¿Qué coche eléctrico comprarías?

Si ya tienes decidido el cambio, hay tres cosas básicas que deberías conocer antes de elegir una marca o un modelo.

Hoy no resulta tan sencillo decantarse marcas y modelos; ¿será éste, será el otro?. Números, pros, contras, negociaciones, más números… Todo tiene que encajar de la mejor forma posible para que esa adquisición cubra, en el corto plazo, todas nuestras necesidades y sea, al cabo del tiempo, cuanto más rentable mejor. Antaño era mucho más sencillo, puesto que solo había que valorar el presupuesto y decantarse por la gasolina o el diésel. Desde la llegada de los vehículos impulsados por otro tipo de energías la situación ha cambiado notablemente.

En los últimos tiempos, con distintas ciudades de la geografía española restringiendo la circulación en su núcleo urbano, con los muy diversos tipos de incentivos que existen y con Europa comprometida a acabar con los vehículos de combustibles fósiles para el año 2050, la opción más recomendable y tentadora parece ser adquirir un coche eléctrico. Eso sí, son muchos más los factores que entran en juego.

Desde la autonoḿia de los distintos modelos hasta las subvenciones a las que tenemos acceso para adquirir uno, pasando por el acceso a los puntos de carga cuando nos desplacemos de un lado para otro de la Península. Para que nada se te escape si estás valorando adquirir un vehículo propulsado por energía eléctrica, aquí repasamos los principales puntos a los que deberías prestar atención antes de realizar esta importante inversión.

Autonomía y consumo

Donde no parece que haya la más mínima duda de que el futuro del transporte individual pasará por el coche eléctrico es en la propia industria. Todos los grandes fabricantes ya han lanzado al mercado sus vehículos para competir en este mercado. De ahí que encontremos una gran variedad de modelos, con distintos precios y, por supuesto, con distintos grados de autonomía. A día de hoy, dejando de lado las grandes marcas como Audi o Jaguar cuyos modelos que aún no están disponibles en España, podemos encontrar coches eléctricos con una autonomía más que suficiente para nuestro día a día.

Los que que tienen una mayor autonomía son el Model S y el Model X de Tesla, con una autonomía de 540 y 475 kilómetros respectivamente; el Renault ZOE Z.E. 40, que tiene una autonomía media real de 300 kilómetros; el Nissan Leaf, con 270 kilómetros; el Volkswagen e-Golf y Hyundai Ioniq Electric, que pueden tener una autonomía real de hasta 200 kilómetros; y el BMW i3 94Ah, que tiene 200 kilómetros de autonomía real en su uso diario. Con una batería algo más pequeña podemos encontrar otros como el Kia Soul EV, Citroën C-Zéro o el Peugeot iOn, cuya autonomía se sitúa entre los 100 y los 120 kilómetros, más pensados para desplazamientos cortos.

En cuanto al consumo, si hablamos de automóviles 100% eléctricos, conocidos también como Cero Emisiones, tenemos que saber que los últimos datos que existen al respecto indican que, si disponemos de un cargador en casa, la carga para realizar en torno a 200 kilómetros nos costaría alrededor de 1,1 euros. Por su parte, las grandes eléctricas como Iberdrola y Endesa han prometido instalar multitud de puntos de recarga tanto en las carreteras como en los propios destinos, ya sean restaurantes, hoteles o centros comerciales. En el caso de que aprovechemos estos postes de carga, debemos saber que el precio para cargar el automóvil para otros 100 kilómetros se sitúa en torno a los 5 euros y la carga tarda en realizarse alrededor de 15 minutos.

Con estos datos, podemos calcular que, siempre que haya puestos de carga en el trayecto a recorrer, podemos realizar un viaje de 300 kilómetros por menos de 10 euros. Un precio mucho más económico que si nuestro coche fuera gasolina o diesel, teniendo en cuenta los precios actuales de estos combustibles.

Punto de carga y cargadores

Sin duda alguna, este es el factor más importante a tener en cuenta a la hora de valorar la compra de un coche eléctrico. Al contrario de lo que ocurre con vehículos impulsados con diesel o gasolina, cuando la energía de uno de estos automóviles se agota no es tan sencillo como ir a la gasolinera y repostar, sino que tenemos que encontrar un lugar con un punto de carga. A la espera de que las compañías eléctricas lleven a cabo los planes que han anunciado, es necesario planificar los desplazamientos teniendo en cuenta dónde podremos parar a cargar la batería de los automóviles eléctricos. Para ello, ya existe un mapa de toda la geografía de España donde puedes ver dónde se encuentran los puntos de carga.

No obstante, una de las primeras partidas que debemos presupuestar junto con el precio del vehículo es el cargador para instalarlo en nuestro garaje. En el caso de que tengas una plaza en un garaje comunitario tampoco deberías encontrar ningún problema, puesto que la nueva normativa legal establece que solamente es necesario informar al presidente de la comunidad mediante un escrito antes de realizar la instalación. Es importante saber que, ya sea en uno u otro emplazamiento, para cumplir la ley tendremos que tener un circuito exclusivo que no supere los 9,2 kW de potencia para la estación de recarga. Tal es la prioridad que las autoridades han dado a este tipo de vehículos que ahora en los nuevos aparcamientos, sean del tipo que sean, debe de haber un puesto de carga cada 40 plazas disponibles.

En cuanto a la complejidad de la instalación, tú mismo puedes realizarla, aunque siempre es recomendable asesorarse con un electricista certificado y, salvo que seamos muy manitas, encargarle dicha misión. Hay multitud de empresas ya especializadas en la instalación de estas bases de carga. Además, las compañías eléctricas también cuentan con este servicio y ofrecen distintas tarifas en las que el precio del kilovatio/hora depende de la hora de la carga y de la potencia que necesitemos.

Precio y subvenciones

Antes de adquirir uno de estos vehículos o de informarnos del precio de la instalación de las estaciones de carga en nuestro hogar, conviene repasar los planes que tanto el Gobierno estatal como las instituciones autonómicas han puesto en marcha para promover la compra de coches eléctricos. Al que más atención debemos prestar es al plan VEA (Vehículos de Energías Alternativas) que el Ministerio de Industria ha anunciado que se pondrá en marcha en las próximas semanas. Contará con una inversión mayor respecto al pasado año, hasta los 66,6 millones de euros, y no solamente servirá para financiar la compra de los automóviles sino también para instalaciones de las bases de recarga.

Es importante repasar la lista de ayudas que existen para la compra de este tipo de vehículos. Además, debemos saber que este tipo de coches están exentos de pagar el impuesto de matriculación y que el precio de la ITV se puede abaratar. Por todo ello, no es de extrañar que haya quien advierta que, gracias a las ayudas públicas, adquirir un coche eléctrico puede salir más barato, aunque no siempre, que uno propulsado por otro tipo de combustible.

Los precios de estos coches se sitúan por encima de los 20.000 euros. Así, podemos encontrar modelos como el Renault ZOE, al que ya hemos hecho mención, que nos ofrece una gran autonomía por 21.630 euros. Desde ese modelo podemos seguir subiendo de gama y prestaciones hasta llegar a los más de 112.000 euros que cuesta el Model X de Tesla. Pero no todo son números. Aunque son sumamente importantes, también debes valorar cuáles son tus necesidades y qué tipo de coche eléctrico se ajusta mejor a ellas. De esta forma conseguirás que la inversión sea tan duradera como rentable.

Deja tu comentario

Necesitas ayuda? Chatea con nosotros