Desfiles digitales reemplaza el tradicional

La Semana de la Moda Virtual parece que llegó para quedarse

Ya es común ver a las modelos caminando por escenarios carentes de público presencial. Las pasarelas están montadas con fondos artificiales o en los interiores de majestuosos museos.

Para estos nuevos eventos, el desarrollo de la propuesta visual ante las cámaras, es lo más importante. Cada desfile tiene que saber transmitir algo interesante a sus espectadores. Pero tomando como base, que ellos estarán viéndolo detrás de una pantalla en dispositivos de hogares, de oficina o incluso desde sus tablet o smartphones.

Lograr la atención del nuevo espectador

Montar un show para que permanezca atado al asiento a los espectadores era costoso. Y sin lugar a dudas varias firmas se sentían molestas a la hora de pagar. Y esos tiempos eran presenciales, es decir el público casi no se distraía, dado que estaba en el lugar del evento. Las modelos desfilaban los diseños de las grandes firmas sobre las pasarelas.

La atención estaba toda dispuesta en la pasarela. Tanto la prensa como el publico comprador, como patrocinantes, mantienen sus ojos atentos en el lugar donde se desfila. De esta forma, temporada tras temporada, y años tras año, la Semana de la Moda fue el principal evento de lanzamiento tanto para las casas tradicionales como para los nuevos valores de la industria que fueran surgiendo.

La Semana de la Moda en pandemia

A partir de la pandemia Covid-19, el principal evento internacional de la moda queda modificado y herido en su economía como la mayoría de los rubros de la economía.

Aunque de la mano de la tecnología y de la creatividad de ha intentado desarrollar eventos paliativos virtuales de la semana de la moda, nunca lograron equiparar los resultados tradicionales. La explicación técnica sobre el poco rendimiento de los desfiles virtuales son variados. Sin embargo hay un problema común que no ha podido solucionar el modo virtual de presentación de evento. La atención he interacción del espectador.

La diferencia en resultados que existen entre un espectador presencial y uno virtual aún no se han logrado acortar. La única posibilidad de equiparar las dos situaciones sería el aislamiento del espectador en el horario que esta ocurriendo el desfile virtual. Este sería una aproximación a lo que ocurre en un desfile presencial, ya que el espectador no tiene otra cosa que lo pueda distraer. Sin embargo no ocurre lo mismo en el desfile virtual, ya que en el momento del streamer, el espectador generalmente se encuentra en un escenario diferente, con otras cosas no relacionadas, que pueden estar reclamando su atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.