Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Nace Piriápolis

11. Enero 2013 | Por | Categoria: Galería

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Iara Bermúdez y Waldemar García

En plena temporada estival desde esta columna nos ponemos también en traje de baño y nos vamos a pasear por algunas de las hermosas playas de nuestro país.

piriapolis4_280x210Comenzamos esta serie con el más antiguo de nuestros balnearios y uno de los más emblemáticos que cuenta con una muy rica historia ligada al carácter y la personalidad de Francisco Piria, de quien toma el nombre; Piriápolis.

Este hombre, controvertido y polémico tanto por su forma de pensar como por sus emprendimientos y su visión de futuro fue uno de los grandes impulsores, de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, a la modernización y crecimiento de nuestro país. Don Francisco Piria Grossi, nació en Montevideo el 21 de agosto de 1847. Con 5 años de edad fue enviado a Italia a los cuidados de un tío el cual tenía conocimientos de Alquimia, que se los transmitió al pequeño Francisco que los supo utilizar a lo largo de su vida.

Con 13 años Piria volvió a Uruguay donde se encontró solo dedicándose a varias actividades. Estuvo en la milicia, tuvo un comercio en el mercado viejo y en 1875 comenzó a trabajar como rematador de terrenos en la ciudad de Las Piedras y posteriormente Montevideo creando varios barrios. Abre la empresa “La Industrial” dedicada a la venta de terrenos en cuotas. Entre 1888 y 1894 fue copropietario del diario opositor al gobierno, “la Tribuna Popular” donde escribe numerosos y a variados artículos sobre sus viajes.

La historia de Piriápolis comienza con la intención de Piria de crear en algún punto de la costa este un “Establecimiento Agronómico”. En 1890, ya con una importante fortuna compra a Nícida Olivera 1.825 hectáreas de terreno entre el Cerro del Inglés y el cerro Pan de Azúcar por un importe total de $51.084,04, según cuenta Luis Martínez Cherro en su libro “Por los tiempos de Piria”. Inmediatamente viaja a Europa y trae cepas de viñas de Italia y Francia, planta también tabaco y olivos. Cuando se comienza a urbanizar la zona ya se producía aceite y vino suficiente para abastecer a los turistas y trabajadores. La otra gran actividad económica es la extracción de granito del cerro Pan de Azúcar y luego del cerro del Inglés para la construcción del puerto.

En 1893 comienza la construcción de la que es la primera construcción de Piriápolis, el castillo de Piria, que queda finalmente terminado en 1897. Por esa época y de forma totalmente circunstancial Piria hace una contribución enorme a la cultura de nuestro país; para cuidar las plantaciones trae de Italia al experto Brenno Benedetti que se convertiría más tarde en el abuelo de Mario Benedetti, uno de nuestros más grandes escritores.
En 1905 se inaugura el suntuoso Hotel Piriápolis, que contaba con las mejores comodidades y estaba equipado con lo mejor de Europa: muebles de Italia, vajilla de Limoges, cristalería de Murano, alfombras de Esmirna, mantelería de hilo italiano. Allí se hospedaron los primeros turistas llegados a la zona luego de un duro viaje ya que el tren los dejaba en la lejana estación “La Sierra”. Los proyectos de puerto y ferrocarril no se vieron concretados hasta 1916 aunque ya en 1914 el tren llega a Pan de Azúcar y se registran los primeros pasajeros que llegan en vapor.

En 1897 se construye en muelle de madera junto al cerro del Inglés pero un temporal lo destrozó perdiéndose los $20.000 invertidos. Finalmente le autorizan a construir el puerto pero a los 90 años debe pasar sin costo alguno a poder del estado. El propio Piria escribe al respecto: “Se construyó un muelle, se tiraron alrededor de 20.000 pesos. El mar bravío, en ciertos momentos todo lo destruyó. Más tarde se pudo adquirir el terreno donde construir el puerto, pero presentado el proyecto a la Cámara se despachó con demasiada calma. Vino la Revolución (1904), se pidió prórroga para empezar la obra y se me obligó a depositar 5.000 pesos en garantía. ¡Había que castigarme! ¡Para eso era uruguayo! El puerto se hacía en mi propiedad, con mi dinero, y al cabo de un límite de años, puertos, accesorios, máquinas, guinches, vías y una regular área de terreno quedaba todo gratuitamente en poder del Estado. Si yo hubiera sido uno de esos tantos que vienen con etiqueta extranjera, precedido por golpes de parches, indudablemente se me hubiera allanado toda dificultad ¡Pero había que hacer el puerto y deposité la suma! Era para mí de tal importancia y de tal colosal porvenir esa obra que ella sola resolvería mi problema, era un pivot de toda mi operación comercial, de la explotación de tanta riqueza, la gran explotación soñada durante veintidós años”.

Entre 1912 y 1916 se construye, con dinero de Piria, el tren que enlaza Piriápolis con Pan de Azúcar, son casi 18.000 metros de vía, que unen el puerto, canteras, usinas, hoteles, rambla y la estación de Pan de Azúcar. Este “trencito”, como era conocido, fue una de las señas de identidad características del balneario hasta 1959 en que el presidente de AFE, Oscar Gestido, arbitrariamente y a pesar de la fuerte oposición de los vecinos, decidió quitarlo de funcionamiento.

En 1911 se funda la primera escuela.
A partir de 1912, con el primer remate de solares, el crecimiento de Piriápolis, que en aquel momento se llamaba “balneario del Porvenir”, es meteórico. Se construye la hermosísima rambla, comienzan a construirse los primeros chalés. En 1913 se instala en la cima del cerro del Inglés la capilla a San Antonio. Hoy conocemos este cerro como cerro de San Antonio aunque su verdadero nombre continúa siendo cerro del Inglés. Se construyen lo que se conoce como la “trilogía de fuentes”: de la Virgen en la falda del Cerro del Inglés (imagen de Stella Maris), de Venus, réplica exacta de una existente en Villa Paravicini en Italia, y del Toro en la falda del cerro del mismo nombre. También se había construido el Paseo de la Cascada en la cañada del Puesto Viejo.

En 1920 se pone la piedra fundamental del Argentino Hotel que se inaugurará en 1930, con todo el lujo que era posible en aquella época.
En 1933 muere Francisco Piria y se deja de elaborar vino y aceite, el final de los olivos es la tala y su madera se usó como leña.
Pero el balneario continuó creciendo conociendo su mayor auge en las décadas de 1940 y 1950.
Hoy es la segunda ciudad balnearia del Uruguay por detrás de Punta del Este, cuenta con una población estable de casi 9.000 habitantes que se multiplican varias veces en la temporada veraniega.

Los 25 kms. de costa divididos en 10 playas desde Solís hasta Punta Negra, junto con el entorno agreste, para disfrutar del campo, la subida a los cerros Pan de Azúcar, del Toro, del Inglés. La reserva natural de fauna en la falda del cerro Pan de Azúcar, la gran oferta hotelera y de restaurantes hacen de este sitio uno de los preferidos por uruguayos y argentinos para disfrutar de las vacaciones.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. hay muchos cuento de piria y sobre el castillo embrujado era un tipo con mucha plata y muy misterioso,

  2. muy interesante la nota,hay datos q ni sabia de piria,dejo herederos?
    lastima q termino la elaboracion de vinos y aceite.

Deje su comentario