Insultos en Facebook

Por COMOUTÉ
Ayer saliendo de un estacionamiento con mi auto, esperé que un señor (eso al menos creía mientras esperaba que cruzara) de mediana edad, terminara de pasar por delante de mi vehículo, lo miré tranquilo, no tenía ningún apuro, no use bocina, ni luces, nada que provocara la ira del hasta ese momento señor.

Cuando terminó de pasar me dijo “viejo p…”.
Como soy un tipo que no le gustan los líos y menos al santo botón, lo dejé seguir con su música a otra parte, que el veneno que destila en algún momento se morderá la lengua y morirá bajo el efecto de su propio veneno.
La gente está mal, anda con bronca y no sabe con bronca a qué, se mira al espejo por la mañana y saca la lengua y se insulta por haberle echado la lengua el del espejo.
Eso se da en lo que van a ver un partido de fútbol y se curten a trompadas de una tribuna a la otra, manejan más con la bocina que con el volante del automotor y aceleran a 120 kmts para doblar en la esquina, se pueden citar miles de casos diferentes.
Y hay una fuente de descargar las broncas que se llama Facebook, que también sirve para ganar amistades, que no son amistades sino simplemente mero intercambio de palabras con personas a las cuales no se les ha visto la cara real, ni su nombre verdadero.
Algunos sistemas comerciales de intercambio sexual también están en los medios, y Facebook es un buen medio para combatir la soledad del hombre del siglo XXI.
La prensa ha publicado una frase de desagravio por una denuncia por injurias de una mujer a otra.

“XX por sí y por su estética manifiesta que se retracta de lo expresado en Facebook en relación a NN en cuanto hubiera lesionado su esfera personal».
El Parlamento tiene un proyecto del Dr. Pedro Bordaberry sobre derecho de respuesta en redes.
El mensaje al que se le omitieron, por mi parte, los nombres para no agregar más nafta al incendio fue publicado como un aviso en El País días atrás, después que las dos mujeres acordaran en una etapa de conciliación ante un juez de la ciudad del interior, que XX se retractaría en un medio de difusión masivo por haber agraviado a NN en Facebook.
Amigo lector calcule, sueldos funcionarios del Juzgado, recepcionista, juez, actuarios y demás, papel y mantenimiento de procesador de textos, pago de honorarios a los profesionales y costo de la publicación en la prensa por decirle gorda fea, flaca o chueca, una a la otra.
Aunque no suelen verse mensajes como ese en las páginas de los diarios, las ofensas en redes sociales son cada vez más frecuentes.

Sin embargo, el mundo virtual puede generar cierta impunidad porque quien agravia puede ampararse en el anonimato o en la capacidad de borrar el mensaje, dejando sin pruebas al agredido a la hora de denunciar, todo ello sin perjuicio de que los nombres pueden no ser los de los actores y ampararse en el anonimato para insultar a piacere.
Para el Ministerio del Interior, las redes sociales son «terreno fértil» para la operativa delictiva, creo que ni tanto ni tan poco, porque las redes se utilizan mucho también para denunciar hechos en que hubo omisión o negligencia por parte de las autoridades o dependientes de un ministerio que tiene un contacto permanente con el público como es el del Interior y siempre hay un dolido para vituperar a un adversario.
Dice la fuente que el año pasado 19 personas fueron procesadas por delitos de este tipo y se registraron 450 denuncias por temas vinculados al ciberacoso, u otro neologismo inventando un nuevo delito, porque si fuera en la esquina de la casa no sería un calleacoso, sino el delito puro y simple de ofensa.
¿Hay que reforzar la ley para frenar la impunidad en Internet o por el contrario con los mecanismos actuales basta?

Una de las cosas que dijo valederas don José Mujica fue que la mejor ley de prensa es la que no existe y en este caso, porque llámenle ciber es una prensa en el éter, es como llamar por teléfono de un monedero e insultar a alguien, o pasarle una papelito por debajo de la puerta de la casa y acusar a alguien de disparates.
Si seguimos con este sistema de nominar en forma distinta los mismos delitos cometidos por diversos medios, que no son agravantes, sino simplemente identificatorios del medio utilizado vamos a tener un código penal más largo que la enciclopedia británica.
¿Por 450 demandas o 19 procesados establecer un procedimiento penal nuevo, especial o distinto? ¿No se le está yendo la mano a la legisladora?
Hay otro detalle que no ha sido tenido muy en cuenta y es que la plétora profesional de algo tiene que vivir y hete aquí una buena fuente de ingresos.
En Maldonado parece que una abogada tiene tres casos de ciberacoso.
Los tres casos fueron a través de la red social de Mark Zuckerberg y algunas se hicieron con páginas apócrifas por lo cual están bajo investigación policial.
Pensar que Mark Zuckerberg vendió su creación en 18.800:000.000 de dólares.
«Hoy en día está siendo muy frecuente porque la gente cree que en Internet puede poner cualquier cosa. Yo estoy usando la ley 16.274 que es perfectamente aplicable a redes sociales», indicó la abogada de marras a dicho medio de prensa.

Dicha jurisprudencia tiene una etapa de conciliación preceptiva del juez.
Si la parte denunciada se retracta, como en el caso de referido ut supra, el juicio no continúa.
«En general hay una retractación», agregó la abogada consultada.
Es una buena solución más vale una buena transacción que perder en un mal juicio.
El debate está instalado en el Parlamento.
Meses atrás un diputada denunció ante Delitos Complejos que era víctima de insultos y amenazas a través de Internet y solicitó legislar sobre los delitos informáticos.
Craso error, resollar por la herida, atrae a las aves de rapiña y si saben que le molesta la seguirán molestando cada vez más y si es desde el anonimato no le darán las horas del día para hacer las denuncias pertinentes que llegaran difícilmente a un final.
«Reafirmo la necesidad de legislar penalmente sobre delitos informáticos (…) Cuando se agrede a un ciudadano en sus libertades fundamentales y derechos inalienables al honor, buen nombre, la reputación, y sus derivados sobre la condición física u opción sexual o religiosa, xenofobia u otras causas de discriminación negativa entre las personas. Por más que encuadren en otros tipos penales como difamación e injurias, se tiene que tener en cuenta específicamente el agravio racista, xenófobo, homofóbico o de intolerancia religiosa, y el uso del ciber espacio para efectivizar dichos ataques. Difamar en redes —puede llegar al mundo entero eternamente— no es igual que difamar en prensa escrita lo cual puede circunscribirse al medio local», explicó la legisladora actora de esta disposición en una exposición en el Parlamento, claro está que la legisladora no advirtió que los medios del éter son gratuitos y la prensa escrita vale mucho dinero el centímetro, y si no fíjese cuánto cobran un aviso fúnebre.
En marzo, el senador Pedro Bordaberry había reeditado un proyecto de ley sobre derecho de respuesta en redes sociales, que había esbozado en el 2012, luego de que el entonces secretario de Presidencia Alberto Breccia, planteara la necesidad de legislar los comentarios en los portales de noticias.
El proyecto de Bordaberry establece que si una persona es difamada a través de cualquier red social podrá exigir que haya una rectificación en la misma proporción.
«Toda persona podrá requerir la rectificación de la información que la refiera en términos agraviantes, disminutorios o capaces de producir el rechazo social por intermedio de las redes informáticas y gozará de derecho de respuesta, en el mismo medio y con similar destaque», establece.

El presidente del Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (Cainfo), Martín Prats, reconoce que «el derecho está corriendo atrás del avance de la tecnología» y que hay una «ausencia importante» de marco legal que resguarde los conflictos que se pueden presentar por Internet pero advierte que no es conveniente «que todo sea regulable».
«No se puede equiparar a las redes sociales como si fueran un medio más. Vendrían a ser grandes foros donde las personas interactúan y tienen todos los derechos y obligaciones que se tienen en cualquier ámbito. Cualquier episodio de difamación o injurias que se haga en una red social es como si se diera en la calle, la única diferencia es que se pueden potenciar los receptores», opinó.
Prats entiende que un intento de regulación podría limitar la libertad de expresión.
«No quiere decir que los foros o redes sociales sean un lugar donde se puede hacer o decir cualquier cosa sino que ya está regulado por las leyes generales del derecho en cuanto a cualquier conducta que puede ser tipificada como agraviante a cualquier persona», afirmó.
En 2012 un comunicador de Paysandú fue enviado a prisión por realizar comentarios ofensivos a través de sus cuentas en las redes sociales Twitter y Facebook a una médica.
Entre otras cosas, la llamó «asesina» y aseguró que «una doctora por mala praxis mata a un paciente de 42 años», publicando además su nombre completo.
El edil frenteamplista de Maldonado Leonardo Delgado presentó denuncia penal meses atrás contra la Alcaldesa de la ciudad, Dina Fernández Chaves por difamación e injurias agravadas a través de las redes sociales.
Según la denuncia, Fernández Chaves lo acusó en sus cuentas de Facebook y Twitter en julio de «maltratador».
En Argentina, el sciolismo denunció en el mes de agosto que el macrismo usó 50.000 cuentas falsas de Twitter para difamar.
Según la denuncia, detectaron que las fotos de perfiles se corresponden con ciudadanos de diferentes nacionalidades y profesiones y explica el supuesto sistema que se utilizaba para originar posteos falsos que luego fueron replicados por otras personas.
En Inglaterra donde el debate también estuvo sobre la mesa, un joven de 19 años fue encarcelado durante doce semanas debido a comentarios que publicó en su muro de Facebook sobre una joven asesinada.
En Liverpool un hombre también fue detenido tras elogiar al presunto asesino de policias de Manchester, según consignaron medios ingleses.
El ciberacoso es un delito muy común en Uruguay y de acuerdo con cifras publicadas por el Ministerio del Interior, está en franco aumento.

En 2014, se procesaron 19 personas.
Muy bueno el informe en que nos basamos del diario El País, claro que está despertando a un montón grande de eventuales agresores que no se habían percatado de tal fuerza de los medios y por lo general se utilizan como publicidad política solapada y gratuita.
Pero lo que más me preocupa, el eventual cercenamiento del derecho de libre expresión del pensamiento, valor que no tiene precio y me trae a la memoria un cuento de la época de la dictadura en que un perrito cruzaba todos los días el puente de Paysandú-Colón .
Alguien le preguntó al perro y el pichicho le manifestó que cruzaba el puente para ladrar con libertad, claro que esperemos que no nos vuelta a ocurrir tamaño dislate.
No creo que por cuatro juicios locos que hay haya necesidad de legislar, porque en cualquier momento un mal entretenido presentará un proyecto por el cual no se podrán cortar las uñas determinado día del mes, por ejemplo el día 6, porque no tendrán con que rascarse el día siguiente, si lo entendió bien y si no, no se lo voy a explicar.

Espero que todo sea para bien…

2 comentarios en “Insultos en Facebook

  • el 9 octubre 2015 a las 11:06
    Permalink

    Son pocos los enfermos que arman perfiles truchos para joder a todos los demas. La unica forma de regular las redes sociales es hacer como China que tienen bloqueados los demas navegadores y los chinos pueden entrar a uno solo que esta regulado y no sale para ningun lado. Y si vos tenes navegadores internacionales armas perfiles truchos con direcciones falsas y la regulacion te la pasas por las bolas y peor pq lo que vas a hacer es darles juego y darles prensa que es lo que esos enfermos les encanta…
    lo que hay que hacer es lo que hacemos todos cuando aparece algun gil de estos, lo denunciamos a la red y le mandas la circular a tus contactos para que lo bloqueeen y listo. Se queda sin contactos en el muro y la red que no quiere lios le suspenden la cuenta.
    No me jodan con regular que es mala palabra – xque eso les sirve a los politicos para otra cosa.

  • el 10 octubre 2015 a las 00:28
    Permalink

    donde empiecen con esa, chau a los que hacen chistes pque si alguno se enoja te manda al juez,
    me parece que no da para tanto, las redes sociales ya estan reguladas internamente nadie te deja poner fotos ofensivas ni frases injuriosas porque te cierran la cuenta…que mas queres…

Deja tu comentario