Dos obispos contra todo, de todo

Por Niquita Nipone
Los obispos de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, y de Getafe, Joaquín María López de Andújar, emitieron ayer un comunicado conjunto contra la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia, aprobada el pasado 14 de julio en la Asamblea de Madrid. Los religiosos la acusan de ser un ataque contra la libertad religiosa, contra el derecho de los padres a educar a sus hijos en sus propias creencias y atentar contra la libertad de expresión. Los coletivos LGTBI criticaron este escrito y anunciaron que lo llevarán a la Fiscalía.

El comunicado se titula “Tiempo de sanación, no de lamentaciones” y también lo firma el obispo titular de Mentesa (en la zona de Ciudad Real) y auxiliar de Getafe, José Rico Pavés. Los autores afirman que la ley está “en contradicción con la moral natural” y que pretende anular la enseñanza pública de la Biblia y del magisterio de la Iglesia. El escrito recoge que la norma regional ataca “la libertad religiosa y de conciencia” en los artículos 3, 70 y 72. Supone además “un atropello a los idearios que inspiran la libertad de enseñanza” (artículos 29, 31, 32 y 34).
Según los obispos, la ley también provoca “un atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra, a la libertad de los científicos y profesionales en la búsqueda de la verdad” y a la libertad de las personas para orientar su vida o para pedir ayuda “en aquello que crean necesitar” (artículos 3, 31, 36, 70 y 72). “Consideramos, por ello, que se trata, en su esencia, de una ley arbitraria que no contempla siquiera la objeción de conciencia”, explica el comunicado. Eso sí, lo hace “con todo el respeto hacia los que han promovido esta ley y sus posibles destinatarios”.
• Unas 60 personas participan en una besada junto a la sede del Obispado de Getafe
Unas 60 personas participan en una besada junto a la sede del Obispado de Getafe
Los concentrados protestaban contra el escrito de Joaquín María López de Andújar contra la Ley contra la LGTBIfobia.
Ampliar foto Besada delante del Obispado de Getafe. Gaytafe LGBTI+
Alrededor de 60 personas han participado en una besada junto a la sede del Obispado de Getafe, convocada por la asociación Gaytafe LGBTI+, en protesta por las críticas del obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, a la Ley contra la LGTBI fobia.
Tras la concentración, se ha leído un comunicado contra las afirmaciones de López de Andújar y del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, firmado por las asociaciones DiversAH y Gaytafe LGBTI+, condenando «el pensamiento cavernícola, medieval y reaccionario de estos señores». Asimismo, han señalado que, en contra de la opinión de los obispos, la Ley Integral contra la LGTBIfobia «ni contradice la moral natural, ni anula la enseñanza pública de la Iglesia, ni prohíbe rezar por quien pretenda cambiar la orientación de su vida, puesto que dicha ley en ningún momento conculca la libertad religiosa y moral».

«La Ley Integral contra la LGTBIfobia no ataca a las libertades religiosas, educativas, de expresión, de cátedra o científica, sino que pretende que las personas LGTBI tengamos los mismos derechos y nos veamos reflejados en espacios donde hasta ahora estábamos totalmente invisibilizadas o incluso donde se violaban sistemáticamente nuestros derechos», han subrayado.

Además, han apuntado que quienes de verdad sufren confusión no son las personas LGTBI, «sino los miles y miles de fieles católicos que con asombro tienen que ver como aquellas personas que tendrían que ser su guía espiritual se dedican a ningunear y atentar contra la dignidad de las personas LGTBI, entre las cuales hay muchos católicos».

obispo-350-2_435x600Terapias contra la homosexualidad
También les parece «gravísimo e irresponsable que se defiendan las terapias de curación de la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad, cuando está demostrado que dichas terapias son muy peligrosas para la integridad física y psíquica de quienes se someten a ella y que constituyen un riesgo para la salud pública, por no hablar de la dudosa legalidad de los métodos que se emplean en las mismas, dignos de una película de terror».
«Agradecemos que tras insultarnos, descalificarnos y atentar gravemente contra nuestra dignidad, los obispos firmantes del comunicado nos tiendan una mano para dialogar y construir alternativas y ofrezcan sus oraciones para sanarnos pero, con toda la educación que nos es posible, debemos rechazar tales oraciones, básicamente porque no hay ninguna persona LGTBI a la que sanar», han destacado.
Por último, exigen a las autoridades competentes «que se tomen medidas contra los autores» por entender que el comunicado de los obispos «exhorta al odio y la discriminación contra las personas LGTBI y que puede ser constitutivo de delito en función de la legislación vigente que previene tales manifestaciones y a las cuales no entendemos amparadas ni por la libertad de expresión ni por la libertad religiosa».

Madrid, capital del Orgullo global hasta el verano de 2017
La capital acogerá la celebración mundial y acaba de tomar el testigo para ser anfitrión del Euro Pride

Barei, durante la fiesta en la que Madrid tomó el testigo para celebrar el Euro Pride el año que viene.
Madrid va a ser la ciudad más Orgullosa del mundo en 2017. La capital, que acoge por primera vez en su historia el World Pride —la celebración mundial del Orgullo LGTBI+—, será también sede del Euro Pride (el Orgullo europeo). “Es algo muy importante porque nunca antes se había hecho; es la primera vez que estos dos actos se celebran en la misma ciudad”, cuenta Juan Carlos Alonso, presidente del comité organizador de World Pride Madrid 2017. El pasado domingo, Alonso, acompañado del cónsul de España en Ámsterdam, Javier Garrigues, recogió el testigo del Euro Pride en la capital holandesa. En julio, la propia alcaldesa Carmena tomó el relevo del World Pride en Madrid.
Mientras la capital se estrena como anfitriona del World Pride, es la segunda vez que acoge la cita europeo. “Normalmente cuando se celebraba el evento mundial una ciudad de Europa, la cita europea se difuminaba”, cuenta Alonso recién regresado de Países Bajos. “Nosotros tuvimos claro desde el principio que queríamos involucrar a los colectivos europeos y cambiamos el discurso para ser sede de ambos”, añade. Y lo consiguieron.
Una legión de orgullosos
Una gran multitud reclama igualdad de derechos entre las personas sin importar su identidad de género

Una asistente a la manifestación del Orgullo Gay en Madrid. JAIME

Reclamando la igualdad real, bajo el lema «Leyes por la igualdad real ya. Año de la visibilidad bisexual en la diversidad», decenas de miles de personas se han reunido este sábado en el madrileño Paseo del Prado. «Hacía años que no venía, pero esto es impresionante», contaba, encaramado en una carroza, el director de cine Juanma Carrillo. Tras la marcha reivindicativa, una caravana de carruajes ha animado la tarde madrileña. La marcha comenzó su recorrido pasadas las 18.30. Seis horas después, la última carroza despedía un Orgullo multitudinario y muy político.
Orlando, la lucha contra la homofobia o la reivindicación de una sexualidad libre fueron algunas de las pancartas que se pudieron ver durante la manifestación. «No estamos todas. Faltan las de Orlando», clamaba un grupo de espontáneos.En un año marcado por las agresiones homófobas en la región (más de un centenar en seis meses, las últimas el pasado miércoles cuando arrancaron las celebraciones), Carla Antonelli, activista y parlamentaria del PSOE, apremió a penalizarlas: “No se puede esperar más a aplicar el dictamen que hizo recientemente la Asamblea [que tipificaba estas agresiones como delito en lugar de cómo falta]”. Relató que “hace tres noches ocurrió una barbaridad”, cuando agredieron a un homosexual “a pedradas”. Solicitó, además, “construir una sociedad del respeto”. Una idea en la que incidió su compañera socialista Causapié: “Queremos que Madrid sea la ciudad más libre del mundo los 365 días al año”.

Begoña Villacís, portavoz municipal de Ciudadanos en al Consistorio, manifestó que la capital es una ciudad abierta donde la gente puede amar a quién desee. «Cuánto más libertad, más visibilidad”, dijo. Además, lamentó “los vergonzosos ataques homófobos”. “Nos vamos a acordar de ellos y de esas asignaturas pendientes”.
El Orgullo 2016 ha sido muy político y algo polémico. Los rifirrafes comenzaron cuando los organizadores, Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Madrid), FELGTB (Federación Española de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) y Aegal (Asociación de Empresas y Profesionales para Gais y Lesbianas de Madrid), no invitaron al Partido Popular a encabezar la marcha. Sí que contaron con el resto de partidos (PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, todos ellos además montaron una carroza). «No vale venir a hacerse la foto y luego no apoyar la igualdad», repetía Jesús Grande,presidente de Cogam.

Diferentes personalidades del movimiento asociativo y de la política encabezaron la marcha. Entre ellos: Jesús Grande (Cogam); Marta Higueras (teniente de alcalde, Ahora Madrid); los socialistas Ángel Gabilondo, Carla Antonelli, y la portavoz municipal, Purificación Causapié; Begoña Villacís (Ciudadanos); Íñigo Errejón (Podemos); Ignacio Fernández Toxo (CC OO) o Jesús Generelo (FELGTB). También se encontraba José Manuel López, portavoz de Podemos en la Asamblea, de Madrid: “Se trata de una cita que ha sido declarada de interés general [el pasado miércoles por el Ayuntamiento de Madrid con la abstención del PP]. Es, además, una referencia de la libertad”. “Vienen familias con sus hijos, jóvenes, mayores… para disfrutar y reivindicar», añadió el portavoz de Podemos también dejó un recado para el PP: “Tiene que tomar nota para saber en qué país vive”.

Dos participantes en el Orgullo 2016.
El Orgullo madrileño esperaba atraer este año a 1,5 millones de personas,entre ellos a centenares de miles de turistas (desde el miércoles la ocupación hotelera supera el 80% en la almendra central). «Este fin de semana las carreras crecen por lo menos en un 50%», contaba un taxista poco antes de que comenzara la manifestación. «El Orgullo y Fitur son los dos eventos que más gente traen a Madrid. Además, es una fiesta divertida y tranquila: hay pocas broncas y la gente no me vomita en el coche como en otras citas», añadía el conductor. A pesar de ello, el Samur social tuvo que atender a 57 personas, entre ellos un caso grave por intoxicación.
Según la organización, a pie de calle, la cita cumplía las expectativas: «Cada año parece que hay más gente», bromeaba Alfonso Llopart, presidente de Aegal, desde la carroza de Shangay, revista que dirige. «Súbeme a la carroza», pedía Sara Lorenzo, una joven que acudía por primera vez a la manifestación. «¿Es el Orgullo más importante de Europa y del mundo, no?», preguntaba sin dejar de bailar en la carroza. «Mi primo me ha colado», contaba con una amplia sonrisa. En los atestados carriles centrales del Paseo del Prado no cabía un alma. La presión humana se relajaba en los laterales. «Es mucho mejor aquí [en el Paseo del Prado] que en la Gran Vía», decía Albert Vázquez. «Como hetero y como homosexual, te sentías muy cómodo en el desfile», decía Vázquez, asiduo al Orgullo y que organizó la despedida de soltero de uno de sus amigos coincidiendo con la celebración.

Recuerdos a Zerolo
Mientras tanto, en el barrio Chueca, y en el resto de escenarios (como Sol o Plaza de España), centenares de personas disfrutaban de los conciertos organizados. «Hemos estado un rato en el desfile y nos hemos venido a descansar», contaba Sandra Herrero. «Pero ahora volvemos; tenemos ganas de más». El desfile concluyó en torno a la medianoche. Pero la fiesta seguía en todo el centro. «Esta noche no acaba nunca», añadía.
“Soy la alcaldesa de la ciudad más grande del mundo”, dijo Manuela Carmenadesde Colón, donde recibió a los manifestantes. Como antes lo había hecho el portavoz del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, la regidora recordó a Pedro Zerolo. «Él fue definitivo en este movimiento», dijo entre vítores. Luego, denunció «los pequeños brotes» de ataques homófobos que se han producido en los últimos días y apremió a luchar contra la intolerancia. «Es importante que todos los madrileños, independientemente de ideologías y partidos, seamos capaces de apostar por la igualdad real». Antes de acabar, Carmena prometió que el año que viene, «el Orgullo será aún mejor», en referencia a que en 2017 Madrid acoge el World Pride, el Orgullo Mundial.
En 2007, Madrid fue escogida por primera vez para que el colectivo LGTBI de Europa se reuniera en sus calles; un reconocimiento a las políticas igualitarias emprendidas por el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que tomó la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo como bandera. Fue el año más exitoso del Euro Pride con más de 2,5 millones de personas, según la organización, reclamando igualdad. “Marcó un punto y aparte”, señala Alonso. Desde entonces, la capital se posicionó como un referente para el turismo LGTBI y su Orgullo como uno de los más exitosos del mundo.

“Los eventos empiezan ahora y habrá actividades durante todo el año hasta dar el pistoletazo de salida a la gran fiesta [el 23 de junio de 2017]”, resume Alonso mencionando un par de competiciones deportivas LGTBI (natación, tenis y golf), pero sin desvelar el grueso del programa, que se presentará en septiembre.
En Ámsterdam, donde se celebraba el Euro Pride 2016, el comité organizador de World Pride Madrid 2017, con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, de la Comunidad y de la Asociación de Turismo local, organizaron varias acciones que pretendían calentar motores e informar sobre la cita madrileña, que espera concentrar el próximo verano a más de tres millones de personas.
Además de street marketing y la participación en el desfile por los canales de la capital de Países Bajos, un vídeo presentó el World Pride madrileño antes de dar paso a las actuaciones de Conchita Wurst, Tara McDonald y Barei, representante española de Eurovisión este año, que ha acompañado a la delegación de Madrid estos días.
Reig Pla y López de Andújar acusan a los partidos políticos, a los sindicatos, a la mayoría de los medios de comunicación y a muchas grandes empresas de “querer imponer ‘ideológicamente’ un ‘pensamiento único’ que anule la libertad y el coraje de buscar la verdad de la persona humana en su unidad de cuerpo-espíritu y en su diferencia sexual varón-mujer”, según el comunicado. Llegan a acusar a los destinatarios de la ley, el colectivo LGTBI, de sufrir “la confusión sobre su propia identidad”.“Una confusión que, con leyes como esta, se verá aún más agravada”, concluye.

El colectivo LGTBI salió en tromba contra este comunicado. El Observatorio Español contra la LGBTfobia denunció que el escrito de los obispos incita al odio y a la discriminación contra su colectivo. Por ello, presentó el comunicado a la Fiscalía especializada en delitos de odio y están estudiando acudir a la jurisdicción penal a través de una querella. El observatorio mantiene que el escrito vulnera el artículo 510 del Código Penal (delitos de odio).
El presidente del Observatorio, Paco Ramírez, mostró su temor ante un discurso que “vuelve a destilar odio y humillación” contra las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales y calificó el escrito de “infame”.
El colectivo Arcópoli tachó de “falso” que se pretenda cambiar la orientación sexual de las personas: “Estos mensajes perpetúan una visión estigmatizadora y culpabilizadora de la diversidad sexual, aumentando el tormento de quienes sufren acoso por el mero hecho de ser LGTB”. El coordinador de Arcópoli, Yago Blando, explicó a los obispos que el coletivo LGTB defiende la libertad de educación. Eso sí, defendió que esa libertad debe “basarse en los valores democráticos de la Constitución y no en creencias religiosas particulares”.
Blando recordó que la ley regional se aprobó por unanimidad de todos los grupos políticos, (salvo la ausencia de dos diputados del PP: David Pérez y Luis Peral): “Es sorprendente que quienes no representan a nadie ya que no han sido votados, se arroguen la representatividad de todos afirmando que la Asamblea de Madrid intenta imponer una medida que llevaban todos en su programa electoral y que han votado todos los madrileños”.
Imperio gay
Creo más a quienes, conociéndoles, sostienen que nadie se parece más a un obispo que otro obispo, ni a un papa que otro papa

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.
El domingo pasado vi la procesión del Corpus en Alcalá de Henares. Niños de primera comunión seguidos por sus padres, abuelos y demás familia como Dios manda. Daba gusto verlos. Ellas, vestidas como de novias pijas para una boda en el campo. Ellos, como de ejecutivos del Ibex en la grada vip de un torneo de tenis. Presidiendo el cortejo, Juan Antonio Reig Pla, obispo de la diócesis, más ancho que largo con su mejor hábito. Alrededor, paseaban familias diversas y parejas de todos los sexos. Algunos se detenían a mirar el desfile. Otros pasaban bastante, cierto, pero no vi que nadie les tirara piedras, ni les escupiese, ni que le protestara al señor obispo por no poder aparcar en el centro finde no y finde tampoco a mayor gloria de todos sus santos.
Reig Pla, azote de homosexuales y feministas, lleva tiempo calladito. Pero la cruzada sigue. Ha tomado el relevo el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. El cardenal, ministro de los papas Benedicto XVI y Francisco, lleva días clamando que “el imperio gay y la ideología de género” tienen amenazada de muerte a la familia cristiana. Dicen que Francisco le ha llamado a capítulo, cosa que me extraña del pontífice que vetó al embajador francés en El Vaticano por ser homosexual declarado. Creo más a quienes, conociéndoles, sostienen que nadie se parece más a un obispo que otro obispo, ni a un papa que otro papa. Cañizares entró de niño en el seminario y no ha conocido varón ni mujer en sentido bíblico. Por eso, eminencia, con todo respeto a su pastorado y a todas y cada una de sus ovejas, me permito señalarle una paradoja en su discurso. Si entendiera algo acerca de las pasiones que juzga y condena desde su púlpito, sabría que la expresión “imperio gay”, tan eufónica y magnífica, es lo más gay que se recuerda desde el “maricón el último” con que se jalean los participantes en la carrera de tacones de la fiesta del Orgullo todos los santos años.

«Hay que quitarles a las mujeres el voto por que ya están pensando mucho»: Obispo de Alcalá
El obispo de Alcalá arremete con insultante declaraciones hacia las mujeres y opina que ya ‘están pensando mucho por su cuenta y que habría que quitarles el voto’. Monseñor Juan Antonio Reig Pla además sostiene que el feminismo es un “proceso de la deconstrucción de la persona”, así sin más. Durante su intervención de en la presentación del libro La Teología Feminista, Significado y Valoración (ABC), ha descargado su pensamiento radical.
“Conviene indicar que el feminismo ideológico no es más que un paso en el proceso de deconstrucción de la persona. De hecho, los argumentos que sustentan el pensamiento feminista, en sucesivas evoluciones, han propiciado la ideología de género y las teorías Queer y Cyborg”, sostuvo el prelado ante la concurrencia.
Sobre el voto afirmó que el movimiento se ha desviado y desvirtuado, “o que en un primer momento se presentaba como ‘feminismo sufragista’, que reclamaba el derecho a voto de las mujeres o la igualdad de derechos entre el varón y la mujer, ha ido evolucionando bajo el influjo de distintas ideologías”, añadió Reig Pla. Y que ‘pide.
Monseñor además argumentó que las feministas abogan por el radicalismo en el cual se ocultan movimientos contra natura, “el feminismo radical pasó de pedir igualdad al ‘feminismo de cuota’, que reclama al menos la mitad de los cargos de responsabilidad para mujeres”, y remató, “su movimiento es más conocido por sus pretensiones políticas y vinculaciones con movimientos pro aborto, el ataque al matrimonio monógamo y a la maternidad”.

Un comentario en “Dos obispos contra todo, de todo

  • el 21 octubre 2016 a las 12:02
    Permalink

    Cuando se va a dar cuenta la iglesia que cuanto mas dinusaurio se pongan peor será?.

Deja tu comentario