De desconocida, a Top-Model

La nueva chica Bieber, con ‘17 años’, firma con una importante agencia de modelos, tras engancharse con el ex de Selena Gomez.

Se llama Cindy Kimberly, es una adolescente holandesa de 17 años, que firmó un suculento contrato con la agencia Uno Models. Lo que está muy claro, es que la agencia lanzaría la carrera de la joven, al enterarse que es la chica que le quita el sueño a Justin Bieber.

Cindy Kimberly es contratada por la prestigiosa agencia de modelos Uno Models y podría haber cobrado entre 10.000 y 15.000 euros por su primer posado frente a la prensa (al menos, esas son las cifras con las que especula una fuente del sector que prefiere permanecer en el anonimato). Hace un par de meses nadie conocía a la joven holandesa afincada en Denia, y ahora su nombre recorre los diarios de medio mundo de la mano de Justin Bieber.

Ella es la misteriosa chica a la que el cantante fichó en Instagram. La misma que revolucionó a los 50 millones de seguidores de la estrella al grito de “Omg who is this!!” (Oh dios mío, ¿quién es ella?) y desencadenó toda una investigación por parte de believers y tabloides. Una vez despejada la incógnita de quién era el último flechazo de Bieber, Kimberly vio cómo sus seguidores en Instagram crecían exponencialmente (a día de hoy acumula más de 817.000) al mismo ritmo al que su popularidad se multiplicaba y empezaban a lloverle ofertas de trabajo. Todo gracias a la mención de su ídolo y a un perfil repleto de sugerentes selfies que prueban su fulminante atractivo y cierto parecido físico con Irina Shayk. Después de tener que borrar su cuenta de Tumblr ante el alud de comentarios y críticas que algunas believers le lanzaron, @wolfiecindy –que así se llama en la red– vuelve a captar la atención de la prensa reconvertida en modelo.

“La fichamos a través de las redes sociales”, confiesa a S Moda Fernando Merino, booker de Uno Models que ha trabajado con modelos como Carmen Kass. “Antes de lo de Justin Bieber ya le habíamos echado el ojo porque un modelo de la agencia, Oscar Kindelan, nos había hablado de ella. Que Bieber se fijara en Cindy, aumentó nuestro interés”, aclara. Al parecer, anteriormente ya había hecho trabajos en el sector pero, de momento, no tiene perfil en esa biblia de las modelos que es Models.com y resulta complicado rastrear en profundidad su trayectoria.

Horas después de hacerse pública su incorporación a Uno Models, la joven protagonizaba su primer posado ante la prensa como invitada a la TRESemmé Madrid Fashion Show, pasarela que acoge los desfiles de varios diseñadores y firmas nacionales en el centro de la capital. Asesorada por su agencia, no ha querido conceder entrevistas en su primera aparición pública (esta revista lo intentó sin éxito) y se ha limitado a posar ante los fotógrafos antes del show sin quedarse después a verlo. “Tiene 17 años y no está preparada para responder a las preguntas de la prensa. Lleva una vida normal y tiene una familia que intenta mantenerla con los pies en el suelo. Pero no cabe duda de que es una niña guapísima y será modelo”, argumenta contundente Merino.

Uno de los posados que Kimberly comparte en Instagram.
De momento, esta recién llegada parece que podría debutar en la inminente semana de la moda madrileña aunque aún se desconoce para qué firma desfilará. Mientras su agente nos confirma que “ya existen proyectos cerrados pero aún nada que se pueda contar”, la joven ya es reclutada para atraer la atención de los periodistas bajo el reclamo de “la española que hechizó a Justin Bieber”. ¿Cuánto podría haberle reportado esta primera incursión posando ante las cámaras? Podríamos diferenciar tres grupos muy definidos en los front rows nacionales, según fuentes del sector:

A) Estrella de Hollywood mundialmente conocida: de 150.000 euros en adelante.
B) Famosa nacional, habitual de la prensa rosa: de 3.000 a 20.000 euros.
C) Blogueras nacionales: de 700 a 5.000 euros.

Para hacernos una idea, Kimberly se situaría entre el grupo B y C. Esto supondría unos ingresos similares a los que apuntábamos al principio del artículo, en su caso, únicamente por posar, sin llegar a sentarse en primera fila. Es cierto que al ser su primera contratación resulta díficil estimar la cantidad exacta. De lo que no hay duda es que contar con el beneplácito de una estrella internacional es una fórmula infalible para alcanzar el éxito. O al menos para hacer un buen negocio. Y a Kimberly parece que le va a salir redondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba