El Canario Luna; No la quiero más

En lo que me es personal nunca había sido fanático del Canario Luna y cuando lo tomé como personaje para este artículo e irlo estudiando me hice fanático de un personaje de nuestro pueblo al que había sentido como fondo del aviso del Diario El País con el canto del Canilla.
Y acá está el resultado

“Te largan a la cancha sin preguntarte si querés entrar.
Por si fuera poco, de golero; toda una vida tapando agujeros.
Y si en una de esas salís bueno, se tiran al suelo
Y te cobran penal.”

La letra, o sea, lo que interpreta el cantante, se le pega de una forma tal, que parece que fuera escrita pensando en él, o tal vez, así lo fue.

El Canario Luna como todos nosotros no pidió para nacer, sino que pasó lo que tenía que pasar y no le tocó lo mejor, estando a sus dichos, que también son los de la canción.

El repollo que trae la cigüeña lo dejó en el Barrio Villa Española, fue un siete oficios sencillos y por lo tanto poco o mal remunerados, aunque en los que le conozco, por haber leído, eran trabajos con cierta libertad, por los menos al principio: lustrador de zapatos, vendedor de diarios, de billetes de lotería, vendedor de Coca Cola en el Estadio Centenario. Eran trabajos con suma libertad, iba cuando quería y cuando no iba no estaba el mango para vivir humildemente.

Lo del carnaval sí, lleva larga dedicación, porque afiatar el coro y que entren, los que tienen que entrar, en el momento en que tienen que entrar, o paren cuando tienen que parar, no es cambio chico. Esta tarea lleva muchas horas de ensayo y muchos días, mejor dicho noches. No es, por lo menos ahora, como cree la gente, que empiezan a ensayar a fin de año para salir en carnaval.

El que aspire a tener un lugar, tiene que estar dispuesto a sacrificar las noches, durante unos cuantos meses antes del evento.

El mismo Canario se viene a menos y dice que el no canta, sino que “grita” y lo hace como una changa “para comer con aceite”.

Lo plantea de una forma tan simple, porque el lo hacía naturalmente, pero que le llevaba tiempo, por más facilidad que tuviera en su registro vocal y por buena que fuera su memoria.

La definición que hace de la vida y el trabajo es brutal.

Aparecemos en la vida sin pedirlo, nos tocan los peores empleos y siempre tapando agujeros, porque entramos en la vida, como decía Quino, por boca de Mafalda, “con la película empezada” y si nos va bien ya va a aparecer alguno que te clave, como una estaca.

Otra letra que le viene como anillo al dedo por su personalidad:

“Si la vida me diera de nuevo la oportunidad
De volverla a vivir otra vez no la quiero más
Son tan malos todos los recuerdos que ella me dejó
Que si vuelvo a vivirla otra vez le digo que no.
Cada vez, cada vez que le supe pedir algo me lo negó
Siendo que para hacerla feliz poco ansiaba yo
Si la vida me diera de nuevo otra vida y la oportunidad
De volverla a vivir otra vez no la quiero más”

Estas letras que personificamos en el Canario Luna forman parte de la mentalidad uruguaya.

Un brasileño de la favela, no sabe si al día siguiente amanecerá vivo, si tendrá un puñado de feijao preto y un poco de arroz y sin embargo se ríe de la vida y la disfruta.
Hay estadísticas de los colores de los autos en Uruguay y un altísimo porcentaje son grises o blancos y los argentinos tienen el porcentaje invertido en colores llamativos.

Somos grises con saco azul.

Leyendo encontré dos anécdotas del Canario exactamente iguales pero a 550 kmts. de distancia una de otra.

Había un espectáculo con la participación del Canario en lo que viene a ser la cancha de fútbol de La Coronilla, porque tampoco da para llamarla complejo deportivo.

El pueblo, que vienen a ser tres pueblos y un balneario son La Coronilla, Pueblo Pereyra, Pueblo Capacho y el balneario del mismo nombre, alborotados porque venía el Canario.

Una persona que estaba en Punta del Diablo al saber del evento se vino con algunos más.

El que no compareció fue el Canario porque estaba fermentando en un pueblo cercano los vinos que en exceso había ingerido. Por la forma de ser del Canario ya estaba perdonado de antemano.

Un argentino cruzó a Colonia con una dama en tren de pasar una buena noche de esparcimiento y al llegar ve en un bolichón, que para esa noche estaba anunciado en un pisaron, con tiza, la presentación del Canario Luna.

Le dijo a la dama de ir al espectáculo a lo que ella se negó, la llevó al hotel, pagó y se borró para disfrutar del espectáculo.

Llegó el cantor con unas cuantas demás y se juntó con el argentino y se dieron, como quien lava y no plancha, con el vino del boliche. De canto no hubo nada.

El argentino amaneció en la calle de Los Suspiros, con una regia resaca y molido porque las piedras son bastante duras.

La dama se cruzó con el galán en el barco y no lo saludó, pero el hombre, loco de la vida, por haber pasado una de las mejores noches de su vida, con el Canario.

Era la bohemia total, en un programa de televisión llamado “Consentidas” lo vi y lo disfruté.

Contó algunas anécdotas y entre ellas me quedaron dos.

En un ensayo le salía un gallo cuando tenía que dar el tono, hasta que dijo “ya sé lo que pasa” y se sacó la prótesis dental superior y “no se me acopló más el equipo sonoro propio”.

En ese programa de mujeres, para mujeres y visto por mucha gente se manifestó partidario que si la cosa se ponía espesa con la patrona había que pegarle una sacudida, lo cual llenó de espanto a las que lo interrogaban.

Su producto no lo vendía promocionándolo, sino tal vez con su bohemia hacía mucho por no venderlo.

Sin perjuicio de ello caminó internacionalmente bastante, EEUU, Canadá, España, Australia y Argentina.

Los uruguayos del exterior y los que se habían contagiado con ellos expresaron su malestar porque no se le dio la difusión en tiempo y forma, al fallecimiento de Washington “Canario” Luna, ocurrido en Montevideo, el 30 de julio de 2009 y sí lo hicieron a todo trapo usando hora y horas de programación por Michael Jackson.

Creo en lo que me es personal que al Canario, este hecho le hubiera importado muy poco.

El Canario Luna interpreta “No la quiero más”

2 comentarios en «El Canario Luna; No la quiero más»

  • el 8 julio 2016 a las 10:30
    Enlace permanente

    El canario fue otro de los tipos grandes del canto popular y representaba tambien como el Sabalero al uruguayo tipo. El canario supo tener verdaderos fans en los tablados como si fuera una estrella de rock.

  • el 8 julio 2016 a las 15:24
    Enlace permanente

    Que hermosa canción, como se extraña el Canrio en los tablados en la ultima murga que lo vi cantar fue con agarrate catalina pero fuera del carnaval.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.