El amor desde distintas ópticas

La romantiquísima antigua, hermosa, obsoleta que nos dieron las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer, aquel tísico, que nunca debe de haber estado casado, por lo menos antes de escribir las Rimas, que ni le corría por la cabeza el touch and go de hoy en día, pero que gratas suenan al oído.

corazon1_435X326
Rima I
“Yo sé un himno gigante y extraño
que anuncia en la noche del alma una aurora,
y estas páginas son de ese himno
cadencias que el aire dilata en las sombras”.

“Yo quisiera escribirlo, del hombre
domando el rebelde, mezquino idioma,
con palabras que fuesen a un tiempo
suspiros y risas, colores y notas.”

“Pero en vano es luchar; que no hay cifra
capaz de encerrarlo, y apenas ¡oh, hermosa!
si, teniendo en mis manos las tuyas,
pudiera, al oído, contártelo a solas”.
Sentirse “loco de amor”, “ciego de amor” o “enfermo de amor” puede que suene un poco absurdo. Sin embargo, estas expresiones en realidad tienen un fundamento científico.
Los sentimientos intensos y apasionados relacionados al amor realmente pueden afectar tu mente y cuerpo, desde la forma de caminar hasta la de hablar.

Sigue en pag. 2

Un comentario en “El amor desde distintas ópticas

  • el 27 diciembre 2013 a las 09:23
    Permalink

    Segun este articulo los enamorados serían como drogadictos con razon nos dicen que andamos en las nubes, parece ser cierto..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *