Crie cuervos

A sus hijos no les exija nada. No les ponga ningún límite. No sea autoritario ni padre castrador de su creatividad. Hijos de tigre.

Sea compinche, cómplice de sus ocurrencias. Sea canchero, piola. Vaya a la toma del colegio y apoye la profundización de las medidas y que también corten las calles. Corra a su hijo por izquierda. Dígale que no sea pecho frío, que se la juegue.

 

Berrin-1_453x340Que no sea reformista. Saque pecho y cuéntele con orgullo que en su época armaban bombas molotov como si fueran sándwiches y que los más valientes mataban policías. Si 40 pibes toman el colegio a la noche, y lo decide una reunión de 200 sobre un total de 2.200 alumnos explique que la asamblea es soberana y que se deben acatar sus decisiones si no quiere ser carnero, traidor o botón. Dígale que esa es la verdadera democracia, la democracia directa.

Críe cuervos. Fomente que su hijo no respete una sola regla. Que se cague en las normas de convivencia y en la ley. Si está en contra del pensamiento religioso porque lo considera un opio de los pueblos, incítelo a que profane los lugares y elementos sagrados para millones de personas y que no sea tibio. Recuérdele que a los tibios los vomita Dios. Que intente prender fuego a la iglesia más antigua y hermosa de la ciudad. Que utilice los bancos de madera para eso. Que orine y cague el altar y que no se olvide de pintar alguna genialidad del tipo: “La única iglesia que ilumina es la que se prende fuego”. Eso si, que sea con aerosol colorado al grito de abajo los burgueses, anarquía o muerte. Si su hijo no tuvo el coraje de participar que por lo menos no sea buchón. Que sea buen compañero y oculte el nombre de los responsables.

Sigue en pag. 2

2 comentarios en “Crie cuervos

  • el 11 octubre 2013 a las 12:31
    Permalink

    Lo que pasa es que esta mal visto castigar a los hijos porque no hagan caso. Te dejan pegado ahota te acen una denuncia y te pasan a forense para analizar porque le pegaste como le pegaste y si era necesario. A mi viejo no le pasaba eso, si veia que estabas de vivo te rebentaba. O sea, los pibes ahora estan de vivos y vos no le podes explicar a un forense que cascaste al pibe porque esta de vivo. La modernidad cambió eas enseñanzas caseras por cosas mas cientificas. La venganza de nuestros antepasados desde el mas allá por tocar sus reglas de enseñanzas la estamos padeciendo ya!
    Como dice este articulo vos tenes los hijos que te mereces!

  • el 11 octubre 2013 a las 14:25
    Permalink

    Los tiempos cambian, antes para todo se usaba la fuerza bruta y hasta en la escuela los maestros golpeaban a los chiquilines y les ponian orejas de burro. Me imagino que no se quiere volver a eso. Y los cambios traen nuevas enseñanzas y el trabajo de aprender. Hay que usar mas inteligencia y sicología para tratar con los chicos y no todas las familias estan preparadas para eso. Creo que por allí vienen los problemas. El buscar las soluciones permitiendo golpear a los chicos me parece de la era de piedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *