computador masticó una cantidad enorme de información y se autoenseñó qué era un gato.

Aunque nadie ha declarado que esto significa que una máquina puede pensar, lo que sí deja claro es que, con enormes cantidades de datos, el algoritmo correcto puede encontrar respuestas sin necesidad de instrucciones previamente trazadas. “Contrario a lo que parece ser una intuición largamente aceptada, nuestros resultados experimentales revelan que es posible entrenar a un detector facial sin tener que indicar qué imágenes contienen una cara”, reza la investigación, cuyos resultados serán presentados este fin de semana en Escocia, según reporta John Markoff en The New York Times.

Las aplicaciones de este experimento son amplias, pues van desde la búsqueda de imágenes, hasta el reconocimiento de voz, pasando por traducción automatizada. De acuerdo con Markoff, la investigación ya pasó a ser parte de la división de búsqueda de Google.

Y es que de todas las compañías que persiguen desarrollos en el campo de inteligencia artificial, tal vez sea Google una de las más ambiciosas. Uno de sus proyectos de aprendizaje de máquinas es llamado SETI, el mismo nombre de la red de radiotelescopios de Estados Unidos que intenta encontrar vida extraterrestre.
Con millones de usuarios introduciendo datos en los servidores de la compañía (no sólo su información personal, sino términos de búsqueda que le enseñan al buscador cómo ser más acertado con cada pregunta), ¿es demasiado demente pensar que la siguiente forma de vida no vendrá del espacio, sino emergerá de un servidor?
Los investigadores saben que aún falta trabajo y capacidad de computación para siquiera considerar la posibilidad. Pero, lo cierto es que la posibilidad, al menos desde la lejanía de la teoría, ha sido abierta.

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Pero eso no deja tranquilo a nadie, Google te dice que le costo 16 mil ordenadores, pero te dice que lo hizo, encontro un sistema automata de escaneo facial, y que lo experimentó y que funciona, que tal?

Deje su comentario