Maestros

Es una profesión que respeto profundamente y sobre todo cuando quienes ejercen el magisterio, palabra que dice tanto, lo ejercen en forma tal que dejan una profunda huella en el educando, no me estoy refiriendo por supuesto a dogmas, sino a normas como las valerianas, ese cuasi apostolado que ejercieron y ejercen los maestros, en la sociedad, que en algunas circunstancias tiende a desvirtuarse.

Tengo ejemplos de maestros en mi familia, donde mi madre ejerció desde 1921 hasta 1953 en la misma escuela, habiendo sido alumna de dicha escuela, compañera de sus compañeros e inclusive una compañera que también se recibió de maestra, y como eran vecinas de puerta, también quedó en la misma escuela, ambas por concurso, hijas de gallegos, sin banca ninguna, per también fue maestra de los hijos y nietos de sus compañeros.

maestra2-145x115La cosa no quedó en mi vieja solamente, porque tres sobrinas de ella, siguieron magisterio y un primo mío también aunque como se metió de tupamaro, no siguió la carrera y quedó en eso.

En la escuela del barrio Palermo, tuve un señor maestro, el que durante el recreo nos llevaban a la placita que está frente al cementerio Central, Gonzalo Ramírez e Isla de Flores.
Mientras las chiquilinas comadreaban entre ellas y las maestras hacían lo propio, cuidando un poco el orden, los varones de sexto año teníamos partido de fútbol.

Eran partidos en serio, tan en serio que teníamos de juez, con pito y todo, al maestro, que se divertía con nosotros porque las maestras eran una manga de viejas y no había ninguna suplente en edad de merecer.

Sigue en pag. 2

Un comentario en “Maestros

  • el 23 agosto 2013 a las 11:07
    Permalink

    Estan pa la joda y ojo que lo mas probable sea que los 22 dias que no dejaron que los botijas fueran a clase terminen recuperandolos con solamente 2 clases.
    Esta o no de vivos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *