Brian May y la historia de la Red Special

Siendo adolescente, no tenía plata para comprarse una guitarra eléctrica, por eso decidió hacerla. La Red Special, hasta hoy le acompaña en los conciertos.

Los fans y conocedores de la banda Queen, están al tanto de la celebridad que es Brian May, dentro y fuera del grupo. Dentro de la banda, es uno de sus fundadores, guitarrista y principal compositor de la mayoría de los éxitos. Fuera de la banda, Brian es reconocido por sus tareas de producción Post-Queen. Sin embargo, el músico nacido en Londres, también en su país, es un conocido físico-astrónomo, con trabajos publicados en la y sus trabajos la prestigiosa revista ‘Nature’, como la ‘Emisión de MgI en el espectro del cielo nocturno’.

De esta forma, Brian se transforma en el único científico de la rama en ser también un famoso músico, sin embargo, las habilidades de Brian May, comenzaron desde temprana edad.

El nacimiento del lutier

Se sabe que el primer instrumento que toca Brian May fue el ukelele, ya que lo aprende de su padre. Pero luego, con 16 años, pasa a la guitarra acústica, y trata de sacar los temas populares que escucha en la radio. Claro que pronto se dio cuenta, que los temas relacionados con el rock, con su guitarra acústica no los podía sacar. Pronto se puso en campaña para adquirir una guitarra eléctrica, sin embargo las que se vendían el el momento, marca Fender o Gibson, estaba muy lejos del bolsillo del joven Brian. Pero eso, no lo desanimaría, y con la ayuda de su padre Harold May, que era ingeniero en electrónica, se embarca en un gran proyecto, el cual le ha sacado provecho hasta la actualidad, su propia guitarra eléctrica; la Red Special.

Así, en agosto de 1963, Brian convierte su dormitorio en lo que sería el lugar donde fabricaría su guitarra. Para ello, eligió el material con que armaría su guitarra, con mucho cuidado. Cuentan que cada parte de la guitarra, tiene su propia historia, por ejemplo; el mango es de madera caoba de gran calidad, y era de la chimenea de la casa de un amigo de la familia. A medida que fue contrayendo la Red Special, fue ajustando las piezas para que la guitarra tuviera un sonido con sello propio. Luego de ardua tarea, la Red Special estuvo lista. Y buscando nuevos sonidos, halla que con una moneda de seis peniques (en lugar de una púa), logra los sonidos inconfundibles de su guitarra, que lo identificarán hasta la actualidad para convertirse en uno de los mejores, de los 100 guitarristas de todos los tiempos.

Deja tu comentario