Independencia, NO

Por Iara Bermúdez y Waldemar García
El jueves 18 de setiembre Escocia votó un referéndum en el que se preguntaba a los electores si querían ser independientes o seguir unidos al Reino Unido. El resultado, lejos de lo que vaticinaban las encuestas, fue favorable en 10 puntos al NO a la independencia.

no-si-1-242-435x326Muchas regiones europeas de diferentes países estaban pendientes de esta consulta que a priori podía ser la que abriera la puerta a otros procesos independentistas, pero el voto del miedo triunfó por encima de los deseos de muchos votantes. Muchos de éstos, entrevistados el día después, declararon que preferían no seguir unidos al Reino Unido pero que tenían miedo a la pérdida de puestos de trabajo, al aumento de los precios y de los impuestos, etc.

El discurso fatalista del gobierno de Downing Street dio sus frutos y las promesas de mayor autonomía, de la cesión de mayor porcentaje de impuestos y más libertad para gestionarlos lograron convencer a los indecisos. Ahora falta saber si el gobierno británico será capaz de cumplir las promesas hechas. Algunas voces dentro del partido conservador dicen que no se puede cumplir, sin embargo el primer ministro David Cameron sostiene que lo prometido se debe cumplir. Por su parte el gobierno español respiró hondo y sacó pecho. Felicitó a los escoceses, a los británicos, a la democracia, pero no se movió un ápice en su posición intransigente de no permitir que la democracia también triunfe en España, porque Catalunya todavía es España como el propio gobierno repite sin cesar. Una cosa es felicitar a otros y otra muy distinta permitir que en casa la gente opine. Independientemente de la posición del gobierno de España, el parlamento catalán, el mismo jueves 18, en sesión extraordinaria aprobó la Ley de Consultas por 106 votos a favor y 28 en contra. A favor de la Ley han votado CIU, ERC, PSC, ICV-EUiA, CUP y Elena (diputado no adscrito). En contra han votado PPC y Ciutadans. Esta ley permitirá al gobierno catalán convocar una consulta popular dentro de un marco legal, ya que según declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno de la Generalitat y consejera de Gobernación, Joana Ortega, «es de desarrollo básico del Estatuto de Catalunya, y desarrolla una competencia exclusiva de la Generalitat», además de «permitir al ciudadano poder aportar su voz sobre aspectos que inciden en su vida diaria». Sin embargo Mariano Rajoy, presidente del gobierno de España, ha anunciado que si se convoca una consulta para que la población se manifieste sobre si quiere o no que Catalunya siga ligada a España, ésta será declarada inconstitucional y no se podrá celebrar.

Por cierto, el presidente en un ejercicio de presión sobre el Tribunal Constitucional (TC) se adelanta al fallo, que debería ser exclusividad del TC. Rajoy se debería limitar a enviar al TC la propuesta de inconstitucionalidad, sin embargo ya da por seguro el fallo. Apoyando a Rajoy, sin fisuras, está el principal partido de la oposición, el PSOE, que en Catalunya está representado por el PSC. El PSC votó a favor de la aprobación de la Ley de Consultas, una ley que se llevó al parlamento exclusivamente para poder convocar la consulta del 9 de noviembre sobre la independencia de Catalunya, sin embargo 3 días después, su líder, el Sr. Miquel Iceta decía en un mitin que habían votado esta ley pero no para que el presidente Mas la utilizara para convocar la consulta sobre la independencia. Una contradicción más de un partido que ha gobernado en España y en Catalunya y que hoy ha perdido la mayor parte de su masa de votantes debido a sus contradicciones y a no saber para dónde ha de ir. El día de la diada de Catalunya mientras el pueblo catalán se manifestaba mayoritariamente en Barcelona pidiendo que le dejen votar, Carmen Chacón que es un referente del partido, se manifestaba en Tarragona junto a los partidos de derechas y los grupos neonazis en contra del derecho a votar. Esto pasaba pocos días después que Rodríguez Zapatero, el último presidente del PSOE que tuvo España, estuviera en Uruguay, en plena campaña electoral, apoyando al candidato colorado, el derechista Bordaberry, hijo del dictador que dio el golpe de estado en 1973 y que instauró la tortura y la desaparición de personas como prácticas para eliminar la oposición. Mientras, el nuevo secretario general, Pedro Sánchez, recorre todos los programas televisivos con tal de hacerse conocer.

La diferencia entre el concepto de democracia en el Reino Unido y en España como vemos es muy diferente. Mientras el ejercicio del voto en las islas británicas es algo normal, que se ejerce en total libertad y en que cada uno defiende su posición con las armas dialécticas que tiene a mano y con los recursos que puede ofrecer al electorado, en España, los 2 partidos mayoritarios en lugar de poner los medios para que se pueda votar en libertad, prefieren que votar sea un acto inconstitucional. Hay una diferencia importante, David Cameron, primer ministro británico, ha hecho promesas a los escoceses, promesas que la mayoría de los escoceses han creído y aceptado, promesas que al día siguiente de conocer el resultado de la consulta se apresuró a confirmar que cumplirá. En cambio en España: ni el PSOE que dejó a España sumida en la peor crisis económica de su historia; ni Rajoy que consiguió acentuarla hasta niveles impensables y que hasta el momento, a casi 3 años de asumido el poder, no ha cumplido con ninguna de las promesas electorales, ni con el programa, tienen credibilidad como para hacer promesas.

El gobierno de la Generalitat convoca al pueblo catalán a manifestarse si quieren que la nación catalana siga perteneciendo a España o prefiere ser independiente. El gobierno español intentará que el Tribunal Constitucional declare la convocatoria inconstitucional. La democracia, la libertad, la libre autodeterminación de los pueblos quedarán destrozadas si no se permite que se realice la consulta con total normalidad como se realizó en Escocia, y todos en España han reconocido y celebrado. Pase lo que pase nada será igual en las relaciones entre España y Catalunya.

Deja tu comentario