José de San Martín VS Simón Bolívar

José Francisco de San Martín y Matorras (Yapeyú, 25 de febrero de 1778-Boulogne-sur-Mer, 17 de agosto de 1850) fue un militar y político, cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas para las independencias de Argentina, Chile y Perú. Junto con Simón Bolívar, fue reconocido libertador de América por sus importantes contribuciones a la autodeterminación de una gran parte de la América española.

En abril de 1784, cuando tenía seis años, llegó con su familia a Cádiz (España) ―previa estadía en Buenos Aires― y se radicó luego en la ciudad de Málaga. Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente al ejército español e hizo su carrera militar en el Regimiento de Murcia. Combatió en el norte de África, luego contra la dominación napoleónica de España y participó en las batallas de Bailén y La Albuera.

Te puede interesar

Con 34 años, en 1812, tras haber alcanzado el grado de teniente coronel, y luego de una escala en Londres, retornó a Buenos Aires, donde se puso al servicio de la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Se le encomendó la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo (que hoy lleva su nombre), que tuvo su bautismo de fuego en el combate de San Lorenzo. Más tarde se le encargó la jefatura del Ejército del Norte, en reemplazo del general Manuel Belgrano. Allí concibió su plan continental, comprendiendo que el triunfo patriota en la guerra de la independencia hispanoamericana solo se lograría con la eliminación de todos los núcleos realistas que eran los centros de poder leales a mantener el sistema colonial en América.
Nombrado gobernador de Cuyo, con sede en la ciudad de Mendoza, puso en marcha su proyecto: tras organizar al Ejército de los Andes, cruzó la cordillera del mismo nombre y lideró la liberación de Chile, en las batallas de Chacabuco y Maipú. Luego, utilizando una flota organizada y financiada por Chile, y luego de recibir instrucciones del Senado de Chile, atacó al centro del poder español en Sudamérica, la ciudad de Lima, y declaró la independencia del Perú en 1821. Finalizó su carrera de las armas luego de producida la Entrevista de Guayaquil con Simón Bolívar, en 1822, donde le cedió su ejército y la meta de finalizar la liberación del Perú.

Partió hacia Europa, donde murió el 17 de agosto de 1850.
En Argentina se lo reconoce como el «Padre de la Patria» y el «Libertador», y se lo valora como el principal héroe y prócer del panteón nacional. En Perú también se lo recuerda como el «Fundador de la Libertad del Perú», el «Fundador de la República», el «Generalísimo de las Armas» y el «Libertador» del país. El Ejército de Chile le reconoce el grado de capitán general.

Simón Bolivar (Llamado el Libertador; Caracas, Venezuela, 1783 – Santa Marta, Colombia, 1830) Caudillo de la independencia hispanoamericana. Nacido en una familia de origen vasco de la hidalguía criolla venezolana, Simón Bolívar se formó leyendo a los pensadores de la Ilustración (Locke, Rousseau, Voltaire, Montesquieu) y viajando por Europa. En París tomó contacto con las ideas de la Revolución y conoció personalmente a Napoleón y Humboldt.
Afiliado a la masonería e imbuido de las ideas liberales, ya en 1805 juró en Roma que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación española. Y aunque carecía de formación militar, Simón Bolívar llegó a convertirse en el principal dirigente de la guerra por la independencia de las colonias hispanoamericanas; además, suministró al movimiento una base ideológica mediante sus propios escritos y discursos.

En 1810, aprovechando que la metrópoli se hallaba ocupada por el ejército francés, se unió a la revolución independentista que estalló en Venezuela, dirigida por Francisco de Miranda. El fracaso de aquella intentona obligó a Simón Bolívar a huir del país en 1812; tomó entonces las riendas del movimiento, lanzando desde Cartagena de Indias un manifiesto que incitaba de nuevo a la rebelión, corrigiendo los errores cometidos en el pasado (1812).
En 1813 emprendió una segunda expedición militar, la «Campaña Admirable», que entró triunfante en Caracas; de ese momento data la concesión por el Ayuntamiento del título de Libertador. Aún hubo una nueva reacción realista, bajo la dirección de José Tomás Boves, que reconquistó el país para la Corona española, expulsando a Bolívar a Jamaica (1814-1815). Pero Bolívar lanzó una tercera revolución entre 1816 y 1819 que le dio el control efectivo de gran parte del territorio; dos años después, tras una tregua, aseguraría la independencia de Venezuela al derrotar a los españoles en la batalla de Carabobo (1821).
Bolívar soñaba con formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas colonias españolas de América, inspirada en el modelo de Estados Unidos. Por ello, no satisfecho con la liberación de Venezuela, cruzó los Andes y venció a las tropas realistas españolas en la batalla de Boyacá (1819), que dio la independencia al Virreinato de Nueva Granada (la actual Colombia).

Reunió entonces un Congreso en Angostura (1819) que elaboró una Constitución para la nueva República de Colombia, la cual llegaría a englobar lo que hoy son Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá; el mismo Simón Bolívar fue elegido presidente de esta «Gran Colombia». Luego liberó el territorio de la Audiencia de Quito (el actual Ecuador) en unión de Antonio José de Sucre, tras imponerse en la batalla de Pichincha (1822).
En aquel mismo año Simón Bolívar se reunió en Guayaquil con el otro gran caudillo del movimiento independentista, José de San Martín, que había liberado Chile y penetrado en Perú hasta ocupar la capital, sin lograr pese a ello la rendición de los realistas. Se trataba de estudiar la forma de cooperar en la liberación del Perú, pero ambos dirigentes chocaron en sus ambiciones y en sus apreciaciones políticas; San Martín, que se inclinaba por crear regímenes monárquicos encabezados por príncipes europeos, renunció a entablar una lucha por el poder (poco después se marcharía a Europa), dejando el campo libre a Bolívar.

Bolívar pudo entonces ponerse al frente de la insurrección del Perú, último bastión del continente en el que, aprovechando las disensiones internas de los rebeldes, todavía resistían los españoles. Tras derrotarlos en Junín (agosto de 1824), en diciembre de 1824 obtuvo la más decisiva de sus victorias en la batalla de Ayacucho, que determinó el fin de la presencia española en Perú y en toda Sudamérica. Los últimos focos realistas del Alto Perú fueron liquidados en 1825, creándose allí la República de Bolívar (actual Bolivia).
Bolívar, presidente ya de la «Gran Colombia» (1819-1830), lo fue también de Perú (1824-1826) y de Bolivia (1825-1826), implantando en estas dos últimas Repúblicas un modelo constitucional llamado «monocrático», con un presidente vitalicio y hereditario. Sin embargo, los éxitos militares de Bolívar no fueron acompañados por logros políticos comparables. Su tendencia a ejercer el poder de forma dictatorial despertó muchas reticencias; y el ambicioso proyecto de una gran Hispanoamérica unida chocó con los sentimientos particularistas de los antiguos virreinatos, audiencias y capitanías generales del imperio español, cuyas oligarquías locales acabaron buscando la independencia política por separado.
La verdad sobre San Martín y Bolivar

La verdad sobre San Martín y Bolívar. Se ha encontrado una carta que arroja luces sobre las relaciones entre los dos libertadores.
Y ahora, a callar todos… parece decir el profesor Armando Martínez desde lo alto de un hallazgo que aclara dos siglos de mitos y polémicas sobre el encuentro que sostuvieron el libertador Simón Bolívar y el emancipador de Argentina, Chile y Perú, José de San Martín. Se sabía que los dos gigantes de la historia latinoamericana se habían reunido en secreto en Guayaquil el 26 de julio de 1822, pero no se sabía lo que se dijeron en dicha ocasión. Es verdad que luego del encuentro San Martín renunció a continuar con su ejército y con la liberación del Alto Perú (la actual Bolivia), dejando hacer a Bolívar.
Los historiadores se tiraban de los cabellos sobre las razones de este comportamiento sin lograr llegar a nada definitivo que arrojase luz sobre el “más grande de los misterios de la independencia de América Latina”.

Era necesaria la obstinación de un misterioso profesor y una buena dosis de suerte para develar el enigma. Armando Martínez cuenta al semanario chileno “Semana” su descubrimiento.
Se encontraba en Ecuador con motivo de unos estudios históricos, cuando en la caja 595 del fondo Presidencia de Quito que había pedido para consultar notó dos gruesos volúmenes de documentos del general José Gabriel Pérez, secretario de Bolívar. Y en el interior la copia de la carta confidencial escrita por Pérez, por orden de Bolívar, al entonces intendente de Quito para resumir el encuentro con San Martín. Una copia, decíamos, porque no existiendo en aquella época la carta a carbón, el único modo de mantener un archivo actualizado en los documentos y la correspondencia enviada era escribir un segundo ejemplar. Y es con éste que el profesor Armando Martínez se felizmente se encontró.
¿Qué se evidencia en la carta? ¿Sobre qué ilumina?
Sobre las verdadera razones que movieron a San Martín a dar un paso al costado dejando que Bolívar concluyese la expulsión de los españoles de América Latina, para luego viajar a Europa y terminar sus días allí, en la oscuridad.

Para muchos historiadores argentinos no fue otra cosa que la nobleza de ánimo y el desinterés de San Martín los que lo motivaron a dejar el camino libre a un Bolívar ambicioso y prepotente. Borges, el escritor nacional por excelencia, apasionado por los enigmas, amplía el escenario de las hipótesis en el Informe de Brodie con un cuento titulado Guayaquil, en el que recrea las intrigas del encuentro entre los dos padres de las naciones latinoamericanas. Y hace decir a uno de sus personajes: “Las explicaciones son muchas… algunos conjeturan que San Martín cayó en una trampa, otros, como Sarmiento, que era un militar europeo perdido en un continente que nunca entendió; otros, en su mayoría argentinos, le atribuyen un acto de abnegación; otros, el cansancio. Incluso hay quienes hablan de una orden secreta de no sé qué logia masónica.
La carta hallada parece hacer justicia una vez por todas. Se deduce –como refiere el descubridor– que el encuentro entre San Martín y Bolívar fue cordial, y registra –otra sorpresa– un desacuerdo entre los dos sobre el tipo de gobierno que debía ser implantado en el Perú independiente (San Martín, contra la opinión de Bolívar, quería a la cabeza un príncipe europeo). Luego registra las quejas del primero sobre sus compañeros de armas que lo habían abandonado, así como su voluntad de renunciar al Protectorado de Lima. En la carta el secretario de Bolívar registra incluso la intención de San Martín de retirarse una vez terminada la guerra.
San Martín elogia también la idea de Bolívar de crear una Federación de estados americanos, señala la dificultad de convencer a Buenos Aires a formar parte y ofrece sus oficios para regular los confines entre Colombia y Perú. Todo esto en tono amigable, dejando claro que su visita no tiene un carácter oficial ni objetivos políticos y militares.

A Bolívar, por lo demás, resultó evidente que San martín no tenía ni las fuerzas ni el apoyo militar necesario para conducir sus tropas hasta la victoria final sobre los españoles. La carta, en efecto, aclara –con no poca desilusión para los argentinos– que la expulsión definitiva de los españoles del nuevo mundo, más que una cuestión de orgullo y ansia de poder, era, para Bolivar, una cuestión de estrategia militar.

10 comentarios en “José de San Martín VS Simón Bolívar

  • el 18 junio 2016 a las 17:50
    Permalink

    Que descubrimiento jodido para la argentina te garanto este es un momento muy critico los argentos no pegan una como la gente.

  • el 29 julio 2018 a las 16:26
    Permalink

    algún historiador dice que Sam Martín le dijo a Bolivar uno de los dos esta demás. San Martín era viejo y enfermo, Bolivar joven sano y con el ejérsito mas poderoso.

  • el 27 junio 2019 a las 01:35
    Permalink

    San Martin solo tenia 4 años mas que Bolivar, cuando se encontraron tenia 44 y Bolivar 40 , asi que tu comentario de viejo es de puro desconocimiento, en cuanto a lo de enfermo ambos por sus vidas en campañas permanentes no gozaban de buena salud Bolivar perdia peso alarmantemente, San Martin murio a los 72 años Bolivar a los 47 , siete años despues de ese encuentro por tuberculoso y no por la tontera del envenamiento, asi que… San Martin viejo y enfermo ? que historias lees? Bolivar sano y joven ? Bolivar traiciono a SM, era ambicioso y dictador, y en cuanto al ejercito informate mas, ya me canse de sacarte de burro ignorante

  • el 16 julio 2019 a las 18:36
    Permalink

    Sin el Ejército d san Martín.bolivar no hubiese podido con el alto Perú…esa es la realidad.
    Y en ese entonces, es verdad q no estaba bien de salud..pero asi y todo resistió casi 30 años mas.
    Por otro lado .en Argentina..no lo podian ni ver.y ya no lo apoyaban.por eso recurrió a bolivar.
    Hay q leer mas.

  • el 5 agosto 2019 a las 19:14
    Permalink

    @Moro El Moro Compañero te invito a leer de la vida de cada uno por separado, y cuando lo hagas sacar conclusiones…. no estoy de acuerdo con lo de Traición de Bolivar hacia San Martín, lo triste es que el Peru fue liberado por 2 extranjeros….? hoy pregunto y analizo que paso porque?…. lea manito no responda con calentura

  • el 17 agosto 2019 a las 12:01
    Permalink

    Ambos libertadores fueron grandes , Ambos lucharon por la libertad ,dejando su vida y salud en los campos de batallas que libraron , en lo personal creo que al gral San Martin le gusto la idea del gral bolivar y lo vio en mejores condiciones de librar la ultima batalla en el Peru , tambien puede haber influido su salud pero mas que nada , EL GRAL SAN MARTIN debió haber analizado los pro y los contra y decidió que bolivar estaba mejor parado y cedió la responsabilidad al gral Bolivar por que vio en ese momento que era lo mejor , fue muy razonable y jamas dudare de su criterio ,la intencion original fue sacar a los españoles de américa ,no la de enfrentarse a otro libertador , no fue egoísta ni prepotente ,fue educado !!

  • el 20 agosto 2019 a las 02:15
    Permalink

    San martin no tenia apoyo de buenos aires. Incluso hubo planes hasta de matarlo por temor a que tomara el poder. Sin san martin y el ataque a chile y peru, españa hubiera reconquistado el virreinato tras las guerras napoleonicas. Bolivar se sirvio de San Martin para su gloria.

  • el 1 septiembre 2019 a las 10:30
    Permalink

    San Martin era un militar profesional sin ambiciones personales, escrupuloso, honrado y contrario a toda guerra entre americanosy Bolívar un militar con ambiciones políticas (No es una critica, es un hecho) y que nunca hubiese dudado en luchar contra San Martin si este no se hubiese retirado (de hecho ocupó militarmente Guayaquil poco antes de llegar San Martin como demostraciones fuerza), Además San Martin estaba en inferioridad de condiciones para un enfrentamiento que no quería. Su objetivo era liberar Suramerica de España no gobernarla. Bolívar quería ser el protector o presidente de una Confederación suramericana. Los dos fueron grandes líderes con personalidades y recursos completamente distintos.

  • el 2 septiembre 2019 a las 12:55
    Permalink

    Como argentino igualmente me enorgullese la actitud de nuestro libertador y padre de la patria. Cuanta falta nos hace volver a los principios del Gral. Saan Martin. Un ejemplo de honestidad, valores desinteresados y por sobre todo educación. Mis respetos a los lideres libertadores sudamericanos.

Deja tu comentario