Plan Cóndor – Los Fusilados de Soca

Por Iara Bemúdez y Waldemar García
A 40 años del asesinato de los 5 jóvenes, una de ellas embarazada, a los que se conoce como “Los fusilados de Soca”, se realizó en el Salón Azul de la Intendencia Municipal de Montevideo una Mesa Redonda internacional: Plan Cóndor – Fusilados de Soca, Convocada por la Comisión por la Memoria de los Fusilados de Soca y CRYSOL.
gale-255-1_605x250
La apertura de dicho acto fue dada por la Intendenta Ana Olivera y la mesa estuvo compuesta por: la Licenciada Graciela Jorge, directora general de la secretaría de derechos humanos para el pasado reciente de la Presidencia de la República; Uruguay García miembro de la Comisión de homenaje a los Fusilados de Soca y familiar; Gastón Grisoni presidente de la Asociación de ex pres@s polític@s Crysol; Mª Teresa Piñero, de la Cancillería Argentina; el fiscal Jorge Auat, titular de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad de la República Argentina. El Canciller uruguayo Luis Almagro no pudo asistir por problemas de salud pero envió un mensaje en el que destacó que: “el mejor homenaje a las víctimas de las violaciones sistemáticas de los DD.HH. es trabajar por sociedades en las que la dignidad y los derechos de cada persona sean garantizados y protegidos. La cuestión prioritaria para la comunidad latinoamericana es eliminar la violencia y eliminar la impunidad. La impunidad corrompe, nos hace a todos más vulnerables y hace nuestros derechos más frágiles”.

Graciela Jorge hizo un breve resumen de lo que fue su amistad y su militancia junto a Graciela Estefanell, una de las jóvenes asesinadas, que dedicó su juventud a la militancia política en busca de un mundo mejor.
Uruguay García, familiar directo de Floreal García, otro de los jóvenes asesinados, padre de Amaral García, uno de los niños secuestrados y finalmente recuperado por sus familiares contó como las FF.AA. intentaron lavarse las manos en este caso pero que no lo pudieron y contó como durante 10 años buscaron a Amaral hasta que consiguieron recuperarlo. Cómo en esa búsqueda llegaron a entrevistarse con Bordaberry padre, que les dijo que “gracias a Dios que habían matado a cinco y no habían matado a diez”. Embargado por la emoción terminó su intervención preguntándose si hay justicia en nuestro país.

Gastón Grisoni comentó que estos actos de homenaje que se realizan a los compañeros asesinados o desaparecidos tienen un componente importante que es “que estos casos sean juzgados por la justicia”. Hizo referencia a los últimos casos que han indignado a la ciudadanía, como el caso del general que estando preso por delitos de lesa humanidad se le reintegra el sueldo íntegro como general, y pidió que sigamos luchando para que estas cosas no sucedan y que en este país se haga justicia.

María Teresa “Teté” Piñero de la Cancillería Argentina, explicó como las dictaduras, tanto la Argentina como la Uruguaya crearon un Estado Terrorista e intentaron el disciplinamiento absoluto e instalar por medio del terror una sociedad silenciosa y silenciada que solamente trabajara y no dijera absolutamente nada. “las secuelas del Terrorismo de Estado todavía las vemos hoy, en el inmovilismo, en el ‘no te metás’, en la falta de lo colectivo”. Terminó diciendo, con la voz cortada por la emoción, que ambos países estamos hermanados y que la historia la tenemos que escribir juntos, entre todos y “ojalá podamos darnos siempre la mano para construir países que escuchen a la gente y respondan a proyectos políticos, como nosotros quisiéramos: populares.
El fiscal Jorge Auat citando a Walter Benjamin dijo que “la memoria es el expediente que el Derecho considera cancelado”. “Cuando uno habla de Terrorismo de Estado, de crímenes de lesa humanidad, de genocidio, de violencia extrema, se nos ocurre situarla temporalmente en un momento muy puntual y en verdad genocidio hubo siempre, crímenes de lesa humanidad hubo siempre, la violencia prestigiada siempre estuvo presente en todos los conflictos que enfrentó la humanidad”. Puso como ejemplo cuando los conquistadores llegaron a América a “civilizarnos”, como con la violencia que ellos practicaban vinieron a acabar con la violencia de los pobladores nativos. Unidad de coordinación y seguimiento de las causas por los crímenes de la dictadura, una unidad que se creó porque las estructuras del sistema judicial en Argentina no estaban en condiciones de garantizar las respuestas que el clamor popular le exigían. Explicó que una de las ramas que tiene la impunidad está dentro mismo del Poder Judicial, donde los jueces que eran jueces de la dictadura, al llegar la democracia se convierten en jueces de la democracia y “no es lo mismo ser jueces de un Estado Policial que de un Estado de Derecho, son diferencias muy profundas con el agravante de que el funcionamiento sigue siendo el mismo porque la matiz ideológica de ese sistema judicial sigue siendo el mismo, tenía mucho más que ver con la dictadura que con el Estado de Derecho”… “no hay dictadura posible sin complicidades civiles y de grupos económicos.” “El crimen olvidado se extingue con el olvido, el crimen va a sobrevivir solamente si la memoria lo mantiene presente.”

En el acto también se entregaron placas de reconocimiento a la Comisión de Recuperación de la Memoria Histórica, a la Junta Departamental de Canelones y al Intendente de Canelones por parte de la Comisión de Homenaje a los Fusilados de Soca por su sensibilidad y su colaboración con el homenaje a las víctimas, poniendo el nombre de Camino de los Fusilados a la carretera 70 y autorizar la colocación del memorial en el lugar en que aparecieron los cuerpos de:
Graciela Estefanell, estudiante de Agronomía, tenía 34 años
Daniel Brum, estudiante de Arquitectura, tenía 28 años
María de los Angeles Corbo, estudiante de Medicina, tenía 26 años y cursaba un embarazo avanzado.

Floreal García, obrero textil y boxeador, tenía 31 años
Mirta Hernández, obrera textil, tenía 29 años.

Se realizó también, el sábado 20, un acto homenajeando a las víctimas de Soca en el Memorial del Km. 70 de la ruta 9 en la intersección con el Camino de los Fusilados (ruta 70), en Soca.

Deja tu comentario