Ginkgo Biloba

El Ginkgo Biloba era y es un árbol sagrado en China y Japón, se le conoce como portador de esperanza. Su origen se remonta al periodo pérmico, hace alrededor de 270 millones de años, y se hubiese extinguido de no ser considerado un árbol mitológico digno de ser conservado en los templos budistas asiáticos.

Un año después del estallido de la bomba de Hiroshima, en la primavera de 1946, a cerca de un kilómetro de distancia del epicentro de la explosión, un viejo Ginkgo destruido y seco empezó a brotar, mientras que un templo construido frente al mismo fue destruido por completo.

Hojas de Gingko biloba

Ginkgo biloba, Gingko o árbol de los cuarenta escudos es un árbol único en el mundo, sin parientes vivos. Está muchas veces clasificado en su propia división, Ginkgophyta, siendo el único miembro de la clase Ginkgopsida, orden Ginkgoales, familia Ginkgoaceae, género Ginkgo. La especie Ginkgo biloba constituye uno de los mejores ejemplos de relicto o fósil viviente conocidos.

El nombre original de este árbol en chino es “albaricoque plateado” .
En algunas partes de China se conoce actualmente con el nombre de “fruta blanca”.

El nombre de “árbol de los 40 escudos” se debe al precio que pagó un aficionado parisino a un horticultor inglés por la compra de cinco ginkgos al precio de 40 escudos cada uno.

Clasificación y origen

Árbol caducifolio de porte mediano, puede alcanzar 35 m de altura, con copa estrecha, algo piramidal y formada por uno o varios troncos. Sus ramas, generalmente rectas y empinadas, son gruesas y rígidas ya en los ejemplares jóvenes, aunque la ramificación en éstos suele ser laxa, e incluso pobre. La corteza es de color pardo grisácea o pardo oscura, con surcos y hendiduras muy marcadas.

Las hojas, de color verde claro y de entre 5-15 cm, son planas y en forma de abanico con nervadura dicotómica; las nacidas en los brotes largos suelen presentar muescas o lóbulos.

Los sexos están separados, presentando los ejemplares masculinos inflorescencias amarillas agrupadas en amentos cilíndricos, muy numerosos y que nacen en los brotes cortos. En los femeninos, las flores se encuentran en grupos de 2 o 3, produciendo una semilla blanda de color marrón amarillento y textura carnosa que suele confundirse con una drupa, tornándose al madurar verde grisáceas; la cual es comestible. Al abrirlas despiden un olor rancio ya que contienen ácido butírico. Tratándose de una gimnosperma, sus semillas no se forman en un ovario cerrado con una pared que las protege. Botánicamente, las estructuras parecidas a drupas que produce la planta femenina no son «frutos», pero son semillas con un caparazón de dos capas, una carnosa y blanda (sarcotesta) y otra dura interna (sclerotesta). Dentro de esta última está el protalo de color verde claro y que constituye la parte comestible del «fruto». Está rodeado por una fina envoltura más o menos traslúcida de color pardo-anaranjado; el embrión se sitúa en posición apical.
Es una especie muy longeva; se han localizado algunos ejemplares con más de 2500 años. Se necesita que tenga un ambiente húmedo para poder crecer.

Simbología

El ginkgo, testigo del tiempo. Darwin llamó a este árbol, con toda propiedad, fósil viviente, pues está considerado como la especie superior viva más antigua del planeta. El arte de la jardinería en la milenaria China reside en su carácter mágico y sagrado, pues el jardín es una representación viva del cosmos, con sus elementos sombríos y luminosos, dinámicos y estáticos, que están en un continuo equilibrio entre fuerzas opuestas. El ginkgo representa la dualidad del mundo: el principio masculino y el femenino, el cielo y la tierra, lo visible y lo oculto, el Sol y la Luna, el ying y el yang.

El ginkgo moderno es un fósil vivo, con fósiles claramente emparentados a él que datan del Pérmico, hace 270 millones de años. Se extendieron y diversificaron por toda Laurasia durante el Jurásico medio y el Cretáceo para comenzar a escasear a partir de entonces. Hacia el Paleoceno, el Ginkgo adiantoides era la única especie que quedaba y, al final del Pleistoceno, los fósiles de ginkgo desaparecieron de todos los registros a excepción de una pequeña zona de la China central donde ha sobrevivido la especie moderna.

Originario de China. Puede llegar a vivir un milenio. Se ha usado con fines ornamentales desde hace miles de años. Puede florecer en diferentes climas del mundo; sin embargo, crece principalmente en China y Corea, en el sur y el este de Estados Unidos, el sur de Francia (y en París también), en algunas ciudades de España como Barcelona y en ciudades de Uruguay, Argentina y Chile.

En Montevideo se los encuentra como árbol ornamental en avenida Italia casi Milington Drake.

Ginkgo en Morlanwelz-Mariemont, Bélgica.

El botánico alemán Engelbert Kaempfer (1651-1716) estaba en Japón trabajando para la compañía de las Indias Orientales cuando, en 1691, descubrió ejemplares de ginkgo vivos. Los describió en su obra Amoenitatum exoticarium, publicada en 1712. Más tarde llevó semillas de ginkgo a Holanda y en el jardín botánico de Utrecht se plantó uno de los primeros ginkgos de Europa, que todavía está allí.

Para Hiroshima se transformó en símbolo del renacimiento y objeto de veneración, por lo que se le llama “portador de esperanza”. El árbol fue documentado y fotografiado como el ginkgo de la bomba atómica de Hosenbo en Hiroshima (foto del árbol). Después del desastre se despertó la curiosidad en la ciencia médica por estudiar las propiedades curativas del Ginkgo biloba.

A los pies del ginkgo hay un cartel, que entre plegarias por la humanidad, pide: No más Hiroshima. Los hijos de este extraordinario árbol han cruzado los mares. En la actualidad habitan, como embajadores de la paz, en la ciudad de los rascacielos, a orillas del Sena, bajo la neblina londinense… Estos ciudadanos del mundo nos piden en silencio, con sus alegres hojas de abanico, como manos suplicantes, que aquella sinrazón no se repita nunca más y que aprendamos de esta especie, que lleva más de doscientos millones de años conviviendo pacíficamente sobre la Tierra.

Propiedades de Ginkgo Biloba

Ginkgo Biloba es un arbusto, cuyas hojas son utilizadas para realizar los extractos que se encuentran en el mercado. Algunos medicamentos se fabrican también a partir de las semillas, aunque sus efectos no han sido estudiados.
El 6 de agosto de 1945 caía sobre Hiroshima la primera bomba atómica que se usaba como arma de guerra . En la ciudad nipona morían al instante 140.000 personas, cifra que fue aumentando en los días siguientes hasta llegar a alrededor de 350.000. Los edificios quedaron arrasados y la devastación fue casi total. A apenas un kilómetro del epicentro de la explosión sobrevivía un árbol, el Ginkgo Biloba, que apenas un año después brotaba de nuevo como si nada hubiese pasado.

MÁS INFORMACIÓN

• El día en el que el cielo de Hiroshima se puso al revés
• Ban pide el fin de las armas nucleares en su primera visita a Nagasaki
El Ginkgo Biloba era y es un árbol sagrado en China y Japón, se le conoce como portador de esperanza. Su origen se remonta al periodo pérmico, hace alrededor de 270 millones de años, y se hubiese extinguido de no ser considerado un árbol mitológico digno de ser conservado en los templos budistas asiáticos. Fue allí donde se mantuvo, extinguiéndose por completo en la naturaleza. Fue en uno de esos templos budistas, el de Housenbou, donde sobrevivió a la bomba atómica junto con otros pocos ejemplares de su especie que se encontraban algo más alejados del epicentro. En la primavera de 1946, menos de un año después de la explosión, brotó de nuevo y aún hoy se mantiene vivo. Tiempo después, cuando se reconstruyó el templo, se remodelaron las escaleras de acceso formando una U para mantener intacto el ejemplar superviviente. En su pie hay una inscripción en la que puede leerse: “No más Hiroshima”.

Actualmente el ejemplar más antiguo se encuentra en Inglaterra, en el Jardín Botánico de Kew , y tiene entre 230 y 240 años. En Montevideo, se los puede encontrar en Avenida Italia acera sur antes de llegar a Millián.

Un comentario en «Ginkgo Biloba»

  • el 25 junio 2016 a las 02:05
    Enlace permanente

    Lindo lindo, perome parece que se comieron el final de tu articulo. es la primera vez que se del ginkgo biloba y por lo que decis es una planta fantastica y milenaria y me gusta que la tengamos en el pais.
    Bss. Rita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro
Este sitio es seguro. Por favor desconecta el bloqueo de publicidad.

Ayudemos a quienes colaboran!!!. Muchas gracias.

CierreRefresco
Powered By
CHP Adblock Detector Plugin | Codehelppro