Nuevos mesías, secretas órdenes II

Por Nico Medes
Los lectores que han llegado hasta el final del artículo anterior, no podrán pasar de largo sin devorar el presente.

mahoma-231-5_435x326

Cuantos misterios van surgiendo a través de todas las órdenes, sectas, religiones, pero la cosa no queda en el oriente sino que se viene mucho más acá.
Durante las Cruzadas, cuando las organizaciones militares de la Hermandad estaban valientemente guiando a los principales ejércitos cristianos para luchar contra los musulmanes, ¡otros grupos de la red de la Hermandad estaban reuniendo musulmanes para batallar contra los cristianos! De las varias ramas de la Hermandad que promovían la causa del Islam, una es de particular interés para nosotros: la secta de los Asesinos.

Mahoma murió en 632 D.C. Un forcejeo inmediatamente aseguró quien iba a ser su sucesor. Esto causó que la religión islámica se resquebrajara en sectas rivales, cada una teniendo sus propias ideas acerca de quien iba a ser el sucesor de Mahoma. Una de esas facciones islámicas era la secta “Shia”, que estaba adherida a una fuerte tradición del “Fin del Mundo”. Los Shiitas creían en el “Milenio”: un Día del Juicio seguido por mil años de paz y salvación espiritual. Eventualmente la propia secta Shia se dividió y se separó. Una facción que surgió de esa división de Shia fue la secta de Ismaili, la cual dio nacimiento a los Asesinos.

Los Ismailianos salieron de los otros Shiitas en siglo VIII. La secta de Ismaili era una Hermandad y sociedad secreta con un sistema de logia similar a la Francmasonería y a otras organizaciones de la Hermandad. La Gran Logia Ismaili estaba situada en el Cairo donde practicaban paso a paso las iniciaciones con todos los símbolos y misterios acompañantes. Guiados por un Gran Maestro, los Ismailianos promulgaron un mensaje apocalíptico muy fuerte, completo con la promesa de un Mesías venidero.
Otra miembro de la logia Ismaili fue un hombre llamado Hasan-iSabbah.
La conversión mística del Sr. Sabbah vino como resultado de una “severa y peligrosa enfermedad” durante la que él creyó que Dios lo había purgado y le había dado un renacimiento espiritual. En 1078, en la Gran Logia en El Cairo, el Sr. Sabbah le pidió permiso al califaIsmaili para extender el evangelio Ismaili en Persia.

Un “califa” es un sucesor de Mahoma. El título “califa” le fue dado a aquellas cabezas de estado musulmanas que exigían ser sucesores de Mahoma.
El califa le concedió la petición al Sr. Sabbah, con la condición de que Sabbah accediera a apoyar al hijo mayor del califa, Nizar, como el próximo (noveno) califa. Sabbah aceptó el trato y nombró a su nueva rama Ismaili los “Nizaris”, en honor al hijo del califa. No pasó mucho, sin embargo, antes de la rama del Sr. Sabbah fuera conocida por su nombre más famoso: “los Asesinos.”
Usualmente Los Asesinos son conocidos como secta religiosa. Ellos eran, más precisamente, una sociedad secreta. Según historiador Masónico, Alberto MacKey, los Asesinos adoptaron la estructura orgánica de los Ismailianos. Los Asesinos practicaron iniciaciones graduales y poseían una doctrina mística secreta. El Sr. MacKey agrega que los Asesinos parecen haber practicado tres de los muy mismos grados fraternales usados en la Francmasonería hoy: Aprendiz, Compañero, y Maestro. Los Asesinos tenían un código religioso similar a los Hospitalarios y los Caballeros Teutónicos.
Los Asesinos eran una parte integrante de la red de la Hermandad.
Un rasgo distintivo de la organización Asesino era su uso de drogas, principalmente el hashish, para propósitos místicos y otros. De hecho, la palabra “asesino” viene de la palabra “hashshishin,” que significa “usuarios de hashish.” Los Asesinos y varios otros grupos de Hermandades en la historia exaltaban las virtudes de fármacos psicodélicos (que alteran la mente) como manera de lograr la iluminación místico.
Los Asesinos eran también una organización luchadora con un ejército. Gran Maestro Sabbah escogió una fortaleza localizada en lo alto de las montañas al norte de Irán para cuartel general de su nuevo grupo. Esta fortaleza de Asesino era conocida como “Alamut,” que significa “Las Enseñanzas del Águila” o “Nido de Águila.” Los Asesinos se volvieron un formidable ejército y poder político en la región y eventualmente controlaron otras fortalezas en Persia y Siria. Los Asesinos pelearon con otras organizaciones musulmanas y lucharon contra los Caballeros Templarios y otros ejércitos cristianos durante las Cruzadas. Para ayudar a ganar sus feudos y guerras, los Asesinos desarrollaron la herramienta mortal por la que se volvieron famosos y temidos: la herramienta del “asesino solo.”

La mayoría de las personas hoy están dolorosamente conscientes del fenómeno llamado “asesino solo.” Este normalmente es un hombre joven, en sus veinte o treinta años, que es manejado por engaños alocados y que despliega poca o ninguna preocupación por su propia seguridad al asesinar a un líder importante, en público, en pleno día y delante de testigos. La matanza tiene tremendo valor de susto y puede afectar grandemente la dirección política de una nación.

Mucha gente cree que los llamados “asesinos solos” son productos de nuestra edad moderna. Es realmente divertido leer los ponderosos tomos psiquiátricos para ese efecto. En verdad, el “asesino solo” ha sido una institución política durante más de setecientos años, si no es que mucho más tiempo. Sin embargo, hace setecientos años, no se hacía ninguna pretensión del hecho que los “asesinos solos” actuaban exclusivamente solos, como se hace hoy. Atrás, en ese entonces, el “asesino solo” era conocido por ser una eficaz y espantosa herramienta de control político y social. Era una técnica usada por la organización del Asesino para ganar sus guerras, aumentar su influencia política, destruir a sus enemigos, y agrandar sus cofres por extorsión.

¿Cómo consiguió la secta de los Asesinos que hombres jóvenes se comprometieran a cometer asesinatos? No es fácil hacer que las personas maten a otros, sobre todo cuando el asesino probablemente será pillado y muerto. La organización del Asesino tenía un método eficaz para superar esta resistencia natural y programar a los hombres jóvenes para matar. Una de las personas más tempranas en describir al Asesino que programa la técnica fue Marco Polo, el famoso viajero europeo del 13 siglo que escribió un libro exitoso sobre sus jornadas. Aunque Marco Polo fue acusado en su propio tiempo por unas pocas personas, de fabricar historias, la subsiguiente investigación ha verificado casi todo lo que él describió en su famoso libro.
Según Marco Polo, una parte de la fortaleza de los Asesinos en Alamut se había convertido en un bello jardín secreto, formado según la descripción del paraíso en las visiones celestiales de Mahoma. En el jardín crecía casi cada tipo imaginable de fruta y era regado por arroyos de vino, leche, y miel. Los palacios fueron bellamente ornamentados y tenían una la compañía de cantantes, bailarines, y músicos. Si ciertos hombres jóvenes en la región mostraban ser promesas como potenciales asesinos, ellos eran narcotizados, normalmente con opio o hashish, y llevado al jardín secreto. Allí ellos eran mimaron durante unos días y nada se les negaba, incluso mujeres.
Luego eran de nuevo narcotizados y devueltos a sus casas. Los jóvenes hombres creían que los líderes de los Asesinos los habían transportado al Cielo y de regreso. Ávidos de retornar, los jóvenes seguirían gustosamente las instrucciones de los líderes de los Asesinos. A estos subordinados impactados-por-el-cielo se les decía que un regreso al paraíso sería posible si asesinaban audazmente al líder enemigo en la mira. El joven asesino era instruido para esperar en un lugar público y derribar a la víctima con una daga cuando esta pasara. Porque los jóvenes asesinos a menudo serían muertos en el lugar, o más tarde serían ejecutados, les hacían creer que su muerte en la escena del crimen o bien más tarde por la ejecución, les produciría el retorno al paraíso que ellos recordaban.

mahoma-231-4_435x326La notoriedad de los Asesinos se extendió. Fue rumoreado que algunos reyes europeos pagaban un provechoso tributo a los Asesinos para evitar volverse blancos ellos mismos. Aunque la extensión de las actividades de los Asesinos en Europa es hoy todavía debatida (algunos historiadores afirman que los Asesinos enfocaban la mayor parte de sus prácticas mortales en los conflictos del Medio Oriente), los Asesinos se hicieron extensamente famosos a lo largo y a lo ancho. Como resultado, todas las personas que intentan asesinar a un líder político han venido a ser conocidos como “asesinos,” o “usuarios de hashish.” Aunque “asesinos” más modernos no han sido usuarios de hashish, muchos han mostrado evidencia de considerable manoseo mental, un asunto que será discutido cerca del final de este libro.
A finales del siglo 13, los mongoles habían invadido el Medio Oriente y habían destruido las fortalezas principales de los Asesinos. Interesantemente, los mongoles también eran inspirados por creencias místicas. Los Asesinos lograron sobrevivir el asalto, y todavía existen hoy. Se reportan modernas sectas de Asesinos que están pacíficamente establecidos en India, Irán, y Siria. Su titular es el “Aga Kan” quien es el líder espiritual de todos los Ismailianos a nivel mundial. Se estima el número de Ismailianos aproximadamente de 20 millones personas hoy.

Desde 1840, los AgaKhan han estado operando fuera de India debido a una infructuosa rebelión de Aga Kan I a partir de 1840, contra el Shah de Persia. Cuando falló la rebelión, Bretaña ofreció el santuario a los Aga Kan en India, que en ese entonces estaba bajo dominio británico Desde entonces, los AgaKhan han estado viajando en los círculos élite de la sociedad Occidental. Recientes AgaKhan han recibido educación en Oxford, Harvard, y en Suiza. Los AgaKhan también han ganado un lugar en la comunidad de la banca internacional a través de su establecimiento de un Banco Central en Damasco, Siria.

Puede ser una coincidencia que los “asesinos solos” surgieron como un importante fenómeno en los Estados Unidos, casi en el momento en el que el Aga Kan I, estaba estableciendo relación con los británicos a principios del siglo 19. El primer “asesino solo” conocido de atacar a un Presidente de los Estados Unidos lo hizo en 1835. La víctima intencional era Andrew Jackson que era, curiosamente, miembro de una organización de Caballeros Templarios en América.
Desde entonces, los Presidentes estadounidenses han sido blancos de “asesinos solos” cada diez a veinte años. Muchos otros líderes Occidentales y figuras públicas también han sido víctimas. Aunque no he visto ninguna evidencia que la propia secta de los Asesinos está detrás de episodios de “asesinos solos”, está claro que su técnica ha sido adoptada y usada por fuentes políticas influyentes con conexiones a la Hermandad en el mundo Occidental, como lo discutiré más completamente en un capítulo más tarde.

Como hemos visto, la era de las Cruzadas fue testigo del nacimiento de instituciones que todavía nos afectan hoy. A la lista podemos agregar dos famosas órdenes cristianas: los franciscanos y los dominicanos.
Como hemos visto, la era de las Cruzadas fue testigo del nacimiento de instituciones que todavía nos afectan hoy. A la lista podemos agregar dos famosas órdenes cristianas: los franciscanos y los dominicanos.
Los franciscanos adoptaron la vestimenta del cordón-en-la-cintura y la mancha calva usada por los sacerdotes de la Hermandad del antiguo Egipto en Al Amarna. Los franciscanos parecían ser bastante humanos.
Los Dominicanos, por otra lado, fueron puestos a cargo del sub-producto más odiado de las Cruzadas: la Inquisición católica.

La Inquisición medieval ha sido condenada universalmente como una de las más opresivas instituciones humanas alguna vez desarrolladas. Era conocida por sus torturas y celosos excesos. La Inquisición surgió de un esfuerzo por el Papa Inocencio II de pisotear y eliminar una gran secta herética en el sur de Francia, conocida como los “Albigensianos.” Inocente II habían llamado una Cruzada especial en 1208 para que entrara a Francia y barriera con la secta. La guerra de cinco años que le sucedió, devastó la región. Diez años después, el nuevo Papa, Gregorio IX, continuó la acción. Él colocó a los dominicanos en el cargo de investigar a los Albigensianos. Gregorio le dio el pleno poder legal a la Orden dominicana para nombrar y condenar a todos los herejes sobrevivientes.

De esta campaña creció la completa maquinaria inhumana de la Inquisición católica, que buscó eliminar todo tipo de herejía. La Inquisición generó un clima de temor y opresión intelectual y espiritual en Europa, en los siguientes seiscientos años. Rumores e insinuaciones, y honestos desacuerdos intelectuales llevaron a muchas personas decentes a la percha de la tortura y auto de fe (la muerte en la hoguera). Las cicatrices sociales todavía son visibles hoy en el miedo instintivo que tantas personas tienen de expresar las ideas no conformistas. La Inquisición ayudó a engendrar una reacción social de violencia a ideas de no-conformismo, de las cuales el mundo todavía no ha logrado escapar totalmente.

Es claro que la Iglesia cristiana había sufrido muchos cambios cuando terminaron las Cruzadas. La Iglesia ya no era una religión humanitaria descentralizada, visualizada por Jesús. La nueva Iglesia católica (“No dividida”), acuartelada en Roma había sucumbido a las “reformas” de los emperadores romano-orientales. Era una religión que Jesús habría lamentado.
Afortunadamente, después de que murió la Inquisición, la Iglesia católica empezó a mejorar y tiene muchas buenas cualidades hoy.
Quizás el evento más importante de las Cruzadas no involucra emprender guerras, programación de asesinos, o creación de una Inquisición. Trae consigo la fabricación de la paz.
En el año 1228, el emperador alemán Frederick II guió una Cruzada a Jerusalén. Frederick no estaba en buena gracia con el Papa en ese momento. Frederick ha sido descrito como un, “príncipe de mente secular, altamente educado y un jurado enemigo del papado en terrenos políticos que había adquirido, por matrimonio, el título de lo que quedaba del reino de Jerusalén.”

La lucha de Frederick con el Papa Gregorio IX había empezado sólo un año antes de su viaje a Jerusalén. El conflicto entre Frederick y el Papa Gregorio estaba centrado alrededor del problema de poder Papal centralizado. Frederick se opuso a él y Gregorio estaba esforzándose por acelerarlo. Esta disputa causó que Frederick fuera sentenciado a la excomunión— una sentencia finalmente llevada a cabo en 1245.
Mientras estaba bajo sentencia, pero todavía no excomulgado, un Frederick no arrepentido viajó a su reino en Jerusalén a la cabeza de su propia cruzada. A pesar de un profundo involucramiento con los Caballeros Teutónicos, Frederick II demostró en ese viaje, que él podía ser un hombre de paz. En lugar de prolongar la guerra con los musulmanes, Frederick negoció un tratado de paz.
Él sentía, al parecer, que era interés de todos finalizar la disputa religiosa, y eso es precisamente es lo que él hizo. Frederick logró este hecho negociando con el líder musulmán reinante, el Sultán Kamil. A un año de empezar sus charlas con el Sultán, y sin la aprobación del Papa, Frederick concluyó un tratado firmado en 1229, devolviendo Jerusalén a los cristianos durante diez años con la condición de que los cristianos no se armaran. El arreglo funcionó.
Usando la negociación y apelando a la razón, Frederick había logrado, en un corto viaje, lo que los Papas habían exigido haber estado intentando hacer durante casi 130 años con guerra y sangre. Bajo el tratado de Frederick, los cristianos eran libres de habitar Jerusalén y hacer peregrinaciones allí, y los musulmanes fueron librados de la amenaza puesta por los ejércitos cristianos.

Muchos líderes cristianos y musulmanes no estaban nada contentos con este arreglo, sin embargo, Frederick lo tenía todo preparado,
“dejando ambas facciones indignadas por tan pacífico arreglo. Cuando la tregua finalmente finalizó en 1239, la guerra santa fue reasumida…”
Hay un entretenido trato suplementario a la historia. Después de que Frederick completó el tratado, quiso ser coronado monarca de Jerusalén, por su herencia. Porque él estaba bajo la sentencia de excomunión, ninguna autoridad católica realizaría la ceremonia para él. Sin embargo, Frederick no era de los que iba a frustrarse por tecnicismos. Él simplemente se coronó a sí mismo y navegó de regreso a casa, a Alemania.

Nosotros podríamos legítimamente preguntar, ¿Por qué no fue extendido el tratado de Frederick o se negoció otro similar? ¿Qué propósito sirvió sumergirse en setenta años adicionales de guerra sangrienta? Los cristianos salieron muy heridos al perder totalmente Tierra Santa.
Hemos oído tanto que las guerras son un producto básico de la naturaleza humana, sin embargo, en un esfuerzo de una paz pudimos ver 130 años de conflicto aplastante terminar a través del esfuerzo de un hombre que apelando la razón y la cooperación de otro hombre, resultando en una paz durante el tiempo de la duración del tratado. Podemos ver que la habilidad de las personas para tener paz es tan fuerte, si no más fuerte, que un deseo de guerra. ¿Qué, entonces, condujo a los Musulmanes y a los Cristianos a matarse entre si por de un trivial y seco pedazo de bienes raíces?
Una respuesta a esta pregunta puede encontrarse en lo que los musulmanes y cristianos finalmente pensaron que era la razón por la cual ellos estaban luchando: por su libertad y salvación espiritual. Ellos creían que luchando y hasta incluso quizá muriendo gloriosamente por su fe, tendrían garantizada su salvación eterna. La historia ha demostrado claramente que el camino para la libertad espiritual es tan fuerte que puede atropellar cualquier camino humano, incluso el impulso para la auto-preservación física.

En algún punto, las personas sacrificarán sus propias existencias físicas, e incluso la supervivencia física de sus seres amados, si ellos creen que el sacrificio asegurará su integridad espiritual o que provocará su salvación espiritual. Cuando el conocimiento espiritual genuino se distorsiona, y se continúa estimulando el deseo de salvación espiritual, mucha gente puede ser llevada a hacer muchas y grandes cosas tontas. Un paso importante para resolver el problema de la guerra, entonces, es lograr una verdadera comprensión del espíritu y una manera real para su rehabilitación.
Cuando vemos las prácticas espirituales de los caballeros cristianos y los musulmanes Ismailianos, descubrimos que su participación en las guerras era a menudo exaltada como una demanda espiritual. Guerreros de ambos lados estaban inspirados por misticismos de la corrompida Hermandad que enseñaba que los premios espirituales podrían ser ganados comprometiéndose en esfuerzos militares contra los otros seres humanos.

Ésta era la mitología de la “espiritualmente noble” guerra en la cual a los galantes soldados se les prometió eterna salvación y un lugar en el Cielo por luchar por una noble causa. Esta mitología todavía permanece vital hoy por reclutar a las personas para participar en continua guerra. Distorsiona la urgencia de la libertad espiritual en acciones de honrar las guerras.
¿Qué es, entonces, la guerra, si no una noble búsqueda?
Analizada hasta sus más básicos componentes, la guerra no es nada más que el acto de causar que los objetos sólidos choquen destructivamente con otros objetos sólidos. Eso a veces podría ser hasta divertido, pero no hay mucho beneficio espiritual en ser derivado a constantemente comprometerse con ello. Aunque es verdad que la guerra tiene muchos elementos de un juego, la naturaleza destructiva de la guerra causa que sea un poco más que una serie de actos criminales: importantes incendios premeditados, agresión y asesinato.

Esto revela algo de gran importancia:
La guerra es la institucionalización de la criminalidad.
La guerra jamás podrá provocar mejora espiritual, porque la criminalidad es una de las principales causas de deterioro mental y espiritual.
Sociedades que exaltan acciones delictivas como una búsqueda noble sufrirán un rápido deterioro en la condición mental y espiritual de sus habitantes. Doctrinas “espirituales” que exaltan al combate son doctrinas que degradan a la raza humana. ¿No está la guerra en búsqueda de una causa justa, de algo bueno?
El problema más grande de usar la fuerza violenta para luchar por una causa es que las reglas de la fuerza operan en principios completamente diferentes de lo que los hacen los principios del bien y el mal. El uso victorioso de la fuerza violenta depende de habilidades que no tienen nada que ver con que la causa sea justa o no. El hombre que puede manejar su disparador de-seis más rápido, no necesariamente es el hombre con los mejores ideales.

Nos gustan nuestros héroes cuando pueden disparar bien o físicamente dominar a los tipos malos, y hay nada malo con ser capaz de hacerlo, pero no todos nuestros héroes pueden. Aquellos que tienen una causa legítima deben ser, por consiguiente, cautos de la tentación de afirmar la rectitud de sus creencias en la arena de fuerza violenta, puesto que su causa puede perder inmerecidamente. Hay muchos métodos eficaces para promover las buenas causas y hacerlos ganar, pero esos métodos raramente se usan en un mundo educado para usar la violencia como la última corte de apelación.
Las Cruzadas y otros conflictos religiosos han sido a menudo alimentados por el problema de quien es un verdadero “Mesías” y quien no lo es. Las pasiones pueden correr muy bien en este tema. Por consiguiente nos toca discutir en este momento que es lo que podría o no podría ser un “Mesías”.

CONTINUA EN EL PRÓXIMO NÚMERO Y CADA VEZ MÁS APASIONANTE

3 comentarios en “Nuevos mesías, secretas órdenes II

  • el 11 julio 2014 a las 11:27
    Permalink

    Muy buena toda la historia se nota que sabes mucho me quedo esperando a la proxima.
    Saludos

  • el 11 julio 2014 a las 11:32
    Permalink

    Ojito , no haga erejias metiendose con Mahoma, yo por la s dudas no comento nada sobre el machismo, las perversiones, los maltratos, nada de nada,,,

  • el 11 julio 2014 a las 15:39
    Permalink

    EL PROXIMO NUMERO LOS DEJARÁ CON LOS PELOS DE PUNTA

Deja tu comentario