La NASA se prepara para salvar a la Tierra

El sistema se enfoca en detectar con mayor rapidez para lograr mas tiempo de reacción

El objetivo de la Agencia Espacial estadounidense consiste en hacerle un seguimiento a determinados objetos que llegan hasta cinco kilómetros de diámetros. Estas piedras voladoras serían devastadoras si hicieran impacto con nuestro planeta.

Los investigadores pusieron en marcha un sistema que detectaría 400 veces más rápido estos enormes asteroides, por lo cual, habría mas margen que en la actualidad para poder interceptarlos o desarrollar otras estrategias de salvación.

La herramienta para detectar a los gigantes asteroides

Se trata del proyecto Sutter Ultra y se encuentra ya en primera fase. La función de esta herramienta es la de identificar y hacer el seguimiento de los los asteroides que podrían traer peligro para el planeta. También tiene este proyecto de la NASA como misión secundaria, la investigación sobre la minería espacial que permitirá aportar al planeta de nuevos recursos.

El proyecto Sutter Ultra lo está liderando la empresa estadounidense TransAstra Corporation. El gobierno estadounidense tiene contratos con esta compañía conformada por ex-ingenieros de la NASA y el Jet Propulsion Laboratory. Sumar esfuerzos en la investigación espacial y el sistema solar es el fin del proyecto.

El actual sistema de detección de cuerpos celestes, aunque realizan seguimiento de los objetos y pueden prever movimientos, han tenido errores. Y algunos objetos han llegado en la cercanía del planeta sin ser detectados. Existen millones de objetos desconocidos y Sutter Ultra esta pensada para hacer un seguimiento a mayor distancia, de forma que ante un peligro inminente, tengan tiempo los investigadores de encontrar soluciones salvadoras.

Simulación de un impacto de un asteroide de 5 kilómetros de diámetros en el mar

El planeta Tierra ha recibido varios impactos de grandes asteroides en la antigüedad. El último gran impacto tuvo origen el la península de Yucatán 66 millones de años atrás. Esa piedra tenía un tamaño de 12 kilómetros de diámetro y causó el exterminio de la mayoría de las especies del planeta.

En la noche del 15 de febrero de 2013, un meteorito impactó en en la ciudad de Cheliábinsk de Rusia. Aquella piedra causó infinidad de daños materiales también hiriendo a mas de 1.500 personas. Aquel meteorito solo tenía 17 metros de diámetro. Su onda expansiva fue 31 veces mayor que la de la bomba atómica de Hiroshima. Según los investigadores, solo el ángulo de entrada del meteoro y la zona de impacto pudo salvar a la población de sufrir un desastre mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.