Joey Ramone y sus conflictos

Afectado por fobias desde su infancia y discriminación en sus relaciones luego, el vocalista mientras estaba en la banda no se habló durante veinte años con otro de sus integrantes, hasta su muerte.

Su nombre, Jeffrey Ross Hyman, (más conocido como Joey Ramone), nacido en Nueva York en un hogar descendiente de judíos, fue el chico que junto a un amigo, Douglas Colvin, decidieron formar una banda Punk, de la cual, todos sus integrantes tendrían el mismo apellido: Ramone.

A fines de marzo de 1974, comenzó la integración de la banda, y consiguieron un primer concierto donde concurrieron unas 30 personas. El larguirucho Joey, en un principio tocaba la batería, pero inmediatamente descubriría que aportaba más como vocalista. En ese primer comienzo, a modo de prueba, la banda interpretaba covers aparentemente no muy bien logrados, pues el propio Dee Dee Ramone recordando sus comienzos habría dicho…”Aquella primera vez fue un desastre”.

Sin embargo tras ese tropezón del comienzo, cuatro meses después tras algunos ajustes, The Ramones hace sus debut oficial, donde sería luego su lugar oficial de toques. El local con el tiempo lograría convertirse en un celebre refugio de las bandas Punk del momento, y fue también, donde velaron los restos de Joey Ramone, el 15 de abril del 2001. Nos referimos al CBGB, ubicado en el 315 de Bowery entre la 1ª y la 2ª Calle, en el Lower East Side de Manhattan.

Llega el 16 de agosto de 1974, y The Ramones hacen su debut oficial en CBGB, y a partir de esta presentación, pasaron a tocar allí una vez a la semana junto con otros músicos emergentes como Blondie, Johnny Thunders, Talking Heads, Patti Smith o Television. La banda luego contaría que no habría quedado conforme con esta actuación.

Joey, un chico conflictivo
El vocalista de la banda, era un chico delgado de 1.98 de largo, que tuvo tres diferentes padres, pero criado por su madre, Charlotte Lesher.
Además de sufrir una pronunciada miopía que le obligaba a cargar unos gruesos lentes, Joey padecía un trastorno obsesivo-compulsivo, éste último le obligaba a repetir ciertas cosas, tales como encender y apagar un interruptor, cerrar la puerta una y otra vez, etc. Acostumbraba aspirar pegamento de cañerías, barniz y consumir drogas junto con sus amigos, esto llegó a tal punto que su propia madre le permitía fumar y drogarse en su casa. Y también a ser motivos de burlas por la gente de su entorno, que provocarían fricciones y desgastes en las relaciones, incluso con integrantes de la banda. Para ser más concretos, con su guitarrista, John William Cummings (Johnny Ramone), de los veintidós años de la duración de The Ramones, no se hablaron veinte años.

Johnny Ramone, también cargaba su propia mochila al llegar a la banda, pues supo ser delincuente en su adolescencia, se mostraba como una persona antisemita (Joey era de origen judío, por lo cual también lo cargaba por eso), y además, la gota que desbordó el vaso fue que se pelearon por la misma chica. Joey ganó, y se terminó casando con la ex – de su guitarrista, el resultado, nunca más se hablaron. Fueron muy buenos profesionales con su relación laboral, pero nada más. Obviamente, como pasa en toda relación conflictiva, cuando uno de los involucrados dice blanco, el otro dice negro. Así funcionaron The Ramones hasta el final.

Se escribió una lista que muestran las veinticinco rarezas que poco conocían del emblemático Joey, son las siguientes;

1. Sufrió acoso escolar y en su casa las discusiones eran frecuentes. El divorcio de sus padres, cuando tenía 8 años, le marcó.

2. Sus primeros pasos en la música fueron con un acordeón. Aunque fue su abuela quien le introdujo a tocar rock: le compró su primera batería, a los 13 años.

3. Su madre, Charlotte Lesher, era tolerante con el adolescente Joey: le dejaba fumar porros en casa.

4. Tuvo sus años de hippie, en los que solía frecuentar Greenwich Village, el barrio bohemio de Nueva York. Allí andaba descalzo y vendía flores de plástico.

5. Antes de ser Joey Ramone, en los círculos rockeros neoyorquinos de los primeros 70 se le conocía como Jeff Starship. Su banda se llamaba Sniper.

6. Entró como batería en los Ramones pero pronto quedó claro que se valía mejor cantando que con los tambores. Su estilo era, según él, “un poco errático”.

7. Fue aficionado a la pintura. Hacía cuadros en los que representaba enormes verduras.

8. Compartió techo con su compañero de banda Dee Dee Ramone, en un loft en el sur de Manhattan. Allí confeccionaron las primeras camisetas de los Ramones.

9. Preparaba sus cuerdas vocales antes de los conciertos con los vapores de una tetera. Hasta que una le explotó en la cara. La cambió por un vaporizador.

10. Para no tener que parar en sus viajes por carretera, el grupo llevaba un orinal para mear en la furgoneta. Junto con Dee Dee, Joey era quien más la utilizaba.

11. Bruce Springsteen compuso el clásico Hungry heart tras conocer a Joey una noche en Nueva Jersey. Al final se quedó con este tema ideado en un primer momento para los Ramones. Fue el primer gran éxito comercial de Bruce:

12. Padecía trastornos obsesivos compulsivos, un desajuste mental perteneciente al grupo de desórdenes de ansiedad. Le llevaba a repetir acciones (apagar y encender luces, tocar reiteradamente objetos…) de forma patológica.

13. En una ocasión quiso regresar de Londres a Nueva York, para volver a cruzar la puerta de su casa. Uno de los miles de síntomas de su trastorno psicológico.

14. Usaba los mismos calzoncillos hasta que sólo quedaba su cinta elástica. Tampoco era amigo de cambiarse los calcetines y llevó las mismas gafas durante 15 años.

15. Linda Danielle, su gran amor, le dejó y se casó con Johnny Ramone, guitarrista de los Ramones. Los dos músicos no volvieron a dirigirse la palabra. O sea: estuvieron compartiendo furgonetas y escenarios 15 años sin decirse ni “buenos días”. Un récord.

16. Joey compuso KKK took my baby away sobre la novia que le levantó el guitarrista de Ramones. En este vídeo sale la banda tocándola en Suecia, en 1981:

17. La mitad de los 80 no fueron buenos: con las vacas flacas de Ramones vinieron los abusos de cocaína y alcohol para Joey.

18. Siempre creyó que el siguiente disco de su banda sería el que les lanzaría al gran éxito comercial. Esto nunca pasó.

19. Llegó a atribuir las, a su juicio, pocas ventas de los discos de los Ramones a que siempre exhibían una imagen macarra, con esas chupas de cuero. De ahí que en la portada de End of the century posen con camisetas de diferentes colores. Pero ni así.

20. Le gustaba nadar por la mañana para conseguir “estabilidad emocional”.

21. Maria Bartiromo, una canción de su disco en solitario, Don’t worry about me (de 2002), es el nombre de una periodista televisiva que encendió su corazón y a la que Joey mandaba amorosos correos electrónicos.

22. En 1994 le comunicó a sus compañeros de banda que le habían diagnosticado un cáncer linfático.

23. Marky Ramone, segundo batería que grabó con Ramones, fue el único que le visitó cuando estuvo ingresado en el hospital por cáncer, en su últimos días.

24. Al morir se le veló delante de CBGB, el mítico garito donde Ramones dieron sus primeros conciertos, en Nueva York. Al lado está ahora la calle Joey Ramone Place.

25. Cantó en 2.263 conciertos de Ramones. Es decir, en todos.

Un comentario sobre “Joey Ramone y sus conflictos

  • el 29 mayo 2015 a las 09:26
    Permalink

    Un grande Joey Ramone pero parecia medio histerico…jajajajajaja…………y muy buen informe sobre las rarezas……..

Deja tu comentario