Sigue siendo muy poco

Tal vez no en vano cerca de Guichón, hay una estancia que se llama “Elporqueno”. ¿Y si el dueño quería llamarla así, por qué no iba a llamarla?. Esa es la zona de donde proviene también mi seudónimo Comousté, que era el nombre de un perro.

Recomiendo antes de leer este artículo tengan a bien leer “Donde poco es mucho” en El Reporte, la columna de Entretiempo, del 30 de noviembre de 2012 que versa sobre el mismo lugar geográfico y donde muchos lectores con mentalidad desde asfalto, no podían concebir como se vivía así, y por qué no de tal otra forma, y por qué no tal cosa y por qué no tal otra.

El pueblo a que vamos a referir está a unas leguas del Pueblo Fernández y se llama “Cuchilla de Guaviyú”.

Ahora que estoy escribiendo esto recuerdo que los de esa zona usan las espuelas al estilo los guaviyuses, estilo distinto del resto del país, según ellos, las cuales se caracterizan por tener los pijos largos y cuando caminan por el surco van arando con las púas de las mismas.

De lejos se conocen los guaviyuses, claro que para distinguirlos hay que haber estado ahí, haber vivido ahí y mirarles las espuelas al caminar.

Lo que es la cabecita del cristiano, se le va para un rumbo y ya se le prende la lucecita de los guaviyuses, como también los cementerios de las estancias que tienen un par de criptas y media docena de fosas en la vuelta.

Ya no se puede enterrar más en esos cementerios, los cuales están más o menos abandonados a criterio del dueño.

Sigue en pag. 2

$ 50 Doble tela y fina textura

3 comentarios en «Sigue siendo muy poco»

  • el 5 abril 2013 a las 11:23
    Enlace permanente

    Cuantos empleados van a poner para dar el servicio de la sala velatoria? Recepcionista, telefonista, choferes, tres o cuatro empleados mas que ayuden a entrar y sacar el cajón y falta todav-ia el jefe que los dirija…un buen laburo es aquel que tenes poco que hacer y te pagan muy bien.

  • el 7 abril 2013 a las 12:26
    Enlace permanente

    Estimado Manueste875: Leí el artículo que parece que Ud. no leyó. Un pueblito de 138 personas, que ni muerto van a tener para inaugurar la sala velatoria, le parece que tendrá algún empleado. Por lógica y quien alguna vez en la vida piso el barro y no vivió siempre sobre el piso de parquet, esos pueblos están llenos de personas viejas, porque la gente joven se fue para la ciudad o son peones que viven en las estancias. La mentalidad que privó es la de la gente mayor que ve su futuro en el cementerio, cuyo paso previo será por la policlínica y el cementerio. No habrá choferes porque andan en carro y a gaas escuchan una radio que transmite de Pueblo Fernández, como surge del otro artículo. Ud. que por lo que veo tiene todos los servicios en a esquina de u casa no puede tomar a la chacota como vive esa gente, gracias a la cual, las vacas siguen fabricando el churrasco que Ud. comerá al mediodía si le alcanza la plata. Piense y luego escriba con criterio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *