La mujer

Además de haber escrito el 8 de marzo con motivo del día Internacional de la Mujer, la prensa en general y nosotros en especial, engalanamos nuestra publicación con artículos sobre la mujer, el ser que nos dio la vida.

Comousté lo hizo como hijo, como padre y como abuelo y no rumbeó para las abuelas propias, porque como llegó tarde a la película de la vida, no las conoció, pero si no hubiera sido por todas la que formaron la cadena de sus antepasados, él no hubiera estado en el mapa, claro que no se olvida tampoco de los otros que pusieron su semilla para concretar el ser humano completo que hoy es y su progenie.

Estos días pasados una Juez de Mercedes dio una lección de derecho que muchos tendrían que estudiar y aprender.
Una mujer se iba a hacer un aborto legal dentro del plazo pertinente y se presentó el coautor del nuevo ejemplar y se opuso judicialmente a que se realizara el aborto.

La señora Juez, demostró que es una auténtica juez, que estudió el caso en profundidad y logró casi el total apoyo de los juristas y leguleyos del país, excepto una Ministra del Tribunal de Apelaciones, que acusó mal a la Juez de haber traído su religión al juzgado, cuando los principios que utilizó la señora Juez, fueron principios generales de derecho nacionales e internacionales.

Da gusto ver cuando un profesional estudia a fondo la materia y no cobra al grito, como ocurre bastante frecuentemente en los últimos tiempos, sobre todo en los casos violentos.

La ley del aborto, que es muy opinable desde el punto de vista filosófico, religioso, moral, ético, social, y por qué no proselitista, porque muchos políticos con ese tema llevan agua para su molino.

La señora Juez utilizó los principios generales del derecho positivo y del natural, tanto a favor, como en contra, no actuó para la tribuna como harían muchos otros.

Jueces como esta señora fortalecen el derecho y la justicia, aplicando las leyes, desde los principios elementales hasta el fondo del asunto.

No hubo necesidad de la instancia de inconstitucionalidad de la ley, porque la madre tuvo un aborto, según dice espontáneo, y no tengo por qué dudar que lo haya tenido, aunque me hubiera gustado ver una sentencia sobre el tema de la inconstitucionalidad de la ley del aborto.

En momentos en como este en que el próximo sábado saldrá en libertad del Penal homónimo un peligroso delincuente, narco, para el que muchos Juanes Pueblo, pedirían la pena de muerte, cosa que no existe en nuestro país y esperemos que cumplida que haya sido la sentencia, este señor tenga la oportunidad de reivindicarse con la sociedad y no sea noticia, salvo que sea por haber sacado a la lotería, o haya sido héroe salvando a personas en una catástrofe.

Tengo fotos del sujeto, pero no las publico, para colaborar con su recuperación como el hombre útil que eventualmente pueda habitar en su cuerpo.

El repecho que le queda al libertado será muy empinado y difícil, porque recuperarse socialmente en el mismo medio, será una batalla muy dura, y sus principales enemigos, serán los que fueron sus socios, sus amigos y sus parientes que trataran de ayudarlo en lo que sabían ellos hacer y de esta forma lo enterrarían nuevamente en el delito.

Como me considero una persona de bien y entiendo que la justicia es justicia y no venganza social, le deseo que se pueda recuperar él, como todos los ex convictos que recobran la libertad, por bien de ellos y de la sociedad en general y no quisiera verlo reincidente, cosa nada fácil.
Volviendo al festejo del 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, en cierto sentido fue opacado el festejo.

Se puede festejar de muchas formas, pero se debe hacerlo uniendo a las personas y no separándolas, no politizando partidariamente el hecho como se pretendió hacer por parte de un grupo.

Las mujeres tenían que festejar porque se lo merecían, pero si unas iban de blanco, otras de negro, se estaba politizando el festejo y se estaba volcando el fiel de la balanza desnaturalizando el hecho, que pasó de ser un festejo, a ser un acto político, y eso no es un festejo internacional.

Si se recordaba a las mujeres fallecidas por causa de violencia doméstica, la fogata en la puerta de la Facultad de Derecho, con mujeres que corrían con escobas y saltaban alrededor del fuego, no era un duelo por las mujeres fallecidas por dicha causa.

Por las escobas me reservo decir lo que pensé, máxime vestidas de negro y saltando el fuego lo mismo.

Pero humanos somos y el error o lo discutible va en cada uno de nosotros y de nuestros actos.

La discriminación que se pretende hacer al integrar las listas electorales nacionales, departamentales y hasta del club del barrio, donde votan por igual, hombres y mujeres, demuestra que las propias mujeres discriminan a las mujeres votando a los hombres y necesariamente tienen que hacer listas que tengan 3 por 1, o sea tres hombres por cada mujer, tanto en los titulares como en los suplentes y resulta que hay más mujeres votantes que hombres, ¿o sea que se parte del supuesto que las mujeres no van por mujeres?.

Hay una pregunta clásica que no falla, pregúntele a una mujer al azar si la atiende un ginecólogo o una ginecóloga y ahí tendrá la respuesta bien clara, a pesar de que el falso pudor podría jugar en contra de los hombres.
En lo que me es personal confieso abiertamente que si tuviera que asistirme por un proctólogo lo haría con un hombre y no me gustaría para nada que fuera una mujer, por pudor y temor al ridículo.

En mi vida laboral tuve a mi cargo mujeres y hombres y no tuve problemas de especie alguna con el personal a mi cargo y en especial no lo tuve con las mujeres, salvo con una que era un ser muy especial, retraída, vivía encerrada en sí misma, no era participativa de los eventos con los compañeros de trabajo, ni con las compañeras en general, ni salidas al cine, teatros, ni algún galán que la cortejara.

Las demás vivían la vida acorde con la intensidad que querían darle.

Cuando apareció el análisis del papanicolau, lo vi como una cosa muy positiva y logré que la empresa les pagara dicho análisis a todas las empleadas, cosa que recibieron de muy buen grado, excepto este espécimen de rara avis, que se negó a recibir un análisis para nada invasivo y un logro muy positivo en cuanto a la prevención del cáncer al útero.

Claro que hay religiones que niegan a sus adeptos el derecho de vacunarse e inclusive han logrado que sus hijos no pudieran seguir sus estudios por carecer de carnet de salud, pero esta dama no es el caso.

Estuve leyendo un par de artículos en que destacan el paternalismo estatal para con las mujeres haciendo hincapié que se las coacciona a las mujeres a hacerse una mamografía en forma obligatoria cada dos años entro los 50 y 59 años.

Los hombres mayores de 50 años si van a hacerse un análisis de rutina les hacen el antigen prostático y lo pasan al proctólogo, o sea análisis de sangre complementado con un tacto de la próstata vía rectal, cosa que molesta mucho al machismo masculino, que magnifican el hecho de que no les divierte ese tacto, aunque lo dicen todos, pero no creo que a todos les resulte vejatorio un análisis médico por la vía que sea y es voluntario, no obligatorio como el de mamas.

La oposición de las mujeres a la mamografía es atendible por ser obligatoria en mérito a que las estadísticas siendo de resultados similares para el cáncer prostático y para el cáncer mamario, mueren 1.92 mujeres por día de cáncer al seno y 1.7 hombres en el mismo lapso por cáncer a la próstata, a la mujer es obligatorio y al hombre no lo es.

Es discriminatorio que sea obligatorio para unos y no para otros.

El tema da para mucho más y hay material muy bueno sobre ambos casos de la estimada Hana Fischer, “Mamografías en Uruguay, el paternalismo estatal con las mujeres” y de la también uruguaya Priscila Guinovart “Cincuenta Sombras de feminismo: la perversa justicia en Uruguay”, ambas docentes y escritoras, los cuales se pueden encontrar en Google y los recomiendo encarecidamente.

Seré muy duro contestando agresiones personales fuera de tema.

Que todo sea para bien…

3 comentarios en «La mujer»

  • el 24 marzo 2017 a las 10:20
    Enlace permanente

    Esta muy bueno lo tuyo y creo que todos opinamos eso pero no es politicamente correcto decirlo y te estas metiendo en un buen lio.
    Dedita pa arriba y abri el paraguas…

  • el 24 marzo 2017 a las 11:38
    Enlace permanente

    “Las mujeres son responsables de dos tercios de los trabajos hechos en el mundo y aún así ganan sólo el 10% de los ingresos totales. Entonces, ¿hay igualdad?”, y no lo digo yo lo dicen los hombres.
    No voy a discutir ni salirme del tema solo pondre una de millones de paginas de internet donde hablan destacados hombres desde Platón en adelante estando a favor de los derechos de la mujer. Por suerte hay muchos peso pesados que ya tomaron posición con el tema.
    https://vidayestilo.terra.com/mujeres-de-hierro/10-hombres-feministas-de-ayer-y-hoy-que-tienes-que-conocer,e4a88e99f284c410VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html

  • el 24 marzo 2017 a las 23:12
    Enlace permanente

    Yo sabía que tenía razón, el Dr. Julio María Sanguinetti, en el Correo de los Viernes opina en contrario de la Sra. Juez de Mercedes, y se manifestó contra el derecho a la vida del no nato y abiertamente abortista. Gracias Dr. ahora me confirma en que estoy en lo cierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *