Lo bueno y lo malo der la publicidad

Por COMOUSTÉ

Cuando terminó o estaba por terminar la II Guerra, en Europa una de las empresas de refrescos más importantes del mundo, en aquel entonces vino a buscar mercados y establecerse o ampliar sus negocios en el patio trasero del fondo estadounidense.

Yo era chico y recuerdo que venían a la escuela, pública por cierto, y dejaban Coca Cola para todos los niños, una per cápita, también recorrían los barrios montevideanos y en las casas golpeaban y cuando los atendían a los promotores, estos les canjeaban a los habitantes todos los envases de Coca Cola que tenían por otros tantos envases llenos de dicho refresco.
La botellita, que no nos parecía tan chica, llevaba 185 ctlts. y la más pequeña de las actuales lleva 250 ctlts. o sea un cuarto litro.

Cuando uno toma un trago le queda la sensación de querer tomar más, en lo que me es personal me es aditiva.
Lo que gasta dicha empresa en publicidad es una cantidad astronómia y no pierde dinero por tal hecho.
He encontrado gente poco o mal informada y cree que Papá Nöel es un invento de la Coca Cola y lo único que ha hecho la empresa con este personaje nórdico fue pasar su indumentaria original del color verde al color Coca Cola, rojo vermellón.
Patrocina todos los eventos de fútbol a nivel mundial y continental.
Tiene una publicidad muy pegajosa, pero poco después que terminaron los eventos se la lleva el viento.

Podrían patrocinar campañas de solidaridad y que su publicidad quedara no solo en el aire o en el bolsillo de los promotores y fuera más en beneficio de los más necesitados.
Tenemos por ejemplo lugares en nuestro país como el Piñeyro del Campo, la Colonia Etchepare o la Quintín Carlos Rossi, locales a los cuales se les podrían pintar los pabellones o hacerlos más acogedores, claro que nadie acompaña a lugares tristes como son los depósitos de futuros cadáveres o de enajenados mentales, claro que la fundación Beisso o la Cristóbal Colón lo hacen discretamente y sin publicidad alguna.

Si Ud. precisa una silla de ruedas no se la pida a la Coca Cola vaya a la Cristóbal Colón que le proporcionará una y silenciosamente sin alharacas.
También están esas jornadas maratónicas de TV en que los medios ponen las cámaras y su personal y los profesionales sus rostros y después de una jornada maratónica rescatan algo que podría ser el producido de un par de partidos de fútbol.
Claro que los que no quieren a la Coca Cola destacan sus efectos negativos como ser “Mujer pesa la mitar tras dejar de fomar refrescos”.
Casi no podía caminar y vivía deprimida, cansada y sin energía. Cuando dejó las sodas bajó 8 talles y admite que es muy feliz compartiendo más actividades con sus tres hijos. Casos como este se suman a la alerta general por los riesgos del consumo de gaseosas.
Sarah Turner es una inglesa de 27 años que no pasaba un solo día sin beber 135 onzas líquidas (4 litros) de Coca Cola. Tal cantidad de soda contenía casi una libra de azúcar, exactamente 424 gramos. Un día decidió cambiar de hábitos y logró perder más de 112 libras (50 kg), que representa casi la mitad de su peso.
La mujer de Birmingham, Inglaterra (imagen abajo), bajó 8 talles y hoy disfruta cuando sale a comprar ropa nueva, algo que antes no hacía casi nunca. Además de dejar las sodas azucaradas comenzó una dieta que le permite comer papas, frijoles asados ¡y sodas sin azúcar! Estas últimas tal vez la ayuden a no extrañar tanto su vida anterior.
© Proporcionado por Hola Doctor
A raíz de la historia de Sarah, un vocero de Coca-Cola de Inglaterra comunicó que la empresa también ofrece bebidas con menos azúcar o directamente sin ella. Y que sus productos se pueden consumir si se sigue una dieta balanceada y un estilo de vida saludable.
Aunque los fabricantes de este tipo de bebidas se esfuercen en hacer ver que sus productos no son “malditos”, cada vez hay más estudios que demuestran que no son los más recomendables para quien quiere llevar un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada.
Una investigación reciente tuvo lugar en Japón con 800,000 participantes donde se les evaluó el riesgo cardíaco provocado a raíz del consumo de sodas. Se halló que cuanto más dinero gasta la gente en bebidas gaseosas, más propensa es a sufrir ataques al corazón por fallas cardiacas. Keijiro Saku, autor del estudio y profesor de cardiología en la Universidad Fukuoka, sostiene que lo nocivo en este tipo de bebidas podría ser el ácido que contienen.
Estos resultados fueron presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, y revelaron que consumir otro tipo de bebidas, como té verde o negro, café, cacao, jugo de frutas y vegetales, bebidas a base de leche fermentada, leche y agua mineral, no se vinculan con el mismo riesgo que las sodas.

Otros estudios, como el publicado en el journal Circulation de la Universidad de Tufts, demuestran que el consumo habitual de sodas azucaradas atenta contra la cintura y aumenta el riesgo de muerte, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.
A raíz de estas investigaciones y las consecuencias del consumo de sodas azucaradas que se conocen a diario, Coca Cola intenta justificar la comercialización de su producto. Para minimizar los efectos perjudiciales de estas bebidas, aduce que es lo que causa obesidad es la falta de ejercicio. La guerra continúa, y el tiempo dirá quién tiene la razón, aunque algo ya se puede vislumbrar.
Estamos en un mundo que lucha contra la obsesidad y contra un montón de cosas que para nosotros antes era normales.

Comerse unos chinchulines o una tripa gorda a las brasas, era un bocatto de cardinale, claro que ahora el médico nos para los pies y hay una campaña en contra todo lo que gusta y engorda, contra lo que es pecado, solamente alguna iglesia está al tanto.
Creo que no debemos ser tan negativos y dar por el pito lo que el pito vale y si amparado en mi libertad personal quiero tomar Coca Cola, o una buena mayonesas o algo salado, tengo el pleno derecho de hacerlo y morirme de lo que yo quiera o como yo quiera sin perjudicar a los demás.

Pero no dejo de pensar que la gente de DOÑA COCA fueron unos cracks, con quienes necesitaban ayuda, que para una empresa tal vez no sea demasiado, no tengo los balances de nadie como para valorar el esfuerzo, pero si es conocida la situación y el esfuerzo de esos padres para tratar de luchar por salvar a su hijo y lo digo muy suelto de cuerpo, al momento de prender la parrilla yo sabré que poner arriba de las brasas y bebida debería tomar en su caso.
Como el verso de Yamandú Rodríguez, “El remate” puedo decir….
“porque sigue dando criollos
Muy lindos criollos, el tiempo!”…
Y que todo sea para bien

3 comentarios en “Lo bueno y lo malo der la publicidad

  • el 4 septiembre 2015 a las 09:10
    Permalink

    los comercios no son malos o buenos es la gente que los maneja igual que e los gobiernos no son mejores ni peores son su gente..
    doña coca dijo si no lo hace el gobierno lo hago yo
    y el gobierno no tuvo otra, pero no me queda claro que es lo que va hacer ny no va hacer
    esta bueno lo de cocacola y doña coca

  • el 4 septiembre 2015 a las 10:32
    Permalink

    En democracia nadie te puede prohibir quien hace o no publicidad si tenes plata poodes hacer toda la publicidad que quieras y eso no es malo en otros lados ni con plata podes.

  • el 8 septiembre 2015 a las 17:32
    Permalink

    Los comerciantes aquí y en cualquier parte del mundo son hombres y mujeres con una misión comercial; intercambiar sus productos por dinero. Cuanto mas veces lo hagan mas dinero acumulan pero eso no quiere decir que no se preocupen por las causas humanitarias y en las cosas que le faltan a la gente.
    A veces pasa que cuando el empresario se mete a solucionar un problema de la sociedad mueve cosas dentro de los gobiernos como paso de Agustín Cal como publicaron bien aqui. Un 10 para la gente de Doña Coca que removio el avispero como dicen en tierra adentro.

Deja tu comentario