Marcas internacionales se niega a desfilar en Nueva York

Donald Trump es desafiado por diseñadores y celebridades de la moda internacional. A través de las redes sociales y cartas a la opinión pública, expresaron sus protestas por las políticas racistas y homofóficas, señalando que se bajan del principal evento de la moda internacional estadounidense.

También te puede interesar

No es sorpresa ver en las redes social polémicas declaraciones de Donald Trump, con fuertes contenidos racista y homofóbicas. Como es natural, hay personas que aprueban sus ideas, y el mandatario está muy contento con ellas. Sin embargo, hay otra parte importante del mundo, que desaprueba las ideas de Trump y sus políticas. Esta vez, se lo hicieron saber aprovechando el mayor evento mundial de la moda, donde el presidente sería local.

El mundo de la moda, una vez más ha tomado partido en esta polémica entre racistas – anti-racistas, homofóbicos – anti-homofóbicos, que comúnmente se desata en las redes sociales, donde Donald Trump es una de las asiduas celebridades que participa.

La forma que han elegido tanto diseñadores como importantes firmas de la moda para demostrar su inconformidad con las ideas de Trump, consiste en no hacer acto de presencia en el desfile, y explicar los motivos a la opinión pública.

Aunque las fechas ya están programadas para el 4 al 11 de septiembre, diferentes empresas de la moda han ido un paso más allá y se han negado a desfilar en uno de los complejos donde están previstos algunos shows. Se trata de uno de los edificios de Hudson Yards, el nuevo proyecto cultural que pretende revitalizar esta zona de Manhattan. La problemática se encuentra en el principal inversor de este complejo, Stephen Ross.

Stephen Ross montó una fiesta para recaudar fondos que ayudaran a reelegir a Trump

Al parecer este desarrollador inmobiliario estadounidense, que es además propietario de un equipo deportivo de lujo llamado Equinox, montó una fiesta en su residencia de los Hamptons para recaudar fondos que ayudaran a reelegir como presidente a Donald Trump. Como si se tratase de la gala Met, los invitados tenían que pagar un total de 100.000 dólares por la cena y 250.000 dólares para los que quisieran una foto con el presidente.

Cuando se filtró la información, las críticas resonaron como una bomba, tanto en los medios como en las redes sociales y, por supuesto, la gente llamó a hacer un boicot a todos esos lugares donde Ross tenía puesta su fortuna. Pero esto no es todo, según Business of Fashion, el magnate ha utilizado fondos destinos a la construcción de casas públicas en Harlem para la reconstrucción de Hudson Yards.

View this post on Instagram

Dear Mr. Ford, Mr. Kolb, members and board of the CFDA, Effective immediately, I regretfully but with great certainty, cancel my membership to the Council of Fashion Designers of America. After many years of membership I will no longer participate if a woman that funds the current administration remains on the board. I will no longer be a part of what seems to be allowing a pay for play, money over merit arrangement with someone that clearly wants to advance an agenda that is hurting many businesses large and small with this trade war. I do not feel her views speak for me as a member and I will not allow her to make decisions on my behalf. I thought about this decision well, and although I appreciated support in the beginnings of my career, I no longer feel the membership represents me. I will fondly remember hearing I was nominated for a CFDA Award, I will gratefully remember my time as a CFDA/VOGUE Fashion Fund nominee, and I will always be thankful for your ear, Steven. However, after emailing you about concerns as to the board seat of Mrs. Ross I was met with a response that felt very much like the pacifying public statements from SoulCycle and Equinox. I was told “not our problem” and to focus my energies elsewhere. So I will. The annual membership dues and future high priced tickets to awards will be spent fighting what this administration is destroying, specifically equal rights and climate change. Yesterday, while Mrs. Ross was putting finishing touches on her fundraiser, I was making sure my sobbing housekeeper had her entire family’s documents in order, a woman with 3 years citizenship living in fear. It is not enough to post rainbows on your Instagram feed. Do something. As a side note, the Fashion Fund is irrelevant unless it is entirely made up of sustainable designers. FALLON JEWELRY

A post shared by FALLON JEWELRY® (@fallonjewelry) on

Es por esta razón que varias firmas se han negado a desfilar allí. “Esto va sorbe estar de un lado o de otro de la historia”, decía el diseñador Prabal Gurung en una carta extensa que ha emitido a través de su cuenta de Twitter. “En resumen, cualquier desfile o evento que vaya a tener lugar allí estará ligado a la avaricia de un millonario que ha robado a los pobres, manipulado los fondos del ayuntamientos y que usa su dinero para apoyar al presidente más homófobo y racista de la historia contemporánea”, escribió el editor Philip Picardi en otra carta abierta.

Rag and Bone también ha rechazado la invitación a desfilar. Y si esto fuera poco, la mujer del magnate, Kara Ross, es una de las miembras del consejo de diseñadores americanos (CFDA) y, la creadora de la organización, Dana Lorenz, ha pedido la expulsión de la primera. Ante la inactividad por parte de la organización finalmente Lorenz ha dejado su puesto.

Deja tu comentario