Nuevo VW-ID. 3 Carga rápida, confort y precio bajo

La gran batalla entre las marcas líderes del sector automotriz se presenta en el coche eléctrico ideal para la clase media. Además de ofrecer un buen diseño, seguridad, comodidades, autonomía y carga rápida, debe tener un precio accesible para la porción mas grande del mercado. Las personas que no llegan a los precios ‘alta gama’ y exigen comprar algo más que precios bajos. Anuncian que el ID.3, tendrá un precio menor de 30 mil euros.

Te puede interesar:

Volkswagen inicia la producción de su primer coche eléctrico 100% basado en la plataforma MEB en la factoría alemana de Zwickau. La importancia de este evento queda clara por la presencia de Angela Merkel en el acto inaugural de la producción del ID. 3. Este lunes ha comenzado la producción del ID.3, el modelo con el que comienza la gran revolución de la electrificación que llevará al Grupo Volkswagen a lanzar en los próximos 10 años 70 nuevos modelos eléctricos a través de sus diferentes marcas.

El ID.3 supone una gran revolución, la tercera para el consorcio alemán. Primero fue su creación con el Escarabajo que sirvió para fundar la marca como Volkswagen (Coche del Pueblo). La segunda fue la del Golf, un modelo que lleva a la venta desde 1974 y que en las próximas semanas se lanza la octava generación del modelo. Y ahora llega la tercera revolución para el grupo alemán, el primer coche 100% eléctrico ‘asequible’ con el que poner en marcha, de verdad, la electrificación para todos. Es el primer paso de un gran cambio, que en los próximos años llevará a que todas las marcas del grupo tengan sus modelos eléctricos en los diferentes segmentos.

El objetivo de esta gran revolución es conseguir que el coche eléctrico pase de ser un nicho de mercado a convertirse en el centro de la sociedad futura. Con el ID.3 comienza esta revolución, el coche con el que implementar la e-movilidad para millones de personas en todo el mundo.

El ID.3 representa lo mejor de la movilidad del futuro, con una buena autonomía, un generoso espacio interior gracias al menor espacio de su vano motor y sus ruedas posicionadas en los extremos. Pero, sobre todo, permitirá un nuevo nivel de conectividad, con un vehículo permanentemente vinculado con los otros vehículos y con las infraestructuras.

Las tres baterías

El modelo se ofrecerá con tres rangos de autonomía para que los usuarios puedan adaptarse a sus necesidades. La versión de acceso, con batería de 45 kWh ofrecerá una autonomía de 330km según el ciclo WLTP, que pasan a 420 km en la variante intermedia de 58 kWh. El tope de gama, con 77 kWh de batería, ofrecerá una autonomía de 550 kilómetros. Dos detalles importantes del nuevo modelo, con su sistema de recarga rápida se podrán recargar las baterías para recorrer 290 km tras 30 minutos de estar enchufado en un punto con 100 Kw.

Sin duda una de las claves del ID.3 será su precio de acceso, clave para conseguir que la movilidad eléctrica sea una realidad en la sociedad de manera rápida. Su precio de partida estará por debajo de los 30.000 euros en el mercado alemán, que será una cifra muy similar en España, con solo dos puntos de Iva de diferencia entre ambos mercados, 19% en Alemania y 21% en España. A este precio habrá que quitar las posibles ayudas a la compra de vehículos cero emisiones que en estos momentos están en fase de estudio.

La clave de este modelo será la plataforma modular MEB, que se utilizará en la mayor parte de los vehículos electrificados del grupo alemán. También habrá una variante derivada de esta plataforma MEB más pequeña y creada específicamente para los modelos del segmento B del grupo, los de tipo Seat Ibiza o Volkswagen Polo. En este sentido, la marca española Seat es la encargada por el grupo alemán de desarrollar esta variante de la plataforma con la que está previsto fabricar en un futuro próximo un millón de coches basados en ella. Y de ellos una buena parte fabricados en las plantas españolas del grupo.

Según las previsiones del grupo alemán, en 2028 se habrán fabricado y vendido más de 22 millones de vehículos eléctricos en todo el mundo. Para ello, en los próximos años el Grupo Volkswagen lanzará la familia completa ID, con versiones compactas, subcompactas, familiares, todocamino, berlinas y hasta una variante de tipo monovolumen.

En toda esta revolución, la planta de Zwickau representa un hito. Para pasar de una fábrica de coches con motor térmico a una de eléctricos, Volkswagen ha hecho una inversión de más de 1.200 millones de euros. El objetivo es conseguir que la planta de Zwickau produzca cada año 330.000 unidades anuales de vehículos 100% eléctricos de diferentes marcas basados en la plataforma MEB en el entorno de 2021, cuando estará a pleno rendimiento. Entonces fanricará seis modelos distintos, todos eléctricos con plataforma MEB, de las marcas Volkswagen, Audi y Seat. Y esto la convertirá en la planta número 1 de coches eléctricos en Europa. Zwickau comenzó su cambio en 2018 pero manteniendo al mismo tiempo la producción del Golf Variant con motores térmicos, que finalizará a mediados de 2020. Ya se han fabricado más de 400 unidades de preseries antes de la puesta en marcha oficial de la fábrica. Desde mediados de 2020 la planta se centrará en la producción de modelos eléctricos con plataforma MEB.

1.700 robots para hacer 1.500 unidades diarias

También ha aumentado la capacidad de producción prevista en la planta. Inicialmente estaban previstas 1.350 unidades diarias, que con los últimos ajustes realizados antes de la puesta en marcha de la producción han pasado a ser de 1.500 unidades diarias. La planta alemana aporta los últimos avances tecnológicos en cuanto a fabricación, con los sistemas producción 4.0, incluye más de 1.700 robots y más de 500 vehículos autónomos para el transporte de componentes y otros servicios.

La fábrica de Zwickau es un enclave estratégico del grupo Volkswagen. Allí se fundó la marca Horch, una de las que conformarían Audi. También ha sido un enclave industrial para el automóvil con diferentes marcas fabricando en la ciudad, entre ellas Trabant desde el año 1957. Esta planta es el estandarte de la nueva movilidad eléctrica en el Grupo Volkswagen pero en los próximos años habrá ocho plantas repartidas por todo el mundo en las que se fabricarán coches eléctricos basados en la plataforma MEB en Europa, China y Estados Unidos. Serán las de Chatanooga en Estados Unidos, las de Shangai y Foshan en China y las europeas en Zwickau, Dresde, Emden y Hannover, además de una en República Checa.

El inicio de la producción del ID.3 es el primer paso de una gran ofensiva por la electrificación del automóvil en Alemania en tres direcciones: la producción de coches eléctricos, las infraestructuras de recarga y la conducción autónoma. Alemania prepara una gran alianza para la producción de baterías, el alma del coche eléctrico, entre los grandes fabricantes alemanes de componentes… También está previsto que se una Francia. Una de las claves del posible acuerdo entre PSA y el grupo Fiat es que Francia se integre en esta alianza de producción de baterías a nivel europeo.

Deja tu comentario