Cleopatra; La amante exótica

César era un niño cuando Sila, que lo conocía bien, quiso exiliarlo de Roma y lo anotó en una de las tantas listas de proscripción.
cleopatr1-280x210

Pensar que nosotros los uruguayos nos creíamos que las proscripciones políticas, los certificados de fe democrática, los certificados “C” los habían inventado en la dictadura mal llamada “proceso cívico militar”.

Amigos del César y de Sila, convencieron a este para que revocase su proscripción, a lo que Sila lo hizo bajo protesta diciendo: “Haré lo que queréis, pero este muchacho nos dará más trabajo que varios Mario”.

Aludía con ello a su más grande enemigo.

César era audaz y valiente.

Una vez fue capturado por unos piratas que le dijeron que pedirían 20 talentos por su rescate.

“¿20 talentos? ¿En tan poco me valoráis?. Os pagaré 50 por mi libertad. Pero eso sí, en cuanto esté libre ¡¡¡os lo haré pagar!!!”

Cuando recobró la libertad armó una flota, los persiguió y los hizo ahorcar.

Una vez al pasar frente a una estatua de Alejandro Magno se puso a llorar y cuando le preguntaron por qué lo hacía dijo: “Porque a mi edad ya había conquistado la mitad del mundo y yo todavía no!!!
Poco le faltaba para ello.

Después de las guerras civiles y la de las Galias, Céar volvió sus ojos al mundo que rodeaba a Roma.

Cleopatra; La amante exótica, continúa en pag. 2

3 comentarios en “Cleopatra; La amante exótica

  • el 25 enero 2013 a las 12:19
    Permalink

    La realeza nace con responsabilidad de subsistencia y Cleopatra utilizaba todas sus artimañas para cumplir ese propósito y embaucar al enemigo para traicionarlo era siempre mas económico que ir a la guerra: Cleopatra era una artista en eso y gran estratega. Pero no se sabe si tenia encantos fisicos se supone que si,pero lo que no cabe dudas es que era una verdadera maquina de seducir a todo lo que se le pusiera en el camino de su reinado.

  • el 26 enero 2013 a las 00:53
    Permalink

    Que bella historia la de Cleopatra fue toda una heroína, confirma lo que es el amor, son momentos de sufrimiento y momentos de felicidad. como una leona, Cleopatra era tremenda, hacía lo que debía hacer para defender su reinado siendo joven y mujer ni quiero imaginar todos los problemas a los que tuvo que enfrentar en su propia nacion. le falló la ultima jugada con Octavio. luego derrotada, sola y sin ejercito no quiso perder su dignidad.
    Me encantó,
    Bss Rita

  • el 9 agosto 2017 a las 17:22
    Permalink

    Esta es una buena copia resumida de un capitulo, con el mismo nombre, del libro “historia de las historias de amor” de Carlos Fisas. No comprendo si nico quiso “copiar” o solo “resumir” la historia que escribio este talentoso escritor español. saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *